RURALKA: “ROADTRIP” EN SOLITARIO CON LA BMW R 18

Su nombre es Miguel, dueño de la tienda de ropa y accesorios para motos Irons Café Racer, en Madrid. En esta nueva ruta, nos cuenta el viaje con la R 18 Classic visitando a tres constructores de motos españoles. Irons es una firma madrileña que gira en torno al custom, tanto en moda casual, como en ropa técnica, y como grandes aficionados a la moto que son sus responsables, hacen un evento mensual que se llama “la moto del mes”, donde destacan el trabajo y la labor de los constructores.

Tienen la suerte de poder traer motos muy especiales a la tienda para que sus seguidores puedan valorar el trabajo de las transformaciones, creando una gran familia alrededor de la moto customizada.

El llamativo motor de la R 18 tiene una potencia máxima de 91 CV a 4.750 rpm

Hace unos días organizamos un “roadtrip” en solitario con la colaboración de BMW Motorrad España para visitar a los constructores de motos más consolidados del panorama nacional. Aprovechamos este viaje para probar la nueva R 18 Classic, la última tourer que llega a la familia Heritage de BMW acompañada del imponente “big boxer” de 1.800 cc, el mayor bicilíndrico fabricado por la marca.

Sobre el papel pintaba bien el viaje. Nuestro objetivo después de unos meses de parón por las restricciones de movilidad por el Covid-19 era acercar a nuestros seguidores esas experiencias a las que los tenemos acostumbrados, que viajaran con nosotros a través de nuestras RRSS.

Trazamos un recorrido divido en varias etapas, equipándonos como siempre con el material técnico adecuado, ya que pasamos por distintas ubicaciones de la península con sus correspondientes cambios de clima.  ¡Menos mal que en Irons hacemos kilómetros y sabemos de lo que hablamos, por eso tenemos una gran selección de productos toppara este tipo de viajes!

La salida del roadtrip se iniciaba en Madrid con destino a Valencia, para visitar a nuestros amigos de Bolt Motor Company, cuna del campeón Adrián Campos

La nueva R 18 se comporta de maravilla en carreteras nacionales, las suspensiones van de cine, y donde calculé algún retraso por mal tránsito del asfalto irregular, se convirtió en una sorpresa al llegar al destino antes de lo previsto.

Dave, de Bolt MC, me esperaba en las instalaciones de Campos Racing, donde se encuentra ubicado su taller, como ellos dicen “el lugar donde se cumplen los sueños”, y no cabe duda de que tiene magia. Bolt MC está formado por un equipo de profesionales desde el diseño hasta el acabado de pintura perfecto, los pequeños detalles son los que marcan la diferencia, hacen sus propias piezas a medidas y así es como destaca esta joven marca

Asesorados por Hoteles Ruralka, la nueva R 18 Classic y yo llegamos a nuestro alojamiento en Xàtiva, La Maga rooms, un hotel con encanto y tranquilo ubicado en la parte vieja del pueblo que me permitió descansar con total garantía. El trato del personal fue inmejorable y aún con las restricciones por el Covid me trataron como si fuéramos familia. Desde luego que buscar alojamiento a través de Ruralka es un acierto seguro.

Parto temprano de Xàtiva para afrontar la segunda etapa con la misma actitud que la primera, en esta ocasión y por tiempos decido hacer Valencia-Barcelona por la autovía del Mediterráneo probando la R 18 Classic en lo que yo pienso que es su hábitat natural.

Qué maravilla conducir una maquina con ese peso y ese asentamiento por la carretera, no se mueve, creedme: es híper cómoda. Además, esta unidad trae de serie control de velocidad, por lo que os podéis imaginar lo que fue mi viaje acompañado del buen tiempo, un disfrute total. Y para los que pensáis que una autovía es aburrida, cuando uno va a gusto y divirtiéndose, el tiempo pasa volando, cuando me quise dar cuenta estaba en Sitges, descargando el equipaje de mi moto en el Hotel Palau, una antigua casa colonial también recomendada por nuestros amigos de Ruralka para poner rumbo a Fuel Motorcycles.

Conduzco la R 18 hasta la Ciudad Condal, la moto se ve preciosa con esas alforjas laterales y esos escapes redondos. Es enorme y en los semáforos no deja a nadie indiferente con ese imponente motor bóxer de 1.800 cc.

Llego a las oficinas de Fuel Motorcyles y me reciben mis amigos: Dani, Karlas e Isidoro, dueños de la marca, que además de hacer motos, comercializan ropa técnica, convirtiéndose en unos de los grandes referentes a nivel mundial en lo que se refiere al nicho Scrambler.

Nos ponemos al día y me adelantan todas la novedades, tanto en su nueva colección de ropa, como las aventuras que organizan, y es que si hay algo que me gusta de los chicos de Fuel es ese espíritu de aventurero que tienen y que pega tanto con el rollo que nosotros queremos transmitir.

Se me pasan las horas volando y sin darme cuenta regreso de noche a Sitges, donde tengo mi alojamiento para esta noche. Ahora toca descansar, porque al día siguiente llega el plato fuerte de mi “roadtrip”: la transpirenaica, con el objetivo de ir del mar Mediterráneo al Cantábrico.

Amanece un nuevo día, un poco nublado en esta ocasión. Pablo, el dueño de la fabulosa casa colonial donde estoy alojado, me prepara un desayuno con los productos típicos de la tierra, de primera. Para que no decaigan las fuerzas durante el viaje, otra vez me siento como si fuera de la familia, gracias a Ruralka por la recomendación.

