KM SOLIDARITY. “EN BUSCA DE LA SONRISA PERDIDA 2022”

noviembre 2022

Por José Mª Alegre
Km Solidarity, la mayor ONG motera de España, se lanzó de nuevo a la carretera con sus motos para realizar la quinta edición de la ruta “En busca de la sonrisa perdida 2022”, recorrido solidario que lleva a los seis miembros de la ONG, Embajadora de BMW Motorrad España, cuatro de ellos en sus BMW y los dos restantes en un vehículo de apoyo, a entregar alimentos a asociaciones y entidades que asisten a los más necesitados y visitar centros que atienden a personas con discapacidad intelectual.

Una labor que llevó a los miembros de Km a realizar la primera donación, un horno de cocina a la Asociación Al Amal, entrega que se llevó a cabo en las instalaciones de Touratech en Alcalá de Henares el día anterior al inicio de la ruta.

Gala Aguinaga con Jesús Vicario y una residente de Rey Aurelio.

Durante el recorrido, cerca de dos mil kilómetros, como cito, a los que hay que añadir los cuatrocientos de vuelta a casa, me voy maravillando del nivel de la K 1600 GTL, que me resulta el sumun de la comodidad, del confort, de la ergonomía, de la capacidad y todo ello con una seguridad, aplomo y estabilidad que me fascina. Hay que ver cómo se mueve en curvas, cómo las traza, con qué facilidad y solvencia aborda los tramos serpenteantes y eso a pesar de sus muchos kilos, pero BMW ha sabido encontrar la ecuación perfecta para maridar peso y equilibrio con una eficacia que raya la perfección.

Una edición más, me ‘colé’ en el grupo para relatar el viaje disfrutando del recorrido, cerca de dos mil kilómetros por el norte de España, de la compañía de Eduardo, Jesús, Ismael, Rodrigo, José y Candi, gente que vive la vida con intensidad, con la palabra amistad figurando en su DNI y la solidaridad en su ADN. Acompaño a los seis llevando la nueva y portentosa K 1600 GTL, moto plagada de virtudes, como ellos, juntándose con sus BMW R 1250 GS, ADV y F 800 GS en buena armonía rutera.

De dcha a izq: Juan Hernández, Rodrigo Sánchez, Ismael Santamaría, Pepa Muñoz, Eduardo San Vicente, Jesús Vicario, Antonio Rojas, Cándido Díez y José Rodríguez).

Salida desde BYmyCAR Madrid

La ruta se inició en BYmyCAR Madrid con la presencia de Juan Hernández, Marketing Manager de BMW Motorrad España, Inma del Barrio, responsable de Marketing del concesionario, Antonio Rojas, Jefe de Ventas de motos también del concesionario, y de Pepa Muñoz. Allí se realizó la primera donación, recogiendo la chef del ‘Qüenco de Pepa’, como representante en España de la ONG ‘World Central Kitchen’ del chef José Andrés, más de 300 kilos de alimentos gracias a las donaciones de los riders en los BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2022 y de Km Solidarity.

Acabado el acto, las cinco motos (la mía una de ellas) y el coche de apoyo, iniciamos la ruta que nos llevaría hasta Santander tras cuatro días de ruta y otras tantas etapas. Y si las semanas anteriores la climatología fue bonancible y sin agua, basta que inicies un viaje para que la Ley de Murphy entre en acción, poniéndose a llover a los cien kilómetros de la salida.

Conducir en mojado no tiene mayor complicación que la de ir bien equipado para no mojarte e ir cómodo y ser suave con el puño derecho. Pero, además, BMW Motorrad despliega toda una serie de sistemas de seguridad en sus motos para que la conducción en esas circunstancias sea segura; la primera de ellas, el modo Rain de los tres (Road y Dynamic) que lleva la nueva K 1600 GTL, modos que no son ajenos al resto de la gama, aumentando su número en el caso de las GS. Luego, están otras ayudas electrónicas, como el control dinámico MSR, que evita el bloqueo de la rueda trasera en reducciones bruscas, y el control de tracción DTC. Así pues, con lluvia, nada que temer con todo lo apuntado.

