MARÍA JOSÉ MAGRO: “ESTE AÑO RODARÉ CON MI MOTO POR ESPAÑA, PORQUE CREO QUE NOS NECESITA”


Por José Mª Alegre
María José Magro, más conocida como MJ Suki en las RRSS, es madre de dos hijos, trabajadora con negocio propio y rider que disfruta conduciendo su BMW S 1000 XR y no tiene ninguna duda de lo que hará cuando acabe el confinamiento en el que está inmerso todo el país por la alarma sanitaria: “Rodaré con mi moto por España, porque creo que nos necesita. Tenemos que invertir en su gente, llevar ilusión a sus pueblos y darle las gracias por ser como es”.

Entrevisto a María Jose (Madrid, 1978, “aunque soy medio extremeña y medio andaluza por familia”, puntualiza) por teléfono. La crisis sanitaria que vivimos a consecuencia de la pandemia del Covid-19, con el consiguiente encierro obligatorio en nuestras casas (quinta semana de confinamiento al cierre de esta entrega), lo impone. La voz de María José es joven (algo no tan obvio, porque no siempre ésta refleja la edad), animosa, alegre y decidida. Se ríe con frecuencia, reflexiona las respuestas y lleva este período histórico que vivimos, el del coronavirus, “mal, porque me implica estar lejos de mi familia”.

Propietaria de una S 1000 XR, como se refleja antes, Suki (nombre que adopta por el vínculo sentimental con la moto con la que se inició en las salidas junto a un grupo motero, “una moto que me dio muchas alegrías”, recalca) rompe ese tabú, cada vez más pretérito, de que las motos de gran cilindrada “son solo para ellos”. Veto que ella “quebró” por prejuzgarla quien la atendió al ir a ver la que iba a ser su moto nueva.

“Yo tenía entonces una F 800 GT -cuenta María José-, una moto que me encantaba, pero me resultaba incómoda debido a mi altura, 1,80 metros. Por entonces ya cogía la R 1200 GS de mi marido, Agustín, que era una máquina maravillosa y me ha encantado siempre, y fui al concesionario a verla. Conocía la XR por las revistas, de leer artículos y comparativas, reflejando siempre su lado sport, su herencia deportiva, su potencia, su agresividad y yo soy una persona a la que no le gusta correr, por lo que ni siquiera se me había pasado por la cabeza mirarla. Pero llegué al concesionario y allí, junto a la GS, estaba la XR, roja, y exclamé, ¡qué bonita! Fue un flechazo a primera vista. El vendedor me estaba mostrando la GS y le pregunté por la XR, que me contara un poco, y la cara que puso y su mirada, con los ojos como platos… -María José detiene un momento el relato para confesar dos principios básicos que rigen su vida-. A mí -prosigue- hay dos cosas que no me pueden decir: ‘Tú no puedes’ o ‘esto no es para ti’. Y él va y me pregunta qué experiencia tenía yo en carretera para llevar la XR, porque no era una moto para cualquiera. ¿Y qué hice? ¡Me compré la XR!, prácticamente sin haberla probado y me alegra un montón haberlo hecho. Me sorprendió muchísimo y estoy deseando comprarme la nueva”.

La afición por las motos le viene desde su más tierna infancia, “Tú vas por la calle -explica María José- y no hay un niño que no se gire para ver la moto que pasa y es porque desde pequeñitos nacemos con el gusto por ellas, pero es verdad que siempre hay alguien qué dice ‘qué miedo’, y en mi familia la moto es un tema tabú. De hecho, yo no me compré una, la primera, hasta que me independicé y tuve una estabilidad económica, a los 27 años”. Desde entonces, han pasado por sus manos cinco motos, tres de ellas BMW: “Una F 800 GT -citada al principio-, una R 1200 GS compartida con mi marido -rider como ella, y que ahora posee una R 1250 GS-, y la XR actual, del 2018, con la que hago al año entre quince y 18.000 kilómetros. Pero es que yo, con el tema del trabajo y los niños, tengo poco tiempo”, matiza. Por ello, María José y Agustín hacen salidas cuando pueden, “haciendo muchos kilómetros ‘express’, vamos y venimos en el día, sin calcular la ruta por kilómetros, sino por el tiempo del que disponemos”.

