EL TERCERO DE UN PAR PERFECTO. BMW R 1250 RT

Por Willy Sloe Gin
Así titularon su disco aquellos maestros. King Crimson. Rompiendo cualquier molde establecido nos largaron “Discipline”, al año ‘Beat’, para acabar con el que me ocupa, el Tres perfecto. Así está siendo este viaje. Dos etapas que necesariamente acabarán en una tercera entrega desconocida de momento. Treses redundantes…

Retorno de este modo a la publicación anterior, artículo en el que empecé y acabé soñando Treses, escribiendo sobre números y magia. Historia y motos, que de todo ha habido en este viaje.

Segunda entrega de tres. Tiempo dividido en tres partes. Una primera ya contada y una próxima que tendrá que esperar hasta que el camino y cabeza se asienten. No sea que el final arruine lo vivido entre Mafra y Cabo da Roca.

Nos esperaban dos días y tres destinos, dos personas y una moto. Sin destino y BMW nada hubiera llegado a buen puerto.

Confieso que sentí no poca pena cuando abandoné Nazaré, pero caminos y pueblos parecen haber nacido para que los andemos los viajeros. Y que por más respeto que nos produzcan siempre acabamos profanándolos…  Aun así, nos acogen, curiosa paradoja.

Como nos recibió Mafra, lugar donde se escucha más que puede verse el Atlántico.

Siempre ocurre algo parecido. Cada vez que amarras en “puertos nuevos” siquiera puedes imaginar lo que vas a encontrar en ellos. Así es Mafra, no un lugar recomendable sino un destino en sí mismo. Plazas, palacios, conventos y mil caminos perfectos. Empapado todo en Historia y mil leyendas.

No resulta fácil describir la Pousada de Mafra. Situada en la Ciudad Vieja y desde el XVII continuadora de la tradición cultural de la que hoy día sigue viviendo. No obstante ocupa y engrandece el Palacio dos Marqueses de Ponte de Lima. Rehabilitada no hace mucho y dotada con todas las comodidades habidas y por haber, siempre respetando el sabor y autenticidad de antaño. Solera con más de tres siglos.

No sólo es La Pousada de Mafra un hotel espléndido. Que es un lugar donde se huelen maderas antiguas y otras no tanto, jazmines y mil flores más por sus jardines y piedras. Si estas últimas pudieran olerse…

Desde nuestra habitación puede verse el atrio de una pequeña ermita distante no más de veinte metros. Desde donde escribo se asomaba antaño el marqués de Ponte de Lima, para desde allí, oír misa a través de tan mínimo espacio. Sirvió el Palacio también como residencia del Rey D. João V mientras acababa de construirse el Palacio Nacional. Se ha transformado el Palacio de los Marqueses en Universidad y Pousada.

Universidad de los Valores lo llaman. Bien cierto es. Quizá sea más que todo esto. Es lugar de referencia, centro multidisciplinar que ahonda en la búsqueda de valores universales, en la esencia del ser humano, en la Verdad y el Bien común. Así nos lo contaron y así lo hicimos nuestro. Parador y universidad a un tiempo, institución declarada Centro Cultural de la Unesco desde 2016.

Pero esta pequeña ciudad es también su Palacio Nacional. Belleza arquitectónica inmensa y llena de sabiduría. Aquí se encuentra una de las mayores bibliotecas de la cristiandad. Cerca de treinta y seis mil volúmenes que duermen en  unos dos o tres mil metros cuadrados. Allá se respira Historia y Sabiduría. El Palacio Nacional de Mafra tiene en su haber la mayor colección de libros prohibidos de la citada cristiandad. No es menor el único manuscrito llamado ‘Demonología’, que allí reposa, escrito por Jacobo Rey de Escocia. Y cientos de tratados de Dialéctica, Poética, Lógica, Teología… Es este lugar tan próximo, cuna del Saber. Una joya en sí misma.

Partimos la mañana siguiente hacia el Cabo da Roca, incrustado en el Parque Natural de Sintra- Cascais. Allá nos esperaba la televisión portuguesa ‘Record TV’ para que les contáramos nuestros desvaríos disfrazados en faros y luces.

Cabo da Roca, uno de los tres faros más antiguos de Portugal. Quizá sólo pueda compararse a esta Luz inmensa otra que anda más al sur, el Cabo de San Vicente y su Punta de Sagres. Mágicos ambos…

Luego del reportaje y mil fotos pusimos rumbo al Norte para bordear la Raya, (frontera invisible que separa Portugal de España). Nos esperan en el País Vasco y Francia. Sí, tres de un par perfecto.

Porque con nosotros dos viene o nos lleva la R 1250 RT. Tan cabal, dócil y agresiva como lo visto en estas Tierras.

Tremenda como la Biblioteca del Palacio Nacional de Mafra. Qué hubiera dicho King Crimson…

Mi agradecimiento a: BMW Motorrad España, Movilnorte BMW Motorrad, TRImotos, Pousada de Mafra, Autoservicio del Motorista, Quinta Marcha y a todos los que viajan conmigo.

Enlaces de interés:

Restaurante João da Vila Velha. Rua Pedro Julião, 4 Mafra (Cierra los jueves)

Pousada de Mafra-Palácio dos Marqueses de Ponte de Lima

http://www.universidadevalores.org/index.php/pt/pousada-de-mafra/

Palácio Nacional de Mafra

http://www.palaciomafra.gov.pt/

7 Respuestas para “EL TERCERO DE UN PAR PERFECTO. BMW R 1250 RT”

Deja tu comentario