FRAN PARDO: “LA F 850 GS ES LA MEJOR HERRAMIENTA QUE PUEDO TENER PARA VIAJAR POR ESPAÑA, POR EUROPA Y POR EL MUNDO”

Por JMA
Fran Pardo (Torrelavega, 1974) se ha hecho muy popular en las RRSS a raíz de crear la página ‘Quédate y viaja en moto por España’, portal que fomenta la colaboración de los riders para que viajen con sus motos por nuestro país apoyando así al sector turístico que está bajo mínimos debido a la pandemia por el Covid-19.

Propietario de una flamante F 850 GS, que estrenó para quedar con el arriba firmante en el norte peninsular, donde me encontraba en esos momentos, Fran argumenta su nueva adquisición desde un aspecto más profesional que lúdico, porque “la moto la compro como herramienta de trabajo y para lo que yo hago, BMW es la mejor”, afirma este rider acostumbrado a desplazarse por todo el planeta. Y añade, “la F 850 GS, para realizar viajes en España, aventuras y experiencias por pistas y por carretera, es una moto que se adapta perfectamente a todo y encima me va a ayudar muchísimo en mi trabajo. Por eso es la mejor herramienta que puedo tener para viajar por aquí, por Europa y por muchísimos países del mundo”.

Viajero incansable liderando grupos de riders por nuestro país tras el confinamiento, este cántabro está convencido que “España está hecha para los moteros. Hay veces que llegas a un lugar y dices, ‘esta carretera parece que la haya hecho un ingeniero al que le gustan las motos’, y creo que España, si alguien la creó, al hacerlo pensó en los moteros, porque es el país perfecto para andar en moto”.

Pregunta. ¿Por qué creas ‘Quédate y viaja en moto por España’? ¿Qué objetivos persigue?

Respuesta. Todo este lío de la pandemia me coge en Patagonia y cuando llego de allí, el 27 de marzo, me encuentro con la realidad, lo que está haciendo el Covid-19 que estamos viviendo en España. Al mismo tiempo, hablo con amigos donde vivo cuando estoy aquí, en Comillas, que vive totalmente del turismo, amigos todos ellos relacionados con este negocio, y empiezan a ver el año tan catastrófico que se avecina. Yo, hacía dos años que quería hacer algo en España y se me ocurrió que este 2020 es el año de viajar por aquí, de olvidarnos de irnos fuera, que yo me paso siempre todo el año viajando fuera y realizando rutas por el mundo. Y creo que esa es la mejor forma de ayudar desde el colectivo motero a la gente que vive del turismo, tanto alojamientos, como restaurantes. Además, he podido comprobar, cuando hablo con gente en Sudamérica o en África, que a los españoles nos tienen como gente muy solidaria. Entonces, creé ‘Quédate y viaja en moto por España’, porque desde el primer momento pensé que iba a tener mucho apoyo de los españoles y que nos íbamos a dar cuenta de que este año tocaba ayudar a los nuestros, y viajar por España, que, seguramente, tenemos el país más completo del mundo para viajar en moto.

Una iniciativa cuyas repercusiones están superando las expectativas, pues Fran no pensaba “que iba a tener tanta. Los primeros cinco o seis días ‘llegaron’ tres mil y pico personas. Ahora ya somos más de ocho mil y no para de crecer, es un goteo constante. Vengo de estar comiendo con un amigo, que viene de Galicia, y me dice, ‘oye, tío, en un sitio que he parado, donde vamos muchos moteros, me han hablado de ti, que parece que todo el mundo está entrando en el grupo y que les encanta la iniciativa’. Porque lo bonito es que cada motero añade las rutas de su provincia, las que conoce y disfruta. Yo, cuando diseño una ruta por el mundo, siempre viajo solo a esa zona primero, unos meses o días antes, y hablo con la gente, preguntándole por carreteras que puedo coger, informándome de los lugares que son menos conocidos y que son tan bonitos. En ‘Quédate y viaja en moto por España’ está pasando eso, que la gente de cada Comunidad nos está diciendo de primera mano cuáles son los sitios y rutas favoritos y lo bueno que eso tiene es que cuando vayamos hacer esas rutas, no serán las tradicionales y no nos perderemos los sitios más bonitos y auténticos”, cuenta Fran con pasión nada impostada.

