BMW R 18 B, ENAMORA POR SU DISEÑO Y APASIONA AL CONDUCIRLA POR SU BRUTAL COMPORTAMIENTO

Por José Mª Alegre
La moto es un vehículo que agita las emociones, sentimiento mayor si cabe al contemplar la R 18 B (Bagger), una moto de estilo cruiser, baja de altura, de línea descendente hasta la zaga, donde se integran dos maletas duras de 27 litros de capacidad cada una (BMW ya lanzó una bagger antes, la K 1600 B) que enamora por su preciosa estampa y apasiona al conducirla, tal es la sensación de aplomo, seguridad y rapidez que transmite, a pesar de su peso y volumen.

Otra cosa es manejarla en parado, para lo que el opcional asistente de marcha atrás, leva situada en el lateral izquierdo de la caja de cambios, es más que recomendable. Sin embargo, si la superficie donde nos encontremos en ese momento es plana, no es difícil moverla con los pies sin tener que abandonar el asiento, pues la BMW es una moto baja, 720 mm, llegando al suelo con las suelas de las botas firmemente apoyadas en el suelo.    

La R 18 B First Edition (acabado con diferentes opciones y paquetes, entre ellas la pintura) es una moto entre bonita y lo siguiente, una obra de arte que transmite unas sensaciones excepcionales. Subirse en ella, poner primera y echar a rodar es una experiencia magnífica y si además eres su propietario -no es mi caso, lamentablemente-, la satisfacción es total. 

Valentino Rossi dijo que “la moto no es un trozo de hierro, tiene alma porque una cosa tan bella no puede carecer de alma”. Siguiendo el argumento del italiano, la R 18 B, por lo bella que es, tiene alma, sin duda. Es una moto de la que sentirse orgulloso por muchos motivos. El primero, porque es una cruiser que en poco o nada se parece al resto de customs que hay en el mercado. Para empezar, se propulsa con el “Big Boxer”, el bicilíndrico más grande creado por BMW hasta la fecha, con 1.802 cc y una potencia de 91 CV a 4.750 vueltas y par máximo de 158 Nm a 3.000 rpm, fuerza bruta que solo hay que acelerar con decisión para sentirla.

Para sentir las sensaciones de esta moto portentosa, única y exclusiva, me voy con ella a La Leyenda 2022, la primera concentración invernal del año que se celebra en Cantalejo (ver crónica en la News), agenciándome de compañero a mi buen amigo Alfonso Gordon, que tiene el placer -y el orgullo- de haber estrenado una R 18 Transcontinental, diferenciándose de la B a primera vista -tiene más detalles que la distinguen- por el baúl trasero. Sin embargo, la “mía”, como la suya, va equipada con el impresionante equipo de sonido Marshall Gold, opción que las iguala y que se oye de maravilla, incluso circulando a velocidades inconfesables.

Para llegar a Cantalejo desde Madrid, tomamos la A-6 hasta el desvío de Navacerrada, que, aunque hay nieve, la calzada está despejada, pero resulta que al llegar al desvío la cola de coches llega hasta la misma autovía, lo cual no es de extrañar, pues es el puente de Reyes y la peña quiere estrenar los regalos que Sus Majestades tuvieron a bien traerles para disfrutar del manto blanco y de la sierra.

Así que optamos por seguir por la A-6, probando el Dynamic Cruise Control (DCC) y el Active Cruise Control opcional que regulan por separado la velocidad y la distancia con el vehículo delantero impidiendo los alcances por detrás gracias al sensor de radar que mantiene siempre la separación con el que nos precede. Antes del túnel de Guadarrama abandonamos la autovía para dirigirnos al puerto de ídem, donde a poco de iniciar la subida hasta el Alto del León aparece la niebla que además será ‘meona’ todo el recorrido hasta pasado Torrecaballeros, una lluvia fina de la que no escapamos, mojando totalmente la calzada.

En estas circunstancias, conducir esta imponente moto de 398 kilos (29 kilos menos que la Transcontinental) por carreteras secundarias y asfaltos cambiantes, da cierto respeto. Sin embargo, la B, con neumáticos de 120 mm delante y 180 mm detrás sobre las preciosas llantas de 19 pulgadas anterior y de 16 pulgadas posterior, va bien calzada. El modelo, con su preciosa pintura negra metalizada con líneas blancas que realzan sus formas y el depósito en forma de lágrima, de 24 litros de capacidad, viste de ‘vintage’, una mirada al pasado que no está reñida con la profusa y moderna electrónica ‘made in BMW’ que lleva y que no hace sino garantizar su seguridad y de quien (o quiénes) va en ella. Presenta, por ejemplo, tres modos de conducción, Rain -que suaviza la entrega de la potencia en situaciones como la de ese momento-; Roll -para una entrega normal-, y Rock, el más cañero. De serie también lleva el control automático de estabilidad (ASC), además de regulación del momento de arrastre del motor (MSR), evitando las situaciones complicadas por falta de agarre. 

