BMW R 1250 RT, PORTUGAL Y LA MÍSTICA DE LOS NÚMEROS

Por Willy Sloe Gin
Pensé antes de empezar este nuevo viaje que lo recordaría sintiéndolo y escribiendo sobre él en una sola entrega. Como siempre, la ruta manda y tanta intensidad se hace acreedora de, al menos, tres partes…

Ha llegado todo acompañado de premuras y calmas, de necesidades que te llevan a recorrer no pocos kilómetros y así cumplir con compromisos necesarios. Para, de este modo, poder seguir el Camino, para reinventarme a cada kilómetro, en cada milla náutica. Cosa que no es otra que enfrentarse a la locura, a aprender a convivir con ella. A intentar sentir lo desconocido, a soñar con la quintaesencia del desconcierto.

Y en todo momento acompañado por la BMW R 1250 RT. Dulce, agresiva y bella. Tres cualidades que hacen de ella una moto única. Habrá tiempo más adelante para hablar de la mística que envuelve su nombre.

Empezó el Viaje en Tierras del Reino de León. De allá, poner rumbo al norte de Lisboa para encontrarnos con otro tres ancestral y mágico. Bahía inmensa que al sur tiene Peniche, al norte San Pedro de Moel y al frente, (que diría Espronceda), las Islas Berlengas. Tres vértices perfectos gobernados por unas luces no menos perfectas. Y en el centro de este triángulo, Nazaré.

Dos personas y una moto. Trinomio perfecto que nos ayuda a intentar comprender el pasado y presente de estas costas.

Vengo pensando en ‘treses’ desde mi salida de Madrid. En el tres pagano frente al siete Cristiano. Es en Nazaré donde me encuentro con este otro número mágico. Y si a mí me tiene inundado el tres vestido en Tercio, Nazaré es el siete absoluto. Uno frente a otro para acabar siendo una misma cosa…

Andan por este pueblo mujeres de antaño, profundas, auténticas. Mujeres vestidas con las siete faldas nazarenas. “As sete saias”. Embadurnado todo en misterio y leyenda. Viven vestidas en sietes, envueltas en siete faldas, una para cada día de la semana. Viven semanas de siete días esperando la vuelta de sus hombres sentadas en la arena. Y esperan que rompa la séptima ola, cuando la mar da una mínima tregua, cuando se torna en calma. Y desde una soledad líquida miran los siete colores del Arco Iris. Ese espectro de Luz que se refleja en el Mar Océano. Siete virtudes que aguardan vueltas inciertas. Viven con las mareas, aguas que inexorablemente las alcanzan, que cambian cada siete horas.

Mucho hay que bucear en el pasado de Nazaré. El presente, en cambio, está lleno de temerarios que desafían a diario las olas más grandes de este mundo nuestro… Y todo lo mira, impertérrito su faro desde el Fuerte de San Miguel Arcángel.

Con las Berlengas al frente te topas con más tradiciones, todas a pocos metros de la playa. Allá encuentras “El Mercado del Peixe Seco”.  Son esas mismas mujeres y sus faldas las que se ocupan de conservar y vender lo traído por sus hombres. Lo hacen volviendo al tres. Salmuera, aceite y viento… Roma, Cádiz y estas costas portuguesas. Almadrabas, Garum y pescado curado con aires atlánticos.

…Así un amigo me ayudó a su manera, con la mística de los números. Intentó a través de Lógica y Silogismos apartarme de sentimientos propios de gentes sencillas, menos principales, menos nobles…

Pero yo siempre pertenecí a estas últimas, viniera de donde viniese.

No cesó en su empeño.

Y no paró hasta hacerme ver el Universo como un ábaco misterioso, un sinfín de secuencias numéricas, que sin duda habrían de conducirme a la Verdad.

Siempre fueron suyos los números, la verdad sólo me perteneció a mí.

Quise a mi amigo, como quiero a cada una de mis partidas. A Él se lo debo.

