LA BMW R100/7 DE ‘TRASHHAND’ TRANSFORMADA A ‘URBAN RUNNER’ POR FEDERAL MOTO

A veces, una extraña secuencia de eventos desencadena una amistad duradera. En esta historia, una compra impredecible en eBay y una comisión de trabajo llevaron a ‘trashhand’, el talentoso fotógrafo de Chicago, a Federal Moto, un taller local de motocicletas personalizadas.

Esa conexión desembocó en una sólida relación basada en el respeto mutuo y la confianza. Y en esta motocicleta BMW personalizada.

Todo comenzó cuando el fotógrafo que firma ‘trashhand’ compró un BMW R100/7 de 1979 a un vendedor de eBay en California. “La moto tenía algún trabajo hecho, así que estaba a medio camino de una ‘cafe racer’”, dice. “Cuando llegó, era un desastre: carburadores, frenos, amortiguadores, cables, asiento…: todo”.

El enigmático fotógrafo acababa de obtener su carnet de conducir motos, un deseo y una decisión que había aplazado durante mucho tiempo. Pero esa BMW era poco fiable (y fronteriza con el peligro) y no era una de las mejores selecciones como primera moto.

Así que comenzó a buscar un taller que pudiera llevar la moto a un punto en el que se sintiera seguro montándola. “Me encontré con Federal Moto y dejé de buscar”.

El jefe de Federal, Michael Muller, no era ajeno al trabajo de ‘trashhand’: “¡El tipo tiene medio millón de seguidores en Instagram! Es un pelín popular en nuestra Ciudad del Viento”, bromea, “Yo también soy fan de su trabajo; es crudo y es interesante ver todos los lugares en los que se cuela para conseguir esas tomas. Yo mismo, como aspirante a explorador urbano, quería conocer al tipo”.

Justo en este momento, la compañía de engranajes de moto SA1NT se puso en contacto con ‘trashhand’. Querían que les fotografiara un producto para ellos, así que enganchó a Federal en el proyecto.

“Tuvimos un día divertido de fotografiar sus lugares secretos de la ciudad”, dice Mike, “y terminamos de nuevo en la tienda bebiendo cervezas y hablando de una vieja Airhead que tenía. Dijo que era fea y estaba llena de problemas y que le encantaría que le echáramos un vistazo. Nos hicimos amigos y comenzamos el proceso de construcción de la ‘FED-015 trashhand“.

Para ‘trashhand’, algo pasó a hacer clic. “El rodaje sólo alimentó mi deseo de formar parte del mundo de las motos. Me dejó con ganas de rodar con más motocicletas y saber de más productos alrededor y más de la cultura de motocicletas, dentro y fuera de la tienda. Entre esta nueva pasión por las motocicletas y mi nuevo amigo en el mundo de las motos, dejé que Mike hiciera lo que tuviera que hacer con mi BMW”.

“Tenía muy pocas ideas sobre qué quería, de modo que la decisión más importante que tomé fue el tipo de manillar. Realmente, le dije a Mike que hiciera la motocicleta que pensara que le convendría más a mí y a mi marca”.

“De un artista a otro, sé lo que es que un cliente venga y te diga cómo hacer cada detalle de tu trabajo. Y es molesto. Vine a Mike por una razón, por su visión. Así que lo dejé hacer, y no pude ser menos entrometido”.

Con la ayuda del personal de Federal, David Pecaro, Mike se arrancó con la BMW, mezclando elementos de scrambler y bobber para transformarla en una raza de moto cruzada. Pero las dimensiones compactas y el acabado en negro desmienten lo capaz que es en realidad, porque los chicos de Federal la trataron con una serie de actualizaciones de chasis inteligentes también.

En la parte delantera, instalaron las horquillas y los frenos de disco gemelos de una GSX-R, anodizando las patas de la horquilla en negro para que coincidieran con el resto de la personalización. La conversión se realizó utilizando un kit de Cognito Moto, que incluía una nueva abrazadera triple superior y un buje delantero.

Federal utilizó un par de llantas 19F/18R usando los radios de Buchanan, las envolvió en neumáticos AV54 Trailrider y dotó la trasera con un par de amortiguadores Blackline.

El bóxer de ‘trashhand’ es mucho más fiable ahora gracias a su potencia, el embrague y la reconstrucción de los carburadores, sintonizados para funcionar con un par de conductos de admisión hechos a medida y un nuevo sistema de escape. Federal fabricó un par de cabezales de escape, rematándolos con un par de silenciadores de Cone Engineering que se destacan desde debajo del asiento.

También trataron la moto con un nuevo juego de cables, construido desde cero alrededor de una caja de control ‘bluetooth’ de Motogadget mo.unit blue. También hay una ligera batería de iones de litio, ubicada en una caja manufacturada justo detrás de la transmisión, diseñada imitando la curva de la rueda trasera. El paquete electrónico también incluye un encendido sin llave de Motogadget.

La cabina cuenta con un conjunto de elevadores Biltwell y barras Tracker, así como un cuentakilómetros de Motogadget, agarres, intermitentes de extremo de manillares e interruptores. La iluminación es a través de un faro PIAA en la parte delantera, y una luz trasera Led y una unidad combinada de señal de giro en la parte posterior. Un conjunto de guardabarros laminados personalizados, completan la lista de piezas.

En cuanto a la carrocería, todo lo que Federal mantuvo fue el tanque de combustible OEM. Ha sido tratado con un tapón emergente y emblemas mecanizados por CNC que imitan vagamente las insignias originales. Detrás, un asiento de estilo bobber, encaramado en un subchasis personalizado de ángulo agudo. El detalle en la tapicería es digno de mención por sí sólo: fabricada con gamuza y cuero, con secciones perforadas entre los pliegues.

Federal oscureció los acabados, en negro mate en el tanque y negro Cerakote en los cabezales de escape y motor. Las aletas de motor pulidas añaden contraste, junto con detalles sutiles como una tuerca de dirección anodizada roja y las cabezas de los basculantes con logotipos de Federal grabados con láser.

La BMW de ‘trashhand’ está a un mundo de donde comenzó y es una perfecta urban runner. “Esta motocicleta está destinada a andar por ahí, a fotografiar y explorar”, dice, “Mike y yo no estábamos interesados en construir algo que no pudiera rodar todo todos los días”.

“Una de las mejores experiencias fue poder documentar la construcción yo mismo, de principio a fin. Tengo que ver todo el proceso, lo bueno y lo malo. Viví momentos de frustración, mandándolo todo a cierto sitio una noche para regresar a la mañana siguiente y terminar la tarea sólo en dos segundos”.

“Me siento profundamente conectado a mi motocicleta al verla crecer delante de mí, perno a perno, cable por cable. También profundicé mi respeto por Mike y su equipo al verlos armándola frente a mí todos los días”.

La relación de ‘trashhand’ con Federal Moto evolucionó mucho más allá de su proyecto personal. Ahora pasa más tiempo en la tienda y, recientemente, los ayudó a lanzar su incipiente proyecto de bricolaje.

Todo esto debido a un hallazgo aleatorio de eBay y el deseo de empezar a montar en moto.

Artículo adaptado de la revista ‘Iron & Air Magazine’ (https://ironandair.com/).

Deja tu comentario