Max Friz, el visionario que hizo posible la leyenda de BMW Motorrad

Max Friz, el visionario que hizo posible la leyenda de BMW MotorradAprovechando el 90º aniversario de BMW Motorrad, desde la News oficial de BMWRIDERS España queremos hacer un repaso por la historia de la marca a modo de homenaje. Para ello, es imprescindible ahondar en la figura de Max Friz, creador del primer modelo de la firma en 1923, la R 32.

El primer biciclo surgió por la prohibición de fabricar motores de aviación

Max Friz nació el 1 de octubre de 1883 en Urach, Alemania. Con 15 años entró como aprendiz en Kuhn, una compañía especializada en la fabricación de motores de vapor. En 1902 se matriculó en la Royal Building Trade School, de Stuttgart, donde desarrolló su vocación por la ingeniería.

Cuatro años más tarde, fue contratado en el departamento de diseño de la empresa Daimler Motoren Gessellschaft, donde el ingeniero hizo grandes aportaciones: en 1904 diseñó el motor del Mercedes Grand Prix, ganador del Grand Prix de Francia ese mismo año.

A finales de 1916, con la Primera Guerra Mundial como contexto, y tras haber trabajado en la compañía Austro-Daimler desarrollando motores para la aviación, el joven solicitó un puesto en Rapp Motorenwerke, cansado de que Paul Daimler ignorara sus sugerencias sobre el desarrollo de nuevos propulsores.

Finalmente, y gracias a las referencias facilitadas a su favor por su amigo Josef Popp, también trabajador en Rapp, Friz fue contratado. En este periodo, el alemán ideó un prototipo de motor de alta comprensión que acaparó la atención en 1917 de la Reichswehr. La organización militar de Alemania encargó entonces 300 unidades del nuevo aeromotor IIIa para dotar a sus aviones de propulsores más potentes. Para el final de la guerra, se habían fabricado más de 3.200 unidades del IIIa.

Fue el éxito de esta mecánica lo que permitió a la empresa crecer excepcionalmente, lo que exigió la restructuración de la misma. Así, en 1917, Rapp Motorenwerke cambió su nombre por el de Bayerische Motoren Werke GmbH, predecesor de la moderna BMW AG. Friz fue ascendido a Director de Diseño, posición desde la que ideó motores de aviones nuevos que fortalecieron más si cabe la reputación de BMW en el sector.

El éxito de la marca se fracturó tras la Primera Guerra Mundial debido, por un lado, a que todas sus fábricas fueron destruidas o desmanteladas, y por otro, al Tratado de Versalles, por el que se prohibieron durante tres años las actividades de producción de BMW en respuesta a su participación en la guerra como fabricante de motores de aviación.

Esta situación obligó a la compañía a buscar nuevas vías de expansión y sectores nuevos en los que desarrollar su actividad. En este contexto, Friz dio con la solución a los problemas de BMW y, junto a su equipo de ingenieros, desarrolló el biciclo R 32 en 1923, dando el pistoletazo de salida a la historia de BMW Motorrad.

Más información en www.bmw.motorrad.es

Una respuesta para “Max Friz, el visionario que hizo posible la leyenda de BMW Motorrad”

Deja tu comentario Jose Luis