CLUB BMW TOURING: I SALIDA A ALICANTE

Ya teníamos ganas de que llegara febrero y con él la primera salida programada del Club BMW Touring de España. Gracias a este primer encuentro, nos volveríamos a ver los amigos tras la obligada pausa invernal.

Nuestro socio Juan Antonio Quiles, siempre apoyado por Emi, su mujer, propuso que este reencuentro fuera en Alicante y así poder disfrutar de su gastronomía, de sus paisajes y de sus pueblos. Y allí fuimos. Aquí tenéis el relato de su propia experiencia como road leader.

Invierno frío, lluvioso, con nieves, que dificultan e impiden viajar en moto. Ganas de moto a flor de piel. Salida a Alicante; uno piensa en sol, buena temperatura: me apunto. Un punto de duda: road leader primerizo. Pero pueden más las ganas de volver a reencontrarnos.

El punto de encuentro fue el Hotel Spa Portamaris, en Alicante, ubicado en el puerto deportivo, con parking  a nivel de calle, sin bajadas, hall del hotel con vistas a la playa y la bahía, habitaciones confortables con hermosas vistas. Estamos rodeados de arena dorada y de un mar azul inmenso. No empezamos mal.

Los que llegamos a  comer, el viernes 27, degustamos unos interesantes arroces en el restaurante Dársena, en el propio puerto deportivo y después con el sol de la tarde bañándonos el rostro, disfrutamos, en una cafetería, de una agradable tertulia, regada por unos apetecibles gin tonics y de alegres  bromas y risas. Hacemos tiempo para encontrarnos con los amigos que van llegando. Más de uno se relajó en el agradable spa del hotel.

Reunidos  en la cafetería del hotel, mas reencuentros, saludos, besos, abrazos y, sobre todo, cálida sensación de amistad. Cenamos en un restaurante, Els Vents, con unas vistas espectaculares al castillo de Santa Bárbara, puerto deportivo y al fondo la ciudad de Alicante. Bonito entorno, cena coctel, ya sabéis, pasan las bandejas pero te quedas con la sensación de ¿cuándo va a empezar la cena?, hasta que se termina, pero había buena bebida, tertulia y ganas de pasarlo bien. Acabado el ágape, a dormir, que mañana salimos pronto.

Salimos a las 9:30 h. Somos 56 motos, el road leader, en la soledad de su casco, no hace más que pensar cuántos se le van a perder. Aunque ha dispuesto a dos jóvenes moteros con GS para que eviten la catástrofe que está a punto de producirse en el primer semáforo. Menos mal que los dos ‘geseros’ son buenos y evitan la debacle.

Nos dirigimos por la carretera nacional a Villajoyosa, bonitas vistas de la costa con Benidorm a lo lejos. Tomamos un desvío hacia Orxeta, pueblo ubicado en un valle entre montañas con almendros y naranjos. Seguimos a Finestrat por una bonita carretera de curvas amplias entre picachos y desde allí a Benidorm, observando una panorámica de la ciudad desconocida por muchos, con sus innumerables rascacielos, su isleta y sus playas desde lo alto, espléndida vista.

Desde Benidorm, subimos por una carretera con innumerables rotondas, grandes centros comerciales y pueblos que atravesar. Al llegar a Callosa d’en Sarrià, comienzan las curvas, muchas curvas, entre pinos, oasis de almendros en flor y huertos de naranjos escondidos entre montañas. Pero, ¿esto es Alicante? ¿Verde? Tierra de moriscos laboriosos que nunca se dejaron expulsar. Llegamos a El Castell de Guadalest, pueblo curioso por estar encaramado a una roca. Aparcamos. Subida con vistas espectaculares al valle y a un vacío pantano que suplica agua. Toca almorzar, de pueblo, todo bueno, sano y abundante: coca y ‘llonganisses’. Y vuelta a nuestras motos.

No dirigimos a Alcoi, deliciosas curvas, más almendros en flor, algún pueblo, pero son las curvas las protagonistas y cinco centauros, como cinco flechas que se escapan, le enseñan la matricula al road leader, en fugaz instante, para perderse en las revueltas enlazadas. Ríe el road, les espera una sorpresa…

La policía les da el alto, pero esta vez  no es  lo de siempre, nos esperan y les devuelven al redil! Entramos en Alcoi escoltados hasta el Museo de la Fiesta de Moros y Cristianos, tradicional fiesta Alcoyana, donde pudimos ver los fabulosos trajes que de las mil y una noches parecen y los videos de las fiestas. Y después, una curva de 30º y hacia arriba, hizo sudar a más de uno, maldecir a todos y suspirar con alivio al pasarla. Sin incidentes. Menos mal.

Llegamos al Restaurante Lolo, nos hemos merecido la comida. Excelente, un amplio salón y una comida estupenda, otra vez arroz, pero en esta tierra se perdona, son maestros arroceros. Y tras la sobremesa, otra vez a nuestras motos, nos vamos a Alicante. Fin de ruta.

Pero antes, pasamos por la Carrasqueta, uno de los puertos más moteros de España, 20 kilómetros de curvas para pilotar o disfrutar del espectacular paisaje de la bahía alicantina, con su isla Tabarca, Santa Pola al fondo y a nuestros pies la turronera Jijona. La bajada, de este puerto, como no podía ser menos, fue sensacional.

Descanso en el hotel para unos, para otros, subida al Castillo de Santa Bárbara para ver las magnificas vistas de Alicante.

Y la cena final, como el final de las historias de Asterix, todos reunidos a una mesa comentamos la jornada y hacemos planes para la próxima salida. Con nuestro Bardo Andrés sorteando regalos y repartiendo alegrías.

Hasta aquí fue Alicante 2015, nos vemos en Jerez del 27 al 29 de marzo. Allí se escribirá otra historia y allí estaremos para disfrutarla.

PD: Bardo, en la historia antigua de Europa, era la persona encargada de transmitir las historias, las leyendas y poemas.

Crónica: Juan Antonio Quiles
Fotos: Pepe Muñoz

Deja tu comentario