Magro es una rider a la que gustan “las carreteras de todo tipo y le encuentro sentido a todas. Lo mejor, sin duda, son las secundarias, las de montaña, me gustan las curvas, me encanta la naturaleza, ver paisajes, pueblos, carreteras con encanto, en definitiva”.

Además de España, Europa también es un destino buscado por nuestra protagonista, “Portugal, Francia, Suiza, Austria, Italia… No tengo tiempo de irme más lejos”, suelta con una carcajada. Y siempre solos o en grupo, pero sin sus hijos, pues a ambos, de 15 y 13 años, que bien podrían ir con ellos, “no les gusta la moto. Yo creo que es debido a la influencia de la familia, que como te decía antes no les agrada las dos ruedas, y ha hecho mella en ellos. Pero les gusta mucho salir, son muy viajeros, nos ponemos los cuatro la mochila y nos hemos recorrido gran parte del mundo”, apostilla Suki con gran orgullo.

Para compaginar su condición de rider con la maternidad y también con el negocio que regenta, María José aplica el lema “¡Querer es poder! Es difícil, porque trabajo también los fines de semana y festivos, que es cuando todo el mundo libra, los niños también, y hay épocas que lo tienes un poquito más complicado, pero siempre buscas el momento. Yo, he llevado a mis hijos al ‘cole’ en coche, he vuelto a casa, me he vestido de motera y he cogido la moto y me he ido con ella a tomarme un café a Ávila, por ejemplo, y a las tres, que es cuando ellos salen del Instituto, ya estoy de vuelta. Aunque normalmente salgo con Agustín, y una vez al mes, cuando tenemos la oportunidad de coger un sábado o un domingo, intentamos quedar con grupos. Y en el verano, mis hijos se van diez días de vacaciones con los abuelos y nosotros dos nos vamos y a la vuelta los recogemos. Si realmente te gusta, hay tiempo para todo”.

Séneca dejó escrito que “Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa”, la misma que ha experimentado MJ para saber que “BMW es mi marca ahora y siempre, porque para mí representa seguridad. Y eso que con las anteriores marcas que he tenido no ha habido ningún problema. Pero con las BMW nos hemos enfrentado a situaciones extremas y en las que pensamos que si no hubiéramos llevado la moto que llevábamos, no sé si estaríamos aquí, porque de alguna manera nos ha salvado la vida, entonces, yo de BMW no me muevo”, confiesa, relatando dos de las experiencias vividas. “Yo iba en mi moto y Agustín delante con la GS a 90 km/h e impactó contra un ciervo que cruzó la carretera. El ciervo salir despedido, muriendo en el acto, y él tuvo reflejos para frenar y la moto se detuvo sin moverse absolutamente nada, ni tan siquiera caerse al suelo”.

La otra circunstancia que avala su preferencia por BMW ocurrió en Austria, “en mitad de una curva de herradura, lloviendo, nos encontramos con una moto de frente arrastrándose por el asfalto junto con su piloto hacia nosotros, y tuvimos que frenar de repente, tanto yo con la XR, como Agustín, que ya tenía entonces la R 1.250 GS, y las dos motos reaccionaron y se quedaron clavadas. Y cuando te pasa una cosa así y ves que la moto responde, te dices ‘yo, por qué voy a cambiar de marca’”.

Como bien muestran las fotos, María José es rubia, una imagen, la suya montando su S 1000 XR roja, que no ha de pasar desapercibida y que, a más de uno, a buen seguro, le habrá obligado a girar el cuello para verla pasar. Un hecho, sin embargo, que ahora, afortunadamente, se mira con naturalidad cada vez más por la gran mayoría, prueba de la evolución para bien de nuestra sociedad. Es por ello que MJ no ha escuchado aquello de “mira, una rubia en moto”. “No, ni la he escuchado ni me he sentido rubia en una moto -aquí, el que sonríe soy yo, por la frase que en sí es toda una respuesta-. No sé si alguien lo habrá pensado, pero a mí me han respetado muchísimo y siempre me he sentido respetada. Entiendo que haya habido compañeras que hayan tenido otra experiencia en la vida, pero yo puedo decir que a mis 42 años jamás, nunca me he sentido discriminada por nadie. Me he sentido querida, me he sentido uno más del grupo, y he viajado con él, en solitario y siempre he sido uno más. Ni por llevar la moto que llevo ni cuando era de menor cilindrada. En el mundo del motoviajero, el de las rutas, siempre he sido respetada”.