Nuestro singular personaje, de cuya peculiar imagen es plenamente consciente, como luego veremos durante la charla que mantenemos en la terraza de un bar (¡qué mejor sitio para predicar con el ejemplo!), característica de este rider que tiene poco (o nada) de postureo y mucho (todo) de naturalidad, empezó a trabajar “con 21 años en Calidad de la Nissan -explica-. Cuando llevaba cinco o seis años pensaba que eso no era para mí, todos los días esa rutina de ocho y media a una y de dos y media a seis. Me encontraba señores ya casi para jubilarse que me decían todo orgullosos: ‘Niño, llevo aquí 35 años’, y me alegraba por el orgullo, pero pensaba, ‘yo no puedo estar aquí 35 años’ y me echaba las manos a la cabeza. Para poderme escapar de ahí -prosigue-, para tener una excusa de cara a mi familia, monté un restaurante en Torrelavega, que lo tuve seis o siete años. Al lado había un hotel y empecé a conocer gente que viajaba y me empezó a picar el gusanillo de viajar fuera. Después, monté otros negocios y al final decidí irme a África y empecé bajando en coche y llevando cosas. Al final me quedé en Gambia y creé un negocio de bajar coches y luego a bajar gente, pasando a continuación a trabajar como guía. Fue en África donde conocí a fondo la moto y me di cuenta de que era un continente para conocerlo en moto, madurando la idea de hacerme un España-Sudáfrica por la costa oeste en moto”.

Y la idea se hizo realidad, realizando la travesía hace seis años, “que es donde realmente empieza mi vida motera de verdad; el viaje que me cambió, cruzar África, el viaje de mi vida”, reconoce el motoviajero.

Con más de 65 países visitados, Pardo es “una persona que viaja con muchísima pasión que ahora se dedica a realizar viajes experienciales, que es lo que más me gusta y, sobre todo, igual por lo que más se me conoce, porque tengo un optimismo bastante insultante, siempre tengo buena cara, soy un tío alegre al que no se le quita la sonrisa de la cara y siempre ando buscando nuevas experiencias”, declaración que bien pudiera adornar su CV.

P. Precisamente, te quería preguntar por ese aspecto tuyo, que no pasa desapercibido, por esa pinta que tienes de tipo divertido, bohemio, alegre y desenfadado. ¿Qué hay detrás de él?

R. Hay veces que para el trabajo este aspecto mío me ha traído algún problemilla (se ríe abiertamente). Me acuerdo que el primer ‘community manager’ que tuve, que no era muy del mundo de la moto, me dijo: ‘Oye Fran, tienes que cambiar de ‘look’, porque cómo alguien va a confiar en un tío que va con camisas de flores, con esos pelos (¡qué envidia!, nota del arriba firmante), para irse contigo hasta La Patagonia o el Himalaya, y encima le va a costar una pasta. No das seguridad’. Pero yo siempre digo, que, primero, preparo los viajes a conciencia, me considero muy profesional. Un viaje tiene que tener la máxima sensación de aventura, pero, al mismo tiempo, el que lo organiza lo tiene que tener todo controlado. Por eso, lo primero que hago es ir a ver las rutas, las diseño, reviso los hoteles, superviso todo a conciencia. Entonces, lo que hay detrás de este aspecto mío es una persona que se preocupa mucho por los demás, procurando que estén súper a gusto, que estén súper contentos, y que para ellos sea el viaje de su vida. Que se lleven un recuerdo increíble y por eso soy muy responsable y, sobre todo, muy perfeccionista, aunque mi aspecto sea diferente, pero es que el aspecto me gusta y sé que me ayuda a caerle mejor a la gente.

