POCO A POCO ABRIENDO PUERTAS

Por Elsi Rider
Vamos pasando fases poco a poco. Con la calma y la cautela que se corresponden para poder normalizar, “más o menos”, nuestras vidas. Poco a poco vamos caminando para recuperar esa vida robada por un virus letal y a medida que avanzamos somos capaces de apreciar lo que antes pasaba desapercibido para muchos o a lo que no dábamos tanta importancia. Un paseo, un simple paseo que nos deje sentir el viento en nuestras caras y el olor de esta perdida primavera, se convierte en la mejor experiencia.

Parecía de ciencia ficción cuando todo esto llegó; lo veíamos lejos, como si no fuese con nosotros y de repente todos estábamos confinados y con casi 30.000 víctimas mortales y tragedias familiares alrededor de cada una de ellas.

Es buen momento para le reflexión

Sea la causa que fuere, de momento no muy clara, es un buen momento para reflexionar sobre las prioridades en nuestras vidas y de valorar lo importante, “lo verdaderamente importante”. Para mí, el pasado aquí sí que sirve, y es que tenemos “el deber de no olvidar” para intentar no volver a cometer los mismos errores. El futuro está por venir, pero el presente está aquí, ahora. El día a día nunca tuvo más valor y el valorar lo que cada amanecer nos trae.

Esa infravalorada amistad que tanto añorábamos desde nuestras casas y mediante video conferencias éramos capaces de sentir, ¿por qué no le damos el valor que tiene? Al final, hemos visto que nos tenemos los unos a los otros y que, ante determinadas circunstancias como ésta, no se diferencia nada de nadie.

Un paseo con Lusi saboreando la libertad

Y llegó el día en el que pude salir con Lusi, mi moto, disfrutando y degustando la ansiada libertad. Los reencuentros con amigos, las comidas con el grupo. La naturaleza espectacular este año, en el que por la poca contaminación está más explosiva que nunca. Y a pesar de no poder abrazarnos todavía entre nosotros, el simple hecho de mirarnos y de saber que estamos bien transforma nuestras miradas en ilusiones como los ojos de un niño.

Ahora toca seguir avanzando, abriendo puertas y que llegué el día en el que lo veamos lejano como un mal sueño. Ahora toca volver, ahora toca crearnos y reinventarnos como personas. Ser capaces de ver el mundo de otra forma diferente y mejorado. Ahora toca vivir.

Deja tu comentario