Pregunta. Tus hijos, a los que no les gusta la moto, no deben decir eso de “que madre tan molona tengo”, ¿no?

Respuesta. Están en esa edad en la que se tiene esa especie de vergüenza de que les vean con los padres. ‘Voy con la moto al instituto’, les digo, ‘no mamá, no vengas con la moto’, como si se avergonzaran, es la edad. Pero yo creo que están contentos de tener una madre como la que tienen.

P. Y si en algún momento tus hijos te dijeran que quieren una moto, ¿se lo permitirías?

R. Si me pidieran tener moto, lo que haría sería llevarlos a una escuela de conducción y los formaría, porque yo creo que eso es lo que nos falta a muchos de nosotros. Cuando empecé en el mundo de la moto tuve grupo mixto, porque siempre he dicho que hay que aprender tanto de los hombres como de las mujeres. Y los amigos insistían para que metiera en algún curso en circuito, y yo les decía ‘¡pero si no quiero correr!’, ‘no, es para que aprendas, para que leas la carretera’, me respondían. Y he estado finalmente en circuitos y he aprendido, me han enseñado a soltarme, a tomar curvas… Y me he ido formando para poder pilotar una moto y si mis hijos me dijeran ‘mamá quiero coger una moto’, mañana mismo se estarían preparando para hacerlo, ¡claro que sí!

P. ¿Cómo vas por la carretera cuando viajas, en las rutas?

R. “Ya he dicho que no me gusta correr, yo voy por la carretera disfrutando de cada kilómetro, de cada curva, viendo el paisaje y si vas corriendo no lo puedes saborear. Yo no hago una ruta para coger curvas, yo voy a un sitio a disfrutar el recorrido, haya curvas o rectas, disfrutando de la naturaleza y del café que me tome donde pare. ¡Ese cafetito!, porque no tengo tiempo para más, es llegar, tomarlo y volver, pero siempre disfrutando de todo, menos corriendo. Yo entiendo que haya gente que le gusta correr, pero te pierdes muchas cosas por el camino”.

P. ¿Crees que la mujer tiene algún hándicap para acceder al mundo de la moto?

R. Yo creo que no. En España, cualquier mujer puede pilotar una moto, conducirla o manejarla –“yo creo que una moto se pilota”, aclara-, otra cosa es que te guste o no. Entiendo a las mujeres que prefieren ir de acompañantes, les gusta ir así, y estoy segura que muchos de ellos estarían encantados de que ellas cogieran una moto, vamos, pegarían saltos, y en cambio a ellas no les gusta. Pero la que coge un coche, tiene el mismo acceso a una moto.

P. A esas mujeres que no se atreven a dar el paso, hay que decirles la frase que antes has citado, “Querer es poder”.

R. Claro, querer es poder, pero hay que querer y te tiene que gustar. Yo, recibo muchos mensajes de mujeres, sobre todo de aquellas que son independientes y no tienen grupo motero, y quieren iniciarse en el mundo de la moto, y hablo con ellas, las animo a que vayan a la autoescuela, que les den tres o cuatro clases, que hagan una toma de contacto, porque es importante que se monten en una moto. Les digo que lo hagan en un circuito de prácticas, donde no habrá ningún problema y si te caes no va a pasar nada. Se trata de hacer esa pequeña prueba, y van a ver enseguida si les gusta. Yo creo que cuando te subes a una moto y la pones en marcha, sabes rápidamente si te gusta o no, si la gasolinacorre por tus venas, el sonido del motor… Las animo a que hagan esa prueba.

