AMIGOS DE CLÁSICAS BMW DE ESPAÑA: ESCAPADA A LOS MÍTICOS PUERTOS DEL TOUR DE FRANCIA

Una vez más, los incondicionales Amigos de Clásicas BMW, nos fuimos de ruta después del paréntesis estival, este año un poco raro por la tan traída y llevada pandemia.

Esta vez la ruta pretendía emular las míticas jornadas históricas del Tour de Francia, en los Pirineos. Claro que lo nuestro tuvo mucho menos mérito que lo que hacían nuestros inolvidables compatriotas ciclistas… ¡sin motor y a base de pedales!

Los Amigos de Clásicas BMW de España amamos también la velocidad sobre ruedas, pero, en nuestro caso, esta pasión la aderezamos con amor al motor bóxer de dos válvulas y sin electrónica. Parecería que hablamos de otros tiempos y así es, ¡estamos hablando de otros tiempos!

Pocos sabíamos que cuando las R90S empezaron a comercializarse, allá por el año 1973, el ganador del Tour de Francia fue el español Luis Ocaña, que quitó el trono ese año al gran Eddy Merckx que venía de ganarlo consecutivamente las cuatro últimas ediciones, y que volvería a ganarlo al año siguiente. Hay que decir que Merckx no corrió el Tour ese año, ganando el Giro y la Vuelta.

Por si fuera poco, el Gran Premio de la Montaña lo ganó ese año, que fue mítico para BMW, el también español Pedro Torres. Españoles en el Tour. Hasta el 88 no volvió a ganarlo otro español, Perico Delgado, y por entonces nuestras BMW R90S ya hacía doce años que habían dejado de fabricarse.

Me pregunto qué motocicletas acompañaban a los ciclistas en aquellos años, pero con certeza que algunas BMW bóxer circulaban por allí. Lo que sí sé seguro es que este año 2020, que difícilmente olvidaremos, un nutrido grupo de motoristas españoles y algunos franceses estuvimos en septiembre recorriendo los Pirineos con nuestras clásicas BMW “de aquellos tiempos”, en una ruta de más de 300 kilómetros, también ya inolvidable para los que tuvimos la fortuna de vivirla. Porque fuimos efectivamente afortunados al poder disfrutar de un día de moto, con un tiempo envidiable, soleado, con buena temperatura y por unas carreteras de montaña que son el paraíso de los motociclistas. Cinco puertos, entre ellos, el grandioso ‘Col d’Aubisque’, el espectacular ‘Col du Tourmalet’ y el maravilloso ‘Col d’Aspin’.

No se puede expresar con palabras la magnificencia de los paisajes, a veces sobrecogedores, las preciosas carreteras, los encantadores pueblos franceses de los Pirineos, el brillo del sol entre las hojas de los árboles, los interminables bosques, los incontables ríos que seguimos y cruzamos y, sobre todo, las miles de curvas que trazamos con nuestras BMW clásicas, que a pesar de sus frenos, escuetos, se comportaron como siempre de maravilla y nos llevaron de vuelta a casa sin sobresaltos.

Como es habitual, disfrutamos de ratos sublimes, en compañía de amigos y de la gastronomía de los lugares por donde pasamos. Pero esta vez la sensación del regalo que la vida -en tiempos de pandemia- nos ha brindado, de poder disfrutar de nuestras motos clásicas por lugares únicos, lo engloba todo como una única cosa. Todo fue ruta y todo fue disfrutar de montar en moto con los amigos.

Como colofón, en la cena de despedida, sorteo del obsequio cedido por BMW Motorrad que se fue al sur de España, al participante llegado de más lejos.

Un abrazo de Amigos de Clásicas BMW de España, para todos los amigos motoristas que nos siguen en nuestras crónicas.

2 Respuestas para “AMIGOS DE CLÁSICAS BMW DE ESPAÑA: ESCAPADA A LOS MÍTICOS PUERTOS DEL TOUR DE FRANCIA”

  • jose carlos garcia dice:

    Una Gran Ruta para una Gran Club de Clásicas de BMW… BRAVO!!

  • Paco Belloch Fuster dice:

    Un recorrido inolvidable en un día fabuloso para ir en moto y sobre todo acompañado por los mejores amigos.
    Gracias a los organizadores y un fuerte abrazo para todos.

Deja tu comentario