EN PLENA CANÍCULA

Por Carlos Permuy
Vivimos en un país donde, por regla general y “Filomena” aparte, gozamos de un clima envidiable como pocos para montar en moto durante todo el año. No obstante, los veranos suelen ser muy calurosos, sobre todo en el sur, y cada vez hay más olas de calor no sólo en España sino también en el resto de Europa.

He de confesar que aguanto muy bien el frío, pero ya no tanto el calor. Si bien es verdad que en moto en invierno pasas frío y en verano calor, las nuevas prendas técnicas de última generación han hecho que sea relativamente fácil protegerse del frío, ya que conservan el calor del cuerpo de manera muy efectiva. Obviamente, siempre y cuando nos vistamos en el interior, ya que las prendas conservan el calor pero no lo generan (salvo excepciones “eléctricas”, pero hoy no toca hablar de ello). En cambio, protegerse del calor encima de la moto ya es más complicado.

Para combatir el calor estival primero salieron al mercado los trajes de moto multicapas con aberturas, unos trajes que pretendían ser “para todo el año”. Estos trajes disponen por lo general de tres capas: la exterior de cordura, una membrana interior impermeable y un forro térmico las cuales se pueden ir combinando según nuestras necesidades y el clima que nos encontremos. ¿Que hace calor? Sólo el traje de cordura con las cremalleras de ventilación abiertas. ¿Que se pone a llover? Entonces le añadimos la membrana impermeable para no mojarnos. ¿Que empieza a hacer frío? Pues forro interior y listo. Incluso podemos ir más allá y comprar un traje bicapa, en el que la membrana está hilada con la chaqueta en una sola pieza (como en el caso del famoso Armarcor), con lo cual el traje ya es impermeable de por sí, pero… también es algo más caluroso.

El problema de estos trajes es que son muy efectivos en climas templados, pero al pasar de 30 grados siguen siendo calurosos. Aquí es donde entran los trajes ventilados, que poseen unas rejillas en las zonas críticas, por lo general en pecho, espalda y perneras del pantalón, pero siguen manteniendo las protecciones para nuestra seguridad en caso de caída. Además, muchos llevan una especie de chaquetilla impermeable por si nos llueve (siempre hablando de que llueva con temperaturas veraniegas).

Entonces ¿cuál debemos elegir? Aunque cada persona es un mundo, por regla general podríamos hablar de dos factores: el económico y la zona por la que transitamos normalmente. Resumiendo:

-Si vivimos en una zona de inviernos duros y veranos muy calurosos y la economía nos lo permite, lo mejor es tener un traje de invierno y otro de verano.

-Si vivimos en una zona de clima más templado durante todo el año y nuestra economía sólo nos permite comprar uno, entonces el multicapa (bi o tricapa).

-Para viajar depende mucho de la época del año y del clima que nos vayamos a encontrar si salimos de España. Por lo general, tirando más hacia el norte de Europa, un bi o tricapa sería lo aconsejable y por el centro o sur uno de verano con su chaquetilla impermeable.

Eso sí, por poco que podáis os aconsejo que compréis equipamiento de marcas solventes, ya que nadie da duros a cuatro pesetas y mucho menos en lo que a equipamiento se refiere. Sin salir de nuestra marca (BMW) tenéis un amplio catálogo de equipamiento donde se contempla todo lo que hemos estado mencionando en este artículo.

Hasta el mes que viene.

Deja tu comentario