También podría figurar en el CV de Fran que es “motero tardío -condición que asume con naturalidad-. A veces pienso que somos los peores, porque nos obsesionamos con el tema de viajar en moto, estar todo el día en moto y disfrutar de ella al máximo. Al principio decía, ‘este sitio es para viajar en moto; este otro no’. Ahora, lo que digo es ‘todos los lugares son para viajar en moto’. También porque me he dado cuenta de que cuando viajas en moto, la gente te recibe de otra manera, como que piensa ‘este tío le echa un par por llegar hasta aquí en moto’. Yo creo que eso también te motiva y te ayuda a interactuar más con la gente y dices ‘tengo que ir en moto’, porque la experiencia va a ser totalmente diferente a si viajo en autobús o en coche”.

P. ¿Crees que ven al motoviajero más auténtico, por arriesgado, que el que viaja sobre cuatro ruedas?

R. Creo que ven al motero mucho más cercano que si alguien llega en un todoterreno, en un 4×4, que parece que va en otro nivel y al motero le ven cómo más de tú a tú. Llegas, además, lleno de polvo, de barro, y eso nos hace más cercanos, que somos más de la calle y eso te ayuda a conocer gente, a tener grandes experiencias y a vivir algo diferente.

Tras la pandemia vivida (que no desaparecida, no hay que olvidarlo), Fran reafirma la generosidad de los riders, “con el grupo ‘Quédate y viaja en moto por España’, me estoy dando cuenta que el motero es más solidario de lo que yo pensaba y sabía que era mucho. Hay que tener en cuenta que somos gente, sobre todo cuando estás viajando por muchos lugares por ahí, que en seguida paramos cuando vemos a alguien necesitado de ayuda; entonces, el motero es muy solidario”.

P. Vives en Gambia, ¿por qué elegiste ese país?

R. Llegue a Gambia totalmente de casualidad. Como yo soy cántabro y vivo en la costa, tengo que vivir en un lugar que tenga mar. Gambia es un sitio con unas playas increíbles; después, es un país muy tranquilo, muy seguro, donde se habla inglés, y eso fue lo que me decidió. Además, está muy en el centro del continente, entre Senegal, Guinea Bissau, Sierra Leona, Mali… Así pues, para viajar por África es un punto perfecto, y al mismo tiempo, como fue colonia inglesa, hay mucho turismo del norte de Europa que encuentra las comodidades de aquí, como restaurantes, hoteles y otras que en muchos países de África no las tienes. Gambia es pues un país perfecto, sobre todo porque es muy seguro.

P. ¿Cuánto tiempo vas a estar en España?

R. Ahora tengo el corazón ‘partío’ (risas), porque hoy mismo, por ejemplo, tendría que estar en los Himalayas. Estoy enamorado de los Himalayas, me paso tres meses allí, todo el verano, preparando rutas, pero esta vez quiero pasar el verano aquí. Tenía viajes programados que se han ido suspendiendo, pero igual me cuadra ir allí en septiembre, no pensando en el negocio, sino porque unos días en los Himalayas me ayuda a coger mucho oxígeno y retomar el año de otra manera.

La prolongada estancia de Pardo en nuestro país, que es el suyo, ha servido para que este inquieto personaje esté “redescubriendo España, pues se me había olvidado lo bonito que es. Sí que voy a salir fuera, porque mi trabajo está fuera, pero estoy pensando en muy buenos proyectos en España y entonces ahora voy a pasar mucho más tiempo aquí del que tenía previsto antes del Covid-19. Y ya no voy a pasar tanto tiempo fuera, sino que igual me voy a repartir entre España y otros países”, anuncia.

P. Yo puedo decir que los primeros kilómetros de tu nueva F 850 GS que acabas de sacar del concesionario BMW Motorrad dasMoto han sido para quedar conmigo, lo cual es un honor. ¿Qué te ha parecido el estreno?