Benavente nos recibió al atardecer, enlazando con Xinzo de Limia al día siguiente. Del viaje en general, destacar el mal estado de muchas de las carreteras utilizadas en el recorrido, especialmente de las autovías, con el carril derecho superbacheado debido al peso de los camiones que circulan por él de forma continua. Tan mal está, que al final optas por ir por el carril izquierdo, que solo debe ser utilizado para adelantar, cierto, pero no exagero al decir que por el otro te dejas la espalda y hasta los empastes. Menos mal que la efectiva suspensión electrónica Dynamic ESA de la K 1600 GTL, lo impide.

Primer encuentro. Primeras sonrisas

El martes, la lluvia se mantuvo, aunque se sumó al acto solidario haciendo una pausa para que l@s jóvenes de la Asociación Limisi, que nos esperaban en la localidad orensana antes citada, disfrutaran de las motos subidos en ellas y haciendo volar la imaginación. A su lado, en todo momento, los miembros de Km ayudándoles a sentarse en las BMW. Qué maravilla ver la sonrisa de estas personas a las que la vida no ha tratado con la generosidad que debiera. Luego, la chocolatada con bizcochos, invitación también de Km, las chuches, los gestos de felicidad, el cariño mostrado por todos y el agradecimiento de los chavales de ambos sexos expresado con un aplauso por una mañana que no olvidarán.

La tregua hídrica finalizó, retomando el camino con la lluvia aporreando las viseras de nuestros cascos (en mi caso, menos, al elevar el parabrisas eléctrico de la GTL, protegiéndome del líquido elemento). Para mantener los guantes “secos”, acciono los puños calefactados y la calefacción del asiento, no hace frío, pero el calorcito en manos y posaderas compensa la desagradable climatología.

Ponemos rumbo a Santa Mariña de Congostro, parroquia del concello orensano de Rairiz de Veiga, en la comarca de Limia, pueblo de apenas 76 habitantes, exponente de la España vaciada, donde a José, el más veterano del grupo, le espera una sorpresa. Durante el trayecto con la fastuosa R 1600 GTL, pienso en la alegría de l@s jóvenes de la Asociación Limisi ante lo que, para nosotros, los riders, es algo habitual, la moto, si bien somos conscientes de su excepcionalidad, ahí está la pasión que sentimos por ella.

Como explico al principio, la gente de Km vive la vida con intensidad, por eso no desaprovecha la ocasión de demostrarlo. Resulta que José nació en Congostro, lugar al que no va ni ve a la familia que allí habita desde hace casi una década, por lo que sin decirle nada la comitiva toma la dirección de la pequeña localidad ante el asombro y emoción de este personaje de mil y una historias que emigró a Argentina para luego regresar asentándose en Logroño. Jornada emotiva para todos al ser partícipes de la alegría de un hombre orgulloso de sus orígenes.

La nueva K 1600 GTL, la máquina perfecta

Miércoles. Ribadeo espera para proseguir al día siguiente hacia El Entrego, ya en tierras asturianas, visitando la Asociación Rey Aurelio donde seremos testigos de una realidad más dura, como anuncia Aguinaga al principio. Los casi 300 kilómetros que separan Congostro del precioso pueblo costero lucense son todos por carretera nacional con el asfalto mojado. Ligeros de puño, que no de equipaje, pero respetando los límites de velocidad, las motos se comportan de maravilla. La mía es la única que lleva gomas de asfalto, mientras que las GS calzan los mixtos TKC 70 y es sorprendente lo bien que se agarran al negro alquitrán en esas húmedas condiciones. Curvas y más curvas delinean el recorrido que la nueva K 1600 GTL traza de forma impecable aun con el piso mojado. A pesar de sus 358 kilos (peso en vacío en disposición de marcha con el depósito lleno -26,5 l-), el buque insignia de BMW sorprende por su agilidad, manejándose con facilidad y divirtiéndome. Con el maravilloso motor de seis cilindros, un portento de potencia, suave y enérgico a la vez, cuyo sonido es una delicia, la BMW me parece la máquina perfecta. Como perfecta fue para tod@s los que se subieron a ella sintiéndose los reyes de la carretera.