Así pues, con la elevada tecnología de la R 18 B estando a nuestra disposición por si en algún momento se requiere, voy cogiendo confianza a la BMW a medida que hago kilómetros, inclinando en las curvas con la suavidad que requiere el estado del piso. Y ésta aumenta al probar el ASC sin intención, pero notándolo al actuar. En una de las muchas rotondas que hay en la vía de circunvalación de Segovia (el resto de España no es una excepción), al abandonar una de ellas y pisar la banda blanca del paso de peatones con cierta inclinación (¿para cuándo la pintura antideslizante evitando que las señales en el asfalto no sean una trampa más para los moteros?), la rueda trasera desliza, agarrando enseguida cuando el control entra en acción. ¡Qué alivio y qué inyección de fe en lo que manejo!

En la R 18 B todo es espectacular. El frontal, su mayor seña de identidad, junto con el “big boxer”, no pasa desapercibido. El puesto de conducción es otra pasada, con los cuatro relojes analógicos (nivel de combustible, velocímetro, tacómetro e indicador de potencia) y la tremenda pantalla digital de 10,25 pulgadas con todo tipo de datos y cuyo manejo se realiza desde el multicontroller situado en la parte izquierda del manillar. Su funcionamiento es sencillo y práctico, accediendo a una profusa información, además de la posibilidad de conexión con el móvil a través de la app BMW Connected Ride, pudiendo acceder al teléfono (que podemos guardar y cargar en el hueco habilitado encima del depósito que cuenta incluso con un ventilador que evita el sobrecalentamiento del móvil), escuchar música o disponer del navegador.

Otra de las ventajas del carenado, es su magnífica protección, a pesar del simbólico parabrisas (lo contrario que la Transcontinental), que deja algo desprotegida la cabeza. Pero el carenado tan bonito da un extra de confort al piloto, desviando el aire del pecho y las manos, protección aerodinámica que contribuye a que no notemos tanto el frío en invierno y el calor en verano y, de paso, podamos escuchar la música de los Marshall con limpieza de sonido.

Pasado Torrecaballeros, el pueblo de los mil y un restaurantes con el cordero como plato estrella, tomamos la SG-P-2222, una carretera en ocasiones muy retorcida donde la R 18 B tiene un excelente comportamiento. En curvas, la BMW se lleva muy bien, el manillar, alto y abierto, y la postura muy natural, permite viajar con solvencia sin cansarnos por más kilómetros que hagamos. El nuevo chasis, el excelente trabajo realizado en las suspensiones, sobre todo en la trasera (respecto a la R 18, el primer modelo de la saga que se lanzó), utilizando un sistema con nivelación automática de altura en función de la carga y una geometría de dirección totalmente diferente, además del mullido asiento, logra que la B ofrezca un confort magnífico y una estabilidad y aplomo sensacionales. Otros cambios notables son la reducción de la distancia entre ejes, siendo menor el lanzamiento de horquilla que la R 18, cambios que la hacen más ágil y estable.

En curvas, la R 18 B se maneja con soltura, porque permite inclinar (sin olvidar el carácter cruiser de la moto), como decía antes; los grados de inclinación que permite no son pocos, pero no es difícil rozar el asfalto, pero el buen comportamiento de la moto hace que el “quejido” de las plataformas, con la doble palanca del cambio (punta y tacón) en el lado izquierdo, se convierta en “música” habitual en tramos serpenteantes.

En esos escenarios cambiantes, de tramos de montaña y rectas, es donde se nota la enorme capacidad del “Big Boxer”. Su fuerza es brutal, pues acelera con decisión, encontrándose a gusto en bajas y medias revoluciones. En esas condiciones, la R 18 B apenas supera los 5,5 l/100 km (cifra excelente dado el peso y volumen de la moto), porque su enorme motor acepta ir a bajas revoluciones, reduciendo entonces el consumo. Otra gozada es escuchar las enormes pistonadas del motor cuando salen por los escapes, que se traduce en un sonido ronco y grave muy bonito que no molesta en absoluto por largo que sea el viaje. Por otra parte, el cambio de seis marchas es muy suave y efectivo.

Los frenos, de doble disco de 300 mm con pinza de cuatro pistones delante y uno de igual medida de dos pistones detrás, a los que hay que añadir el ABS completamente integral, cumplen su función con efectividad. 

Entramos en Turégano, coqueta localidad que está a 16 kilómetros de Cantalejo, a la que nos dirigimos a continuación. La entrada de las R 18 B y ‘T’ en La Leyenda no pasa desapercibida, son muchos los que se acercan para contemplar ambos ejemplares, las motos, claro (por si había alguna duda). Porque las dos R 18 son motos que rompen cuellos, llamando la atención allá dónde van y más todavía en un evento de riders confesos como es el celebrado de la localidad segoviana.

