CALOR

Por Gustavo Cuervo
Es muy conocido el dicho de que las bicicletas son para el verano y por extensión las motos también, claro que sí, pero para ser precisos deberíamos aclarar de que verano hablamos. Como norma general el verano es agradable, muy agradable en casi toda Europa entre junio y septiembre, pero los países del sur esto no es exactamente así.

Alguna vez he comentado en este espacio que para mí la temperatura ideal para montar en moto está entre los 19 y 25 grados centígrados, más temperatura y menos frío. Ese es el marco ideal, margen que, naturalmente, es muy subjetivo y varia con cada persona, pero no pienses que mucho más de tres o cuatro grados arriba o abajo. El caso es que en los países ribereños del Mediterráneo, más Portugal, el verano supera ampliamente este margen en gran parte de su territorio y durante muchos días. ¡Y el calor en moto es más difícil de combatir que el frio!

Solo los que no saben piensan que el calor es para la gran mayoría de los motoristas mejor que el frío, sí, esos que te miran detenidos en un semáforo desde dentro de su automóvil con aire acondicionado y piensan ‘qué fresquito se tiene que ir en moto’. Mientras tu, a pleno sol y con el calor del motor subiendo entre las piernas mientras el ventilador no para, sudas la gota gorda bajo el casco, pero no pierdes la compostura ni la sonrisa. No somos los únicos, les sucede lo mismo a los automóviles descapotables, que son ideales para el verano… centroeuropeo.

Aceptado que las motos son para el verano y para cualquier estación del año (especialmente en el sur de Europa), me gustaría insistir en que las altas temperaturas no justifican en ningún caso la falta de protección con el equipamiento adecuado de piloto y pasajero. Aunque resulte muy dramático es plenamente significativo el dicho “tu, que prefieres, sudar o sangrar”. Claramente todos preferimos sudar.

Yo siempre voy con casco desde que tenía menos de diez años, aún sin ser obligatorio, hasta en pleno desierto del Sahara (Argelia en el mes de agosto), donde solo se puede rodar desde el amanecer hasta máximo las 12:00 h. del medio día y luego un máximo de dos horas por la tarde antes de anochecer. El resto del día es imposible rodar en moto a 50º pues, entre otras cosas, apenas se puede respirar el aire tan caliente, aunque llegues a beber más de diez litros de agua por jornada y muchos más mojando tu ropa, que se seca en pocos minutos. Así que el casco siempre, como poco el jet, asumiendo el riesgo de la falta de protección de la cara.

Chaqueta con refuerzos también siempre, las ventiladas como la AirFlow de BMW mejoran mucho el confort en verano y si ni esto aguantas, al menos manga larga cada vez que montes. Viajar en manga corta te provocara quemaduras en los brazos aun sin notarlo producidas por el sol. ¿Te imaginas estar ese mismo tiempo en la playa sin protección? Guantes y botas también altamente recomendables, teniendo pantalones dentro del equipamiento BMW altamente ventilados. Lo de conducir una moto en alpargatas o zapatillas con cordones provoca tarde o temprano algún percance al enredarse con las palancas.

Lo que ya no es tan sencillo de solucionar es el calor que proviene del motor. Los flujos de aire en marcha proveniente del propulsor han mejorado mucho en los últimos años y ya no producen quemaduras (sí, literalmente quemaduras en la piel aun con ropa de motorista completa) como sucedía hace años.

Con los antiguos modelos bóxer de aire, el calor de la refrigeración de los cilindros chocaba directamente en tus pies, lo cual era un pequeño alivio en invierno y muy desagradable en verano. Esta situación mejoró notablemente con los bóxer refrigerados por aceite/agua/aire actuales y aun mejorará más con la nueva BMW R 1300 totalmente refrigerada por agua que se espera se presentará en 2022.

Pues eso, en moto siempre protegido, el calor no es justificación para no hacerlo.

Feliz verano.

www.gustavocuervo.es

Deja tu comentario