Ahora… toca disfrutar de las curvas.

Los primeros compases de la ruta son indescriptibles. Quiero parar cada cien metros para hacer fotos el paisaje de la montaña catalana. Estoy poniendo a prueba los neumáticos de la R 18 en tramos de curvas rápidas con un asfalto espectacular y os aseguro que voy con una sonrisa de oreja a oreja. Es el momento perfecto, no hay nadie en la carretera: solo la moto y yo.

En mi vista panorámica tengo un depósito pequeño con una decoración clásica preciosa y dos grandes cilindros saliendo por los lados. Sujeto a un gran manillar y en ángulo perfecto, atravieso los paisajes de Lleida nublados. ¡Espectacular!

En pleno eje pirenaico me espera “el acebo de casa Muria”, el hotel Rural de mi amigo José Luis, un cliente de Irons Cafe Racer, amante del alpinismo y las motos, que ha convertido su campamento base en un acogedor hotel que perfectamente serviría como retiro espiritual.

José Luis y Yeni, han conseguido a base de mucho esfuerzo y gusto crear de la nada un espacio único, aunque lo que de verdad lo hace único son ellos, cercanos y encantadores. Supervisan todo detalle durante tu estancia, 100% recomendable si haces la transpirenaica en moto o si quieres desconectar de la jungla a la que llamamos ciudad.

Pero no contento con la magnífica ubicación de su casa, José Luis tenía una sorpresa para mí, y es que como buen amante de las motos no se conforma con una o dos motos, tiene un Museo en el Hotel… y cuando digo un museo no me quedo corto, tiene verdaderas obras de arte para el disfrute de los huéspedes que visitan su establecimiento.

Sin saber cómo salir de esa magnífica estancia, emprendo un nuevo día y vamos a por la cuarta jornada. Triste al despedirme de Yeni y José Luis, pero contento porque al final del día voy a encontrarme con el comando Norte del #ironsgang.

Sigo recorriendo el bajo pirineo dirección Navarra, voy un poco justo de tiempo porque no dejo de parar cada pocos kilómetros para guardar en mi retina esos preciosos paisajes. Llevamos mucho tiempo confinados y no salimos casi nada, así que quiero que lo que estoy viendo puedan verlo todos los que están siguiendo mi viaje, que a estas alturas me doy cuenta que son muchos los que me acompañan desde casa por las RRSS y doy gracias.

En la misma frontera entre Navarra y el País Vasco, me esperan mis compadres Guille y Emilio, a los que no veía desde hace meses. Es más, hasta me emocioné al verlos, pero más me gusta cuando nos ponemos en marcha juntos rodando en moto y me escoltan protegiéndome de todo lo que venga: no se puede estar más contento en esos momentos.

Nuestro ritual cuando visitamos el Norte es hacer la subida al monte Jaizkibel(Hondarribia) donde se forjó nuestra amistad en la Punk´s Peak, carrera de Wheels and Waves mítica, y de este modo volvemos a reencontrarnos con esos sentimientos en ese marco incomparable que es la puesta de sol en el mar Cantábrico: objetivo conseguido, transpirenaica completada.

Último día de viaje, me queda visitar a mis amigos de Café Racer SSpirit y vuelta a Madrid. Aunque para visitar a Juan Carlos, Hugo y Juanpa hay que venir sin prisas porque saben tanto de motos que el tiempo se pasa volando escuchándolos hablar de todas las joyas que tienen en su taller, ¡eso sí que es un auténtico templo del motor! Además, es un punto de encuentro de referencia para amantes de las motos, por lo que apareció otro buen amigo: Mikel, que al ver que estábamos por ahí con la R 18, no dudó en acercarse a verla y probarla; desde luego que donde íbamos llamaba la atención.

Finalmente y como era de esperar, se nos echó el tiempo encima. Se avecinaba tormenta, así que decidí quedarme una noche más en el Norte, en casa de mi amigo Emilio que vive en Bilbao, por lo que decidimos hacernos esa rutita en moto los dos en solitario bordeando la costa de Donostia a Bilbao, sin duda otro plan que el que pueda debería hacer, pasar por Guetaria no tiene precio, increíble el paisaje.

En el camino de vuelta, no dejo de pensar que al día siguiente tengo que devolverla y me da una pena terrible, pero así es la vida. Sin duda no dejo de decirlo, si tuviera la oportunidad de añadirla a mi garaje desde luego estaría dentro.

Acabo mi viaje con 2.280 kilómetros a mis espaldas y estoy tan fresco como una rosa, desde luego es una moto para viajar. Mi paso por los pirineos han dejado marcas en las estriberas… espero que en BMW no me echen mucho la bronca, pero en curvas cerradas es tal la confianza que ofrece la moto que no tardan en rozarse con el asfalto.

Gracias una vez más a todos los que me habéis acompañado en este viaje, me lo habéis hecho más ameno, y desde luego… ¡nos vemos en Irons!

RUTÓMETRO

Recorrido: https://goo.gl/maps/AkLoteA1TKzBStQ87

Duración aproximada: 5 días

Kilómetros aproximados: 2.200 km

Puntos de ruta: Madrid – Bolt Motor Company – La Maga Rooms – Fuel Bespoke Motorcycles – Palou Boutique Hotel – El Acebo de Casa Muria – Monte Jaizkibel – Café Racer SSpirit – Bilbao – Madrid

Hoteles Ruralka recomendados:

La Maga Rooms, Xátiva

Palou Boutique Hotel, San Pere de Ribes

Deja tu comentario