Uno de los temas que a MJ “le pone los pelos de punta” es el de las “‘kedadas’ exclusivas para mujeres moteras. Me invitaron este año y el anterior a este tipo te concentraciones, para que fuera, y les dije que iba con Agustín, que siempre vamos los dos, ‘no, él no puede venir’, me respondieron, ‘pero ¿cómo no va a poder ir?’, les he dije yo, ‘es que no pueden ir hombres’, me contestan, ‘pero ¿cómo no van a ir hombres?’. No comparto ni apruebo que se haga una concentración promoviendo una igualdad de género excluyendo a una parte de la sociedad. Y no soy machista, a mí nadie me da clases de feminismo, soy una mujer independiente, dirijo mi propia empresa, tengo mi casa, dirijo mi moto, mi vida, a mí nadie me dice cómo tengo que hablar, cómo vestir ni qué hacer, creo que soy un ejemplo de mujer libre. O sea, a mí clases de feminismo no me las da nadie, pero para poder ser quién soy, he tenido que luchar mucho y a mi lado ha habido grandes mujeres, pero también me han ayudado hombres a derribar muros cuando no tenía fuerzas para hacerlo. La igualdad de género y la libertad de la mujer no es una lucha solo de mujeres, es una lucha de todos”.

P. María José, tú tienes una panadería, negocio considerado un servicio esencial, permaneciendo abierta en este tiempo de coronavirus por el servicio tan vital que presta, ¿cómo lo llevas?

R. Yo, personalmente, lo llevo mal, porque me implica estar lejos de mi familia. Soy una persona considerada de riesgo porque estoy en contacto con mucha gente a la que atiendo durante todo el día, por lo tanto, estoy expuesta y eso me obliga a mantenerme alejada de mis seres queridos para protegerlos. Y me enfado cuando escucho eso de que la gente se aburre en su casa, o se quejan de estar en su casa con su familia, yo eso no lo entiendo, porque a mí me encantaría estar con mis hijos, porque es lo único que necesitamos, sin ellos es una casa fría. Llevo sin verles, a ellos y a mi madre, todo lo que llevamos de confinamiento, tanto Agustín como yo, sin ver a nadie. Hace poco fue el cumpleaños de mi hijo y le felicite por videoconferencia y el vivir de esta forma, me afecta. Tengo a la mitad de la plantilla en sus casas y la otra trabajando, por si acaso nos pusiéramos malos y los que estamos, trabajamos el doble.

María José tienen claro lo que hará cuando acabe el confinamiento lo “celebraré con mi familia. Luego, mi ilusión se centra en el Cabo de Palos Motorcycle Festival (https://motoclubcabodepalos.com/motoclub/), idea que surge a raíz del desastre ecológico en la Manga del Mar Menor, aunque el futuro es incierto y la fecha del evento también lo es. Y tengo claro que este año invertiré mí tiempo y dinero en España, porque creo que nos necesita”

P. ¿La gente, cuando va a tu establecimiento, se comporta cívica y educadamente, respetando las colas, la distancia de seguridad, etc?

R. La mayoría de las personas se comportan cívicamente. Solo entra a la tienda un comprador, los otros permanecen fuera esperando su turno, y la cola es enorme porque respetan esos dos metros de distancia y no hay ningún problema. La gente no se queja y eso que aguarda muchísimo, porque se atiende de uno en uno y yo creo que la ciudadanía está dando un ejemplo de comportamiento respetando el estado de alarma. Yo creo mucho en la gente, en la humanidad.

P. Cómo llevas estar lejos de tu moto, tenerla parada.

R. No está lejos, porque la tengo metida en casa (risas). Entonces, bajo, la miro y no lo llevo mal porque ahora mismo no tengo tiempo, estoy tan cansada y agotada… Además, veo grabaciones de carreras en la televisión, tengo vuestros libros (aplica el plural porque, además del libro ‘El mundo en moto’ de Charly Sinewan, y otros, también tiene el mío, ‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrad España’, todo un honor para el arriba firmante), o sea que mono de moto no me da tiempo a tener, pero sí es verdad qué estamos deseando que nos den el pistoletazo de salida para poder disfrutar, porque la moto se convierte en una necesidad, al menos para mí.

Los sentimientos que tiene María José cuando se sube a su XR son especiales, porque “es el lugar donde resido, dónde me encuentro, donde no hay nadie más (ríe de nuevo). Yo tengo mucho trabajo, mucha responsabilidad que me produce mucho estrés, y el único lugar donde no hay nada de eso es cuando me monto en mi moto, cuando me pongo el casco y me bajo la visera y todo mi mundo desaparece, ya no existe nada más que yo. Hay gente que hace yoga, yo monto en moto. Para mí es una liberación, por cada kilómetro que hago voy dejando un peso atrás y encuentro eso de lo que todo el mundo habla y que no todos conocen, que es la libertad”.