El jueves amanece despejado, llegando a El Entrego con buen tiempo. Situamos las motos, la K 1600 GTL también, por supuesto, para que los que allí se encuentran disfruten de ellas. Se acercan a las BMW, las miran, unos las tocan y otros se suben con la ayuda de la gente de Km. Otr@s tardan más en decidirse, pero al final ceden a la tentación y al situarse frente al manillar, sus caras reflejan la emoción que sienten.

__ ¿Gala, en verdad lo sienten?

__Por supuesto que sí -ratifica Aguinaga-, todos lo sienten como algo diferente, como una alegría, oyen risas, hacen algo distinto, porque su vida es muy rutinaria.

Tras las motos, la chocolatada y las chuches antes de marchar con la satisfacción de haber aportado un poco de alegría a estas personas. “Para ellos ha sido como un soplo de aire fresco, han disfrutado un montón, bueno, todos lo disfrutamos siempre, pero a ellos no había más que verles las caras”, afirma Gala.

Hacer felices a los demás

A Santander, final de la ruta, llegamos, procedentes de Suances, donde pernoctamos, con tiempo suficiente para hacer fotos al grupo y colocar las motos en formación listas para recibir a la gente de la Asociación Ampros. De repente, una vez está todo a punto, más de cien chicos y chicas empezaron a llegar deseosos de subirse a las BMW, haciéndolo respetuosamente, disfrutando de ellas, de las chuches, de las pulseras de la ONG que tod@s aceptan de buen grado y del cariño que reciben por parte de sus miembros.

Para Nacho, psicólogo del Centro Ocupacional de Santander de Ampros, la llegada de Km Solidarity con sus motos supone “la ilusión, la cercanía también el poder subirse a ellas, porque no tienen muchas veces la oportunidad de conocer lo que son estas máquinas”. Una experiencia que los jóvenes reviven durante días. “Así es -prosigue el psicólogo-, porque luego hay mucho intercambio de fotos, con gente que lo pasa mal porque no se ha sacado la foto sobre la moto, lo cual es significativo, porque lo mantienen como recuerdo”.

Ya de regreso, ensimismado en mis pensamientos, reconozco que la experiencia vivida ha sido intensa y gratificante, ensalzando la labor de Km Solidarity reconocida por la gente de Ampros con un aplauso. Qué poco cuesta hacer felices a los demás, cuán grande es el pago recibido por hacerlo y qué enorme es el poder de la moto.

Eduardo San Vicente, presidente de Km Solidarity: “Nos llevamos más sonrisas de las que hemos repartido”

“En esta V edición de ‘En busca de la sonrisa perdida’, en los casi dos mil kilómetros de ruta hechos, hemos donado alimentos y repartido sonrisas a doscientos usuarios de centros de personas con discapacidad, llevándonos más sonrisas de las que hemos repartido y el agradecimiento de la gente que nos pide que volvamos el año que viene.

De izq a dcha: José, Jesús, Eduardo, Ismael, Rodrigo y Cándido.

Invitamos a todos los riders a que nos acompañen en nuestras visitas, es una de las mejores experiencias que se pueden vivir.

Donde no ha habido sonrisas ha sido al comprobar personalmente el daño producido por los incendios en Zamora y Galicia y ser testigos de los pueblos vacíos en España”.

Más información: Nueva K 1600 GTL | BMW Motorrad (bmw-motorrad.es)

Deja tu comentario