PREPARANDO QUE ES GERUNDIO

Por Carlos Permuy
El mundo de las preparaciones se puso de moda en España hace desde hace ya unos años a través de programas como “Tunea mi coche”, “Monkey Garage” o “Overhauling” con el increíble Chip Foose a la cabeza. De hecho, el único que me interesaba era este último programa. Los conocimientos de Foose, jefe de diseño de diversas empresas de automóviles y diseñador de vehículos para el cine, como ‘Blade Runner’, ‘Robocop’, ‘60 segundos’ y los coches de las películas animadas de ‘Cars’, además de haber ganado diversos premios internacionales, le daban un plus que no tenían los demás.

Por lo tanto, Chip Foose, cuando cogía un vehículo no andaba haciendo “trastadas” ni recortando de aquí o de allá para que cupiera un cambio o una distribución, como sí hacían los demás programas del género, sino que estaba todo estudiado al milímetro y la preparación era de un gusto exquisito, pudiendo estar cualquiera de sus preparaciones expuestas en cualquier feria o museo de diseño.

Un poco más tarde, el mundo de las preparaciones llegó a las motos y empezaron a surgir una cantidad ingente de preparadores por toda Europa (Estados Unidos es un mundo aparte y ya hace décadas que los tienen), lo cual incluía, por supuesto, España.

Y claro, con todo ese aluvión de preparadores llegaron aquellos que más que una preparación era una venganza, modificaciones hechas con mal gusto, sin ningún tipo de planteamiento previo, como si se reunieran un par de amigos con pocos conocimientos de mecánica y ya ni que decir de diseño, y decidieran meterle mano a una moto “vieja”. Para mí, realmente, eso es destrozar una clásica que pudiera ser restaurada y tener una segunda juventud.

Ahora bien, después hay otros con un gusto exquisito, con unos conocimientos profundos tanto de mecánica como de diseño que han hecho maravillas tanto con motos “viejas” como con motos nuevas.

Una de estas empresas es Kingston Custom, el cual ha presentado hace poco, en colaboración con BMW Motorrad, su “Spirit of Pasion”, basada en la nueva R18 y dotándole de un frontal casi automovilístico con el doble riñón de la marca. Una belleza y un ejercicio de diseño fascinante, a mi modo de ver. La marca tiene en su catálogo otros modelos ya basados en motos clásicas como la Good Ghjost o Black Phantom. Las podéis ver aquí: https://www.kingston-custom.de/motorräder

Otra empresa que me gusta mucho y que hace años que sigo es la americana NMOTO, la cual te coge tu R nineT y te la convierte en una BMW R7, un prototipo de BMW de 1934 que no se llegó a fabricar en serie y que ya disponía de horquilla telescópica en aquel tiempo. Pues bien, NMOTO coge tu nineT y te entrega una NOSTALGIA (así es como llaman a este modelo), pudiéndola personalizar hasta el más mínimo detalle.

Está disponible en dos colores y el precio base es de… 79.500 dólares, aunque tienen un kit “bolt on” por menos de 7.000 dólares para que te lo puedas montar tú en casa.

Las podéis ver aquí: https://nmoto.com/nostalgia/

Ahora bien, si no queréis gastar ese dinero en preparar una moto y tampoco tenéis mucha idea de diseño o de mecánica, os recomiendo mirar el catálogo de opciones 719 de BMW Motorrad en el que encontraréis un montón de accesorios mecanizados de la más alta calidad y de muy fácil instalación para personalizar vuestra moto. ¡Os aseguro que quedará imponente!

Hasta el mes que viene.

Deja tu comentario