VIAJES DE ÚLTIMA HORA

Por Carlos Permuy
Si algo me ha enseñado la pandemia es a no hacer planes para viajar. En este año y pico que llevamos de “ola va, ola viene”, he tenido que cancelar un viaje a Serbia y Transilvania y otro a Rusia el pasado verano, ya que quería volver con la moto.

Pero ahora la situación está cambiando poco a poco, al menos en Europa. Las vacunaciones masivas y la llegada del buen tiempo, que siempre mantiene algo más a raya cualquier virus de este tipo, posiblemente conlleven la apertura de los países de la Unión Europea y que no sea necesario el presentar ninguna prueba PCR para poder acceder y circular en ellos.

Aún así, es algo pronto para saber con total certeza qué pasará este verano, aunque el comienzo de la eliminación de restricciones en algunas comunidades autónomas nos puede dar una pista para ello. Por lo tanto, las ideas que tengo para viajar este verano en moto son las que os expondré a continuación.

En primer lugar, no hacer planes. Este año, guardaré mis vacaciones para viajar en moto, como siempre, pero de manera flexible, pudiéndome ir casi de un día para otro. De esta manera, y con la experiencia que ya tenemos del año pasado durante el verano, es posible que podamos visitar bastantes países europeos sin problemas. Además, no sabemos en verano cuántos estaremos vacunados ya que el calendario de vacunación cambia de una provincia a otra, pero en el caso de que se instaure el carné de vacunación va a ser un plus de comodidad para todos aquellos que queramos viajar, puesto que con total seguridad no exigirán una PCR unos días antes ni estar en cuarentena en aquellos países que sea necesario por llegar a ellos desde España.

En segundo lugar, viajar a países limítrofes. El Covid-19 es un virus extraño porque en ocasiones hay rebrotes hasta en la época estival. Por ello, creo que es mejor quedarnos cerca de nuestro país por lo que pudiera pasar. Obviamente, siempre tendríamos la opción de volver a casa desde cualquier punto de la Unión Europea, pero a lo mejor el engorro y la pérdida de tiempo nos podría suponer un disgusto. Por ello, dos muy buenas opciones son nuestros países vecinos, Francia y Portugal. De los dos, mi preferido es Portugal, con su especie de “mini ruta 66” que la cruza por completo, una gastronomía fantástica y con las bonitas Lisboa y Oporto como principales atracciones, aunque no las únicas y, lo que es más importante, cerca de nuestra “casa”.

Aún así, si se quiere ir a tiro hecho, lo mejor es quedarse en nuestro país. Aquí disponemos de todo lo que queramos y más: buena gastronomía, carreteras de montaña de infarto, paisajes alucinantes, hospedaje a buen precio, etc. En pocas palabras, todo lo que un motero puede pedir. Además, nuestros euros se quedarán en casa que falta les hace a los restauradores.

¿Y vosotros? ¿Qué opináis sobre viajar en moto este verano?

Deja tu comentario