KILOWATIOS O CABALLOS

Por Gustavo Cuervo
La electricidad llama con fuerza a la puerta de la movilidad. Las decisiones políticas consecuencia de las predicciones científicas sobre la actividad humana en el planeta empujan a desarrollar nuevos conceptos de movilidad y la electricidad es la alternativa más promulgada.

Si nunca has conducido una moto eléctrica, primero decirte que, “no sabes lo que te pierdes”. Eso sí, olvida tus prejuicios sobre sonoridad vibraciones y si quieres “alma”. Solo siente la pura esencia del placer de pilotar y tendrás las mismas sensaciones que en una motocicleta dotada de motor de combustión. No solo eso, sus ya renombradas aceleraciones, sin ruido, sin cambios, solo potenciómetro y Kw, te cautivarán.

BMW fue, como en tantos otros desarrollos técnicos, una marca pionera en la producción de una moto eléctrica, concretamente el scooter C Evolution presentado en Londres en 2012. La gama eléctrica de estos prodigiosos vehículos urbanos de BMW compite plenamente con los más sofisticados scooters térmicos. Si te mueves habitualmente en un radio de 70 kilómetros en torno a tu vivienda y tienes toma de corriente para cada noche, el Ce de BMW es una solución ideal.

Pero hablemos de motos grandes de ocio y deportivas. BMW también lleva muchos años investigando y probando diferentes alternativas eléctricas. La más destacable y de la que desde entonces poco más se sabe, fue la e-Roadster presentada en 2019 a un pequeño número de periodista en el circuito de Miramas, Francia. Todos quedaron asombrados con este prototipo de aspecto aún por depurar en cuanto a la estética. Sus prestaciones dejaron atónitos a los más expertos. Solo había y todavía hay un problema. La recarga de la batería requiere de mucho tiempo para autonomías aun bajas. Las baterías mejoraran sin ninguna duda. Así que, tiempo al tiempo y veremos con que nos sorprenden desde Munich con este avanzado proyecto.

Por otro lado 2023 está ya a la vuelta de la esquina y el centenario de la marca quiere festejarlo con un nuevo producto revolucionario. Una moto eléctrica con apariencia de bóxer y aspecto futurista. Igual que sucedió con la primera y original BMW R 32 de 1923, pero ahora en versión siglo XXI. La impactante moto del mañana estará llena de las últimas tecnologías de comunicación y seguridad, y presentará la electromecánica más puntera. Estará llena de todo. Por ahora es la denominada BMW Concept DC Vision. Es la BMW del futuro y el futuro es eléctrica.

Mientras nos mordemos las uñas debemos seguir disfrutando de las últimas generaciones de motores de explosión. La gasolina, los pistones, las cajas de cambios o los embragues no desaparecerán de golpe como los dinosaurios, pero en el horizonte se vislumbra su fecha de caducidad. Así que, sintámonos privilegiados, debemos seguir diciendo: “Gassss!”.

Deja tu comentario