Cuanto más “pilota” la S 1000 XR esta rider de charla larga y juiciosa, más convencida está de que es para ella “excelente en todo. La XR tiene todo lo que yo necesito -corrobora-. Cuando la gente contempla la XR, ve la agresividad y la deportividad, como he apuntado anteriormente, pero yo no. Yo veo más el lado ‘adventure’, el ‘touring’, para mí es una moto qué tiene una posición cómoda, es ligera de movimientos, ágil… Yo siempre digo que parece que vayamos bailando por la carretera. Es segura y fiable, pero también es exigente, porque tiene mucho carácter y eso la diferencia de otras motos. Yo siempre digo que, si yo fuera una moto, sería una XR (risas), tiene mí mismo carácter, por eso me gusta tanto, porque me veo reflejada en ella. Pero todo depende de cómo la quieras llevar”.

Lo que MJ valora más en una salida o viaje con su moto es esto último. “El viaje es lo que me aporta, yo soy una enamorada de los kilómetros que hago. Elijo el destino porque me gusta conocer sitios, y me gusta ir a lugares nuevos, pero lo que realmente me motiva es el recorrido. Cuando Agustín y yo viajamos, la duración de la ruta está en función de la luz, y antes de que anochezca buscamos alojamiento, en camping u hotel, y será el destino que sea, simplemente nos detenemos para dormir porque se nos ha acabado la carretera”.

P. Oye, María José, las maletas de tu moto son suficientes para llevar tu equipaje, le pregunto más como un guiño simpático que malicioso.

R. La verdad es que eso es un cachondeo, porque siempre me preguntan si llevo el secador por el pelo tan largo que tengo. A mí me sobra maleta, cuando uno hace tantos viajes ves todo lo que te sobra: cinco camisetas y pastillas para lavar la ropa y con eso te vale, no hace falta que lleves un armario y te vas apañando. Llevamos las herramientas, gasolina…, todo lo que necesitamos para no quedarnos tirados, dándole prioridad a la carretera. Es cierto que la GS tiene más capacidad, y la pobre es la que carga más, pero yo no necesito mucho, cuando salgo de ruta lo único que necesito es gasolina y spray para engrasar la cadena de mí XR.

P. El viaje más soñado, el que está por hacer.

R. Pues tengo muchas ganas de ir a China, porque su cultura siempre me ha llamado muchísimo la atención, a lo mejor también porque es el más difícil, pues he estado estudiando la manera de entrar en moto y es muy complicado, porque cuando no estás en ruta siempre estás pensando en hacerla. Pero mi viaje será la vuelta al mundo con la mochila y mi moto, en cuanto me den pista, cuando tenga la vida un poco solucionada y mis hijos sean más independientes, porque aquí no me quedo.

La filosofía de vida de esta rider que adora ir en moto es que “la vida es bella y creo sobre todo en la solidaridad, creo en lo positivo, en ayudar en mis rutas. A mí me encantaría ser, por ejemplo, Alfonso Gordon, irme a la ‘Ruta del agua’ con él o con Elsi Rider, y llevar un mensaje solidario, me encantaría hacer ese tipo de viajes. Les admiro con locura y sigo a todos los compañeros que recorren el mundo y me lo enseñan, pero admirar sólo admiro a aquellos que aparte de enseñármelo lo ayudan. Me encantaría ser una motoviajera solidaria, hacer algo positivo, ayudar a la gente, a la humanidad, que creo que tiene esperanza porque todavía hay gente por ahí que se la da”.

P. ¿La vida es bella y en moto más?

R. La vida es bella siempre y en moto se aprecia más.

23 Respuestas para “MARÍA JOSÉ MAGRO: “ESTE AÑO RODARÉ CON MI MOTO POR ESPAÑA, PORQUE CREO QUE NOS NECESITA””

  • Agustín dice:

    -Me ha encantado la entrevista,MJ Suki es un ejemplo de humanidad,además moter@ y persona real.
    Un magnífico aporte José María Alegre.

  • Pedro Rodríguez Jareño dice:

    Bonita entrevista, tengo la suerte de haber podido conocer y rodar con Suki y Agus, ellos fueron los qie me dieron el último empujón para comprarme la F800GT que ahora disfruto. Un abrazo pareja.