R. La verdad es que las sensaciones son buenísimas. He estado este fin de semana con la F 750 GS, que la he gozado, y el motor de la 850 es prácticamente el mismo, con más potencia, así que le voy a sacar más jugo. Voy a disfrutar más y es que me coges como muy reciente. Pero es una moto que te motiva entrar en curvas un poquito más rápido, a tumbar, a disfrutar de ella y las sensaciones la verdad es que son increíbles. Después de llevar unos cuantos años viajando y conduciendo diferentes tipos de moto, las expectativas qué tenía con la GS, que eran muy buenas, las ha superado; y, sobre todo, lo que más, en la seguridad, porque me he dado cuenta que es una moto muy segura, tanto que te da margen para cometer errores, esos que a veces se cometen por exceso de confianza. Yo, por ejemplo, soy una persona que, aunque sea del norte, el agua no me genera mucha confianza y, sin embargo, le pones en modo lluvia y te sorprende. Es una moto que te ayuda a disfrutar de su conducción.

P. Qué tal te manejas en off-road.

R. Como desde el principio he aprendido a ir por muchas pistas, me manejo bastante bien. Me he pegado ya buenos piñazos e igual me falta técnica para poder ir más rápido, pero como soy una persona que lo que me gusta es viajar y disfrutar de los sitios, ir tranquilo, oler y ver los paisajes, no me he preocupado en obtener esa técnica que me falta para sacar más rendimiento a una moto en off-road, pero no tengo ningún problema en arena, ni en nieve, ni en pistas para rodar con tranquilidad y poco a poco consigues todo lo que te propongas.

P. ¿Qué viajes tienes pensados de aquí en adelante?

R. Pues, de momento, todo en España. Estoy preparando rutas de fin de semana por Cantabria. Este último hemos tenido nuestra primera ruta, o sea, mi primer viaje organizado en España, y el resultado ha sido que toda la gente que ha venido y que conocía Cantabria se ha quedado impresionada de las carreteras por las que hemos pasado. Cantabria es una provincia con unos paisajes increíbles, pero con carreteras espectaculares, súper bien asfaltadas, muy bien conservadas y eso hace que disfrutemos con la moto a tope. El próximo viernes, me voy con un grupo por la zona de Guadalajara, Cuenca, Teruel, Pirineos, Navarra, Bárdenas Reales, Cantabria, Asturias y León, para acabar en Segovia, es una ruta de nueve días (que habrá finalizado a la entrega de esta News). En agosto, haremos con otro grupo la Transpirenaica, de Cadaqués a Finisterre, en una ruta también de nueve días por la costa cantábrica, porque pensando en agosto, un mes que hace mucho calor en muchos sitios y a todos nos gusta dormir al fresquito, pues qué mejor que hacer todo el norte de España. Así pues, todos mis proyectos son aquí. Y cuando pase el verano en España, tengo billetes ya para ir a Patagonia con un grupito de gente en noviembre.

P. Has recibido algún tipo de apoyo por tu iniciativa.

R. Todavía no me he metido a fondo con ello. Sí que, por ejemplo, se lo he comentado a BMW Motorrad España y he recibido apoyo. Yo creé ‘Quédate y viaja en moto por España’ como una iniciativa para favorecer el sector del turismo y está teniendo un apoyo muy grande y veo que tenemos que continuar con esto y ahora lo que quiero es que esta iniciativa sea útil al motero. Y eso es lo que le ha gustado a BMW Motorrad, que va a ser una herramienta para todo el colectivo motero. Quiero que ‘Quédate y viaja en moto por España’ sea una página de asesoramiento para viajes, principalmente en España, pero si alguien quiere viajar fuera, que también lo pueda tener. Y lo que me ha transmitido BMW desde el principio es que siempre está detrás de las iniciativas que apoyan al colectivo motero y que cuente con ellos.

Deja tu comentario