ELSI RIDER: “EN ETIOPÍA VI PELIGRAR MI VIDA”

Por José Mª Alegre
Elsi Rider llegó a los BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2022 de su viaje de cuatro meses por el continente africano con el tiempo justo para dar su ponencia a los miles de visitantes que asistieron a la fiesta de los riders celebrada en la localidad oscense. Poco tuvo para preparar la conferencia, sin embargo, su charla amena, apoyada por vídeos y fotografías, y su oratoria llana y sincera, llegaron a la mucha gente que abarrotó el auditorio. Sobre todo, cuando relató el incidente en Etiopía que a punto estuvo de convertirse en algo irreparable, haciéndose un nudo en las gargantas de los presentes.

A Elsi los BMW Motorrad Days Sabiñánigo 22 le parecieron “muy bien organizados, con muchos cambios y muchísima gente que tenía muchas ganas de reunirse -reflexiona Elsi-. Los años de pandemia han sido muy duros y la gente necesitaba retomar estos hábitos”.

La motoviajera tuvo tiempo de pasearse por el Pirenarium y departir con unos y otros con la habitual cercanía y cariño con la que atiende a todo el que se acerca a ella, besando a unas y abrazando a otros. Y fueron muchísimos los que asistieron a su ponencia, siendo yo uno más, notando el interés de la audiencia y la emoción con la que vivió la charla, viendo incluso como algunos de los presentes se secaban las lágrimas cuando narró el grave suceso de Etiopía. Riders que vivieron contigo tu viaje, tu relato, ¿notaste el gran interés que despertaste?, le pregunto a María.

“Sí -responde ella-, noté además una cosa muy bonita, el respeto de las personas que me estaban escuchando, el cariño de la gente y yo estaba allá arriba sin haber preparado absolutamente nada, porque acababa de llegar. Me lo pidió la dirección de BMW Motorrad y por supuesto que accedí porque se portaron muy bien conmigo, no había nada preparado, salvo las fotos que pude preparar el día anterior y todo iba fluyendo desde mi corazón y sí, noté mucho el cariño de la gente. 

Pregunta. Un viaje a África que ha tenido de todo, incluso momentos muy delicados. ¿Viste peligrar tu vida?

Respuesta. Pues sí, vi peligrar mi vida, lo que pasa es que también me gustaría apuntar que el viaje duró cuatro meses y eso fueron tres días, parece que la gente quiera centrarse siempre en lo malo (La vida se puede perder en un segundo, Elsi…). Eso es cierto, fue una circunstancia mala y yo la conté porque así la viví y así la sentí y yo creo que en este tipo de viajes hay que contarlo todo. Pero me da también un poco de rabia, porque en el viaje hubo muchísimas cosas bonitas y buenas, encontré gente estupenda, incluso en Etiopía, a pesar de lo que me pasó, pero son cosas que ocurren.

Rider salió de Madrid el 11 de mayo, poniendo rumbo a Ciudad del Cabo en avión, enviando a Lusi por barco, su inseparable BMW F 700 GS compañera de aventuras, recorriendo Sudáfrica, Mozambique, Botswana, Namibia, Zambia, Zimbabue, Tanzania, saltando luego a la isla de Zanzíbar, de allí a Kenia, Etiopía, Sudán, Arabia Saudí, Irak, Turquía, Grecia, Italia y España. En total, 30.000 kilómetros, de los que 8.000 los hizo con una R 1200 GS que tuvo que alquilar a la espera de la llegada de su moto, que tardó en hacerlo más de lo previsto.

De los países visitados, a Elsi le sorprendieron todos, “porque cada uno que me fui encontrando era diferente, unos tenían unos amaneceres preciosos, otros, unos paisajes espectaculares y en otros me iba encontrando animales por la carretera, no te puedo decir ninguno en concreto, de verdad. Me gustó mucho Namibia, porque es un lugar que está muy cuidado, enfocado al turismo y todo es muy fácil allí. Tanzania tiene un paisaje espectacular; Etiopía, a pesar de todo, es muy bonito; Kenia… No te puedo decir uno en concreto”, responde.

Curiosamente, donde la rider fue mejor tratada, siendo mujer, “y con más cariño -asegura-, fue en Arabia Saudí y en Irak, en África también, no quiero que la gente piense que me trataron mal, no. Pero si hay un país de la gente buena en el continente africano, ese es, para mí, Sudán. Allí, desde que yo pisé su frontera, me sentí segura, me sentí a salvo, muy acogida y muy ayudada por los habitantes con los que me crucé”, recuerda agradecida.