La crónica de La Leyenda la encontraréis en esta News, por lo que os remito a ella para conocer los pormenores de una concentración invernal que resulta muy atractiva por su belleza, buen montaje y organización, añadiendo la paz y tranquilidad que se vive en ella. En Cantalejo no hay motores pidiendo auxilio por sus acelerones en vacío, ni cortes de encendido, ni ‘quemadas’ de ruedas, ni nada que suponga una ruptura de la convivencia; allí reina el civismo, la amistad, la camaradería y el buen rollo. Como me dice un rider, “aquí somos muchos y bien avenidos”.

La vuelta a Madrid fue igual que la ida, más agua por la niebla ‘meona’. La única diferencia es que esta vez sí pudimos pasar por Navacerrada, con la sierra totalmente nevada y la calzada expedita. De nuevo el comportamiento de la R 18 B fue excelente, quedando fascinado por su carácter y magnífica estabilidad.

La otra diferencia fue el encuentro con un matrimonio en Sotosalbos, Consuelo, 82 años, y Julián, su marido, con unos pocos años más que ella. La pareja posó con ambas R 18, se asombraron con ellas y me permitieron hacerme una foto -que hizo Alfonso- con ambos junto a las BMW.

La R 18 B es una moto de sensaciones, con carácter, con un tacto diferente y muy particular. Es una moto que transmite, que se siente, que fascina por su brutal bóxer, por su belleza, robándote el corazón, por su comportamiento impecable en rectas y soberbio en curvas, y por su precioso sonido. Conducirla es una experiencia y poseerla, el sumun. Una moto diferente para los que quieren tener una obra de arte que, sin embargo, utilizarán sobradamente, viajarán, la disfrutarán y la vivirán con absoluta pasión.

Más información:

https://www.bmw-motorrad.es/es/models/heritage/r18-b.html

 

5 Respuestas para “BMW R 18 B, ENAMORA POR SU DISEÑO Y APASIONA AL CONDUCIRLA POR SU BRUTAL COMPORTAMIENTO”

  • Alonso Martinez dice:

    Hola, soy poseedor de varias Bmw’s, entre ellas una R1250GSADV HP, y me considero un motociclista apasionado de las grandes y pequeñas rutas, del mismo modo publicasteis un articulo mio a modo de crónica en la pasada NL de agosto, con el titulo de ‘Ruta Sierras de Alicante’. El año pasado recibí premio por una encuesta para probar una BMW R18 durante todo un fin de semana, pero por culpa de la dichosa pandemia no logré concretar. Me gustaria poder realizar dicha prueba ya que considero que debido a mi edad y limitaciones físicas, creo que lo más natural es que me queden pocos años de conducción de la GS y tenga que recurrir a un segmento de motocicleta mucho más cómoda y ergonomia más natural como es la R18. Saludos a todos los apasionados como yo y nos evemos en las grandes rutas.

  • Antonio dice:

    Quiero saber precio

  • Eduardo dice:

    Puesss yo tengo una Transcontinental de color azul preciosa. La pantalla es grande y a todo color pero manejarse por el menu es complicado, muy complicado. Por ejemplo cambiar de emisora en la radio mientras esta el GPS conectado require de muchos cliks en las teclas de los mandos del puño izquierdo. El GPS, funciona con una app que tienes que descargar. Para incorporar una direccion o escuchar una canción, el movil debe de estar conectado a un cable y encerrado en la guantera. Si en algun momento decides abrir otra app en el movil, se cierra todo. Pero si no tocas el telefono, las desconexiones son constantes y volver a conectar requiere parar cortar el encendido cerrar la app y volver a empezar. Quiero aclarar que el cable hay que comprarlo en recambios-no viene con la moto-y que esto ocurre con el cable oficial BMW Toda la electronica que a priori parece ser espectacular es sencillamente un lio terrible, y crea distracciones! Creo que acabare poniendo un soporte y utilizando Google Maps. Despues de comentar con el taller, me dicen que estan pendientes de una actualización. Pero que la culpa es del iphone!! Con lo fácil que seria poner el CAR PLAY. En cuanto a las maletas, son pequeñas, muy pequeñas solo hay que ver la foto del ensayo de la Transcontinental en la cual lleva una bolsa en asiento trasero. Si os quedáis con la de color azul, ir con mucho cuidado puesto que BMW, no suministra esa pintura, lo que significa que en caso de rozaduras debereis de comprar las piezas nuevas. No es broma, hace un mes que la tengo en el taller por una caida…esta a todo riesgo pero el presupuesto sube mas de 20.000€. Esta es mi experiencia con la moto. Ir con mucho cuidado si optais por estos modelos. Eso si, el comportamiento de bastidor es brutal, los frenos van de maravilla y automáticamente se accionan el trasero y delantero. El control de velocidad con el radar es una gozada…..y la duracion de los neumaticos no creo que llegue a los 10000 kms. Lllevo 6000 y empiezan a estar bastante mal. Espero que BMW, solucione urgentemente los problemas de desconexión con el telefono y suministre la pintura.

Deja tu comentario