VIAJAR EN TIEMPOS DE COVID

Por Charly Sinewan
Hace un año que llegué a México. Tal y como están las cosas, parece que voy a seguir aquí mucho tiempo más. Las fronteras continúan cerradas y la segunda ola parece que aquí en América es también inminente. Eso no quita que haya que seguir trabajando, lo que en mi caso supone viajar y hacer vídeos.

Por fortuna esta situación me ha coincidido en un país donde, al menos hasta la fecha, no hay tantas restricciones y podemos movernos libremente. O casi, hay algunos pueblos que no dejan entrar a no residentes o turistas con reserva, pero, en general, se puede avanzar. Mucho más si como es mi caso, intento siempre viajar por caminos de tierra, lejos de las rutas principales. Y en eso estamos.

A mediados de septiembre y tras pintar la moto, decidí arrancar de nuevo el viaje y empezar a tapar los huecos pendientes en México, que son unos cuantos. Para empezar, el tramo entre Ciudad de México y Monterrey, intentando tocar el asfalto lo menos posible y atravesando unos de los puntos de mayor interés en este país, especialmente en términos moteros: la Sierra Gorda.

El primer capítulo arranca en uno de los lugares más emblemáticos del país, las Pirámides de Teotihuacán. Desde allí me dirijo hacia el Parque Nacional el Chico, en el estado de Hidalgo, donde termina el asfalto y comienza el verdadero viaje, con el aliciente añadido de que estamos en época de lluvias.

¿Cuánto creéis que durará la nueva pintura de las maletas?

Se aceptan apuestas. Os dejo los primeros cuatro capítulos, en los que ha habido berenjenales de todo tipo, y el mes que viene seguimos. Veremos si conseguimos llegar a Monterrey de una pieza.

Deja tu comentario