¿HACIA DÓNDE VAMOS?

Por Carlos Permuy
En los años ochenta, España estaba saliendo de un mercado proteccionista el cual no dejaba que se importasen motos que no estuviesen fabricadas en nuestro país. De repente, pasamos de tener Montesa’s, Sangla’s y Bultaco’s a tener rabiosas deportivas de importación y el mercado, claro está, cambio completamente.

Los moteros de otros países ya habían pasado por esto y mientras nosotros nos estudiábamos todas las revistas de motos habidas y por haber (aún no existía Internet) buscando qué moto aceleraba una décima de segundo más de los cero a cien o qué velocidad máxima tenían, nuestros vecinos ya habían quemado esa etapa y, al tener un mercado más maduro, sus elecciones iban más hacia las grandes naked y las trail.

Poco a poco hemos ido “alcanzando” al resto de Europa en lo que a mercado de motocicletas se refiere y ya estamos prácticamente a la par con países como Alemania, Francia, Reino Unido e Italia en lo que a modelos de moto se refiere.

Está claro que hoy en día la categoría que domina el mercado con mano de hierro es la trail. Sin ir más lejos y sin salir de casa, la GS es un auténtico fenómeno de masas que lleva casi veinte años sin perder fuelle. Después le siguen las motos más lógicas de carretera (como las F, las R y las RS) con el permiso de las RT con un ritmo de ventas muy bueno y el haber derrotado prácticamente a toda la competencia de un plumazo, las K también tienen su mercado y se venden bien y, contra todo pronóstico, las neoclásicas (llamadas Heritage en esta casa) tienen un tirón ya consolidado y que no tiene visos de que vaya a decaer, más bien todo lo contrario.

Una vez analizado por encima el mercado de la motocicleta en España vuelvo a la pregunta inicial ¿hacia dónde vamos? ¿Qué tipo de motocicletas son los que más se ajustarán a nuestras necesidades? Y, sobre todo, ¿qué propulsor llevarán?

Para empezar, creo que hay que mirar hacia los más jóvenes y sus inquietudes. Actualmente están muy preocupados por el medio ambiente, la contaminación y por los residuos, así que no es de extrañar que la juventud se haya “electrificado”. Patinetes eléctricos, bicicletas eléctricas y… scooters eléctricos. Este es ya actualmente el primer paso para forjar futuros moteros. Aún tenía mis dudas al respecto cuando BMW presentó el Scooter CE 04 (personalmente me parece una maravilla) y su bicicleta, ambos eléctricos. Y no, BMW no ha empezado a fabricar bicicletas ahora. Yo mismo tuve hace 15 años una mountain bike de la marca bávara que para descensos era una auténtica bestia parda.

Por lo tanto, si ahora mismo la cantera está electrificada no es de extrañar que las motos que van a salir en un futuro no muy lejano lleven también este tipo de propulsión o, al menos, híbrida. La ventaja que tiene BMW sobre las demás marcas de motocicletas es que están muy avanzados en el proceso de electrificación de los coches y la transferencia de tecnologías e información de un departamento a otro es maravilloso en la marca bávara.

El mes que viene hablaremos sobre cómo pueden ser estos propulsores de nuestras futuras motos.

Deja tu comentario