Torturándome con conceptos matemáticos acabó recalando en Fibonacci. Resultó ser este personaje un científico, matemático, filósofo, humanista y muchas cosas más. Nacido en Pisa allá por la Edad Media, inventó una secuencia numérica, que lo mismo explicaba la procreación de conejos, que demostraba cómo se reproducen las distintas capas de las alcachofas. (Alcauciles las llamamos nosotros…) Creo que Leonardo Pissano nada tuvo que ver con la bellísima inclinación de la Torre de su pueblo…

Si me impactó esta sucesión pagana de números naturales, que, como todos mis viajes, acaban inexorablemente en tres, más me sorprendió su aplicación en la Naturaleza. ¡Que hasta las araucarias largan sus ramas obedeciendo a Leonardo de Pisa! ¿Qué será de esta suma en el futuro? Nunca lo sabré, tampoco soy capaz de imaginarlo.

Seguramente me hubiera importado poco el tal Fibonacci de no ser porque sus números me han ayudado a entender lo que ha ocurrido en tantísimo viaje. Que en ellos ha habido no pocas sucesiones y secuencias.

Todas me hacen seguir buscando el Horizonte.

Son ellas las que me llevaron de nuevo Portugal, a Francia pasando por España…” Tres. Países.

Sucesión de Fibonacci

Algunas veces mal llamada serie de Fibonacci. Resulta de la siguiente sucesión de números naturales: 0,1,1,2,3,5,8,13,21,34,55,68…. Y así hasta el infinito. Comienza la sucesión con los números 0 y 1. A partir de estos, el siguiente resulta ser la suma de ambos. En este caso otro 1.

Relación de recurrencia que define la sucesión. Se conoce a estos elementos como “Números de Fibonacci” o “Números de Leonardo de Pisa”. Tiene la referida secuencia numerosas aplicaciones en ciencias de la computación, matemáticas y teoría de los juegos.

En la Naturaleza, en cada viaje, en la Vida misma…

Volviendo a mi compañera de viaje me encuentro por enésima vez con la magia, con la verdad escondida tras números infinitos.

BMW: tres letras

1200: 1+2+0+0= Tres

BMW R-RT Mirando el orden que ocupan estas letras en el abecedario veo: 19+19+21= 59; Segundo sumando: BMW: 2+13+24=14 ; Tercer sumando marca y modelo 2.

Sumando estos tres subtotales resulta: 59+14+2=75; Reduciendo, 7+5=12

Última reducción: 1+2= Tres

Ciertamente es una moto mágica.

Sin BMW Ibérica Motorrad, Movilnorte Motorrad, Autoservicio del Motorista, TRImotos, Fred Olsen, Pousada de Mafra y tantísimos más que se embarcan conmigo cada vez que parto, la Magia hubiera desaparecido hace tiempo.

No es el caso…

10 Respuestas para “BMW R 1250 RT, PORTUGAL Y LA MÍSTICA DE LOS NÚMEROS”

  • Sibila dice:

    No dejes de escribir, de viajar, de soñar… la magia está en ti.
    Dibujas a la perfección el recorrido de un trayecto que como espejo refleja las sensaciones y emociones que te describen.
    Compartir la luz de estos viajes contigo es pura magia 😉

  • Maria Estela dice:

    Como siempre, lo has vuelto a hacer, el caso es que comienzas las primeras líneas cual si fuera, “El Quijote”… Tan descriptivo… el arcoiris, colores, olor del mar, números fibonacci? Magia?, embrujo?, tanto así que haces soñar un viaje sobre ésa belleza de BMW R 1250 RT, no pares, continúa compartiendo tu sueño vívido porque contigo nos haces viajar… Gracias!

  • Willy dice:

    Mil gracias. Seguiré escribiendo, viajando, viviendo.
    Gracias de nuevo y buena Luz…

  • José Enrique dice:

    Está tan bien llevado el viaje como la suma, así que me pongan una RT1250 que ya me aseguraré de buscar a otro compañero para que nos podamos ir los 3 juntos de viaje por esas rutas que haces 💪🏼

  • Gonzalo García dice:

    Que gran ruta y que buenas fotos!!. Tengo en mente seguir descubriendo Portugal con mi pequeña FZ6… Envidia!!!!

  • Willy dice:

    Si puedo ayudarte en algo aquí estoy,
    Gracias

  • Quique dice:

    Vaya viaje bonito!!

Deja tu comentario Willy