  • Isabel Puig dice:

    Muy buena entrevista y estoy de acuerdo, este año, viajes por España!!!! Gassss

    • Mj Suki dice:

      Muchas gracia Isabel, espero poder conocerte en persona, eres un referente para mi, cuídate mucho, saludos.

  • Antonio Gil dice:

    Muy buena la entrevista.
    Me encanta lo que has dicho de viajar este año por España ( que tomen ejemplo los demás), para así a ver si entre todos levantamos nuestra economía
    Yo pertenezco al gremio de la hostelería y estaremos muy castigados
    Desde La Mirada, Tarifa, saludos a tod@s l@s moter@s

    • Mj Suki dice:

      Muchas gracias Antonio, espero que todo esto pase pronto y podamos recuperar nuestras vidas, mucho ánimo compañero, saludos.

  • motex25 dice:

    Heeeee……Pedazo entrevista que se ha marcado Suki olé!!!, Que bueno, la verdad es que MJ es una mujer de esas que rompen esquemas, y luego v s que comparte con su compañero la afición de las motos y dices woooo, son una pareja fantástica y divertida y Riders a no poder más, felicidades por esta pedazo entrevista, ya sé que me tinen que contar detenidamente eso del ciervo y del motero que tuvieron que esquivar……

    • Mj Suki dice:

      Muchas gracias Motex, prometo ir a Córdoba a tomarme un café contigo y contarte todo, mientras tanto cuidaros mucho, un abrazo.

    • Espectacular como siempre Suki!!

      Me encanta la entrevista, a ver si cuando acabe todo esto rodamos tod juntos por nuestro bonito país que tiene unos paisajes y unas gentes excepcionales….
      Y en Septiembre nos vemos en festival del moto club CABO DE PALOS!!! Un abrazo 😘

  • Diego dice:

    Nos vemos en Cabo de Palos, Suki! Gran entrevista!

  • Boris dice:

    Que buena entrevista!
    Me pica la curiosidad sobre el encuentro de Cabo de Palos, puedes contarnos algo mas sobre el?
    Muchas gracias por compartir con nosotros tus experiencias!!!

  • Pacuco Solana dice:

    Buenos días.
    Ante todo mi más sincera enhorabuena por esta maravillosa entrevista.
    Dicho esto, quisiera preguntarte, a sabiendas que regentas un negocio propio con sus preocupaciones y problemas, cómo planificas un gran viaje; entendiendo como tal un viaje de larga distancia o dilatado en el tiempo.
    Gracias de nuevo.
    Espero verte en el Motorcycle.

    • Mj Suki dice:

      Gracias Pacuco, es complicado, cuadrar fechas y disponer de ellas no es fácil, pero como he dicho en la entrevista, querer es poder. Somos mucho de planificar según la marcha, aunque llevamos un itinerario marcado, lo cierto es que nunca lo seguimos…jajaja
      Nos vemos en motorcycle, saludos.

  • Galin dice:

    Magnífica entrevista, Mª José. Coincido contigo en todo lo que dices, excepto en que mi moto ideal es otra (ji,ji). Fuera bromas, de ahora en adelante y por bastante tiempo debemos ser solidarios y apoyar a nuestro país, porque es apoyarnos a nosotros mismos. Gracias por compartir tus experiencias. Nos vemos en la carretera, esperemos que pronto. Un afectuoso saludo.

    • Mj Suki dice:

      Muchas gracias Galin, ahora toca ayudar dentro de lo posible, y si encima lo hacemos disfrutando de el mejor país del mundo para rodar en moto mejor…jajaja
      España es infinita!!
      Nos vemos en la carretera compañero, saludos.

  • Francisco dice:

    Y una cosa este verano no te QUEDES EN CASA…😜 Vente para Cabo de Palos que estamos organizando una buena….
    Buen viaje 👍✌️

  • Jose Carmelo dice:

    Muy buena entrevista Suki, me parece un buen plan lo de viajar este año por España, tenemos que arrimar el hombro al sector turístico nacional, espero poder compartir muchas curvas con vosotros este año.
    Un saludo ✌️

Deja tu comentario Francisco