CANTABRIA INFINITA Y VIAJE QUE TERMINA

Por Elsi Rider
Valles verdes 2020, una ruta recomendable donde perderse disfrutando con nuestras BMW de unos paisajes de excepcional belleza. “El viaje forzado por el Covid, el plan B a mi viaje por África”.

El camino de la vida nos adapta al medio

Siempre pienso que en el camino de la vida hay que ir sorteando obstáculos, disfrutando y aprendiendo de los cambios y ser una especie de caimán para adaptarse al medio. Por desgracia esta pandemia ha frenado y limitado muchas cosas en nuestro día a día, pero también nos ha acercado a lo que teníamos al lado y menos disfrutábamos; así que el que más o el que menos, todos hemos rodado con nuestras motos por “perímetros”, limitaciones kilométricas y restricciones para salir de España.

En mi caso, y para los que me seguís, mi viaje por Africa lo cambié por Cantabria, viaje que denominé  #vallesverdes2020 y cedido con cariño para todos vosotros, donde en BMW Grunblau de Santander os podrán orientar de su recorrido por si alguno se interesa en conocer lugares perdidos o conocidos, diferentes y mágicos.

Un viaje muy especial y personal

Además, fue un viaje muy especial porque me despedía de Luka, una de las labradoras que dan nombre a mi moto Lusi, se lo debía, había decidido viajar con ella y con Sira, mi otra compañera de vida, en sidecar, dando la vuelta a España, pero el cáncer lo impidió y pensé que era una buena oportunidad para hacerlo, aunque sería de forma diferente. Con un amigo llamado Fran, que se prestó a ayudarme, llevaría a mis labradoras en coche y yo iría en moto. Fueron etapas hermosas y tristes, sobre todo cuando Luka tenía un mal día; con medicación para el dolor y un amor infinito, cada día recorrimos kilómetros, compartiendo lugares para dormir, comida, paseos y abrazos eternos.

En esta última etapa, entre muchas de las cosas que ocurrieron rodando por los Valles de  Guriezo, Liendo, Ares, Piélagos o Buelna, fue dormir a los pies de los espectaculares acantilados cántabros, al lado de un viejo molino y con el ruido de fondo de un mar que calma el alma y de una “vacas tudancas que alteran el sueño”, aunque la mezcla fue la perfecta e hizo de aquella noche uno de las mejores recuerdos de viaje, ¡y sí, al lado de campo base!

Cantabria es infinita e infinitos nuestros sueños. Opino que no es necesario irse muy lejos para vivir una aventura, porque la aventura es el camino, las vivencias y la forma en que lo saboreemos nosotros.

Para finalizar, dedicar este artículo, este viaje y estas palabras a Luka, esa labradora compañera de vida de la que tanto aprendí. Hasta el último día y con un suspiro de despedida, me llevé una lección silenciosa de ella.

¡Siempre en mi corazón Luka!

4 Respuestas para “CANTABRIA INFINITA Y VIAJE QUE TERMINA”

  • Javier Escabias (BikerHairdresser) dice:

    Maravilloso recuerdo de Luka.

    Cantabria es infinitamente bonita, pero este relato añade sentimientos…que no es poco!
    Me quedo con tu ultima frase “ME LLEVÉ UNA LECCIÓN SILENCIOSA”, los animales vienen a nuestras vidas en el momento adecuado, y tú lo sabes muy bien.

    Te te queremos Maria.
    Besazo muy grande de Nuria y míos. 🥰🤗

  • Elsi Rider dice:

    Queridos amigos, que ganas de que termine todo esto y poder abrazarnos nuevamente.

    Vosotros también sabéis por experiencia propia, todo lo que nos dan estos ángeles.

  • Isabel Puig dice:

    Nunca te olvidarás de este viaje!!! Me parece precioso hacer un homenaje tan bonito a tu compañera perruna. Además de compartirlo con tus amigos de redes sociales ne parece precioso. Eres genial, una gran persona y una excelente motera!!!!

  • elsi dice:

    Muchas gracias amiga. El sentimiento hacia ti es mutuo.
    Como bien dices es un viaje para guardar especilmente en el corazón.

Deja tu comentario