Volviendo al suceso antes citado, fue el spot que Elsi lleva consigo el que la salvó de males mayores tras la agresión que sufrió en Etiopía, donde, al cruzar una población a lomos de Lusi, un nativo la empujó, desviando su trayectoria y yendo a impactar contra una vaca, sufriendo lesiones en una pierna y desperfectos la moto, viéndose rodeada enseguida por una turba, pulsando entonces el bendito spot. “Curiosamente, tuve ángeles en este viaje -cuenta la viajera-. Es verdad que llegó el aviso del spot y funcionó muy bien, pero fue de casualidad, porque el dispositivo, me dijeron luego por email, no funcionaba ni en Etiopía ni en Sudán ni en Arabia Saudí, son zonas excluidas, pero como estábamos a menos de 500 kilómetros de la frontera, el aviso entró por Kenia y enseguida vinieron policías y soldados a socorrerme y pude salir de aquella situación”.

El spot es un dispositivo vía satélite que “lanza una baliza de emergencia que pasa por Estados Unidos y ahí, automáticamente, se centralizan todos los medios de emergencia que hay cerca de ti para enviarlos de inmediato al lugar donde salta la señal”, precisa Elsi.

Tras salir casi indemne del suceso en el que su vida corrió peligro, la rider se subió al vehículo de una ONG italiana con la que estaba viajando en convoy por el país africano ante el cariz tan violento que había en Etiopía. La BMW fue transportada en sucesivas pick-ups, llegando ambas finalmente a la frontera con Sudán, entrando las dos, rider y moto, en ese país no sin ciertas dificultades por el mal estado de Elsi y Lusi. 

P. ¿Qué tal Lusi, cómo se ha portado?

R. Genial. La verdad es que hemos hecho cosas que yo no me imaginé que podría hacer y la moto se ha portado muy bien, tanto que en Irak se estropeó el filtro de la gasolina por el deficiente combustible que hay. Pusimos un filtro de allí y me ha traído hasta aquí (España). O sea, no se le puede pedir más a esta moto, de verdad.

Antes, en Arabia Saudí, la F 700 GS fue reparada de urgencia para que Elsi pudiera proseguir el viaje, mientras la viajera mejoraba de la pierna.  

P. En la entrevista a Emilio Scotto que publicamos en la News, me contó que cuando regresó a su país, después de diez años recorriendo el mundo, se encontró totalmente desubicado. ¿A ti te ha ocurrido lo mismo, en menor medida, claro?

R. Absolutamente desubicada (risas) y no sé explicarte punto por punto, porque es un todo, pero sí, muy desubicada. Mira que es raro, pero no tengo ganas ni de encontrarme con conocidos y contarles mi viaje. Sí, un poco sí, y no sé explicar muy bien lo que siento, no tengo palabras, la verdad.

P. ¿Eres más feliz encima de tu moto?

R. Soy feliz encima de mi moto. La moto es una cosa que nos tiene que dar felicidad y a mí me la da, claro que sí.

P. ¿Tienes pensado tu siguiente proyecto?

R. Es la primera vez que llego de un viaje sin venir con otro en mente, he llegado muy cansada de este viaje, por todo, por su dureza en sí, es un viaje que emocionalmente no ha sido fácil y es la primera vez que no traigo el siguiente en mente. Es verdad que conocer Australia siempre me ha rondado por la cabeza, pero por el momento es solo un pensamiento. Yo, cuando termino un viaje vengo ya pensando en el siguiente y esta vez no.

P. ¿Volverás a África?

R. Sí, África se ha quedado en mi corazón, para lo bueno y para lo malo. Africa, no sé explicarlo, pero tiene algo que te atrapa, las diferencias con nuestra forma de vida, tal vez.

P. ¿Es una buena forma de ir a ese continente como lo hiciste, tú en avión y la moto por barco?

R. No ha sido una buena idea pues tuve muchos problemas, fue difícil, porque la moto tardó en llegar, tuve que alquilar otra y se me fue mucho presupuesto, fue muy complicado. Y la semana que tuve que buscarme la vida para ver dónde estaba la moto metida, fue complejo. Yo imagino que, si todo fluye, es una maravilla, pero en mi caso falló y fue una catástrofe. Ha sido un viaje muy diferente a todos los que he hecho.

Una respuesta para “ELSI RIDER: “EN ETIOPÍA VI PELIGRAR MI VIDA””

  • María Pichu dice:

    Ole mi querida Elsy!!! La mejor del mundo entero. Es una crack. Valiente y divertida. Me súper encantas. Sabes que te admiro y te tengo un cariño especial. Deseando verte y darte un achuchon.

Deja tu comentario