BOLT MOTOR COMPANY: DE UNA R100RS A LA #BOLT32, UN CAMBIO BRUTAL

En esta ocasión os traemos una de las motos que más van a dar que hablar. Se trata de una BMW R100RS del año 77 customizada por el taller valenciano Bolt Motor Company. Gracias a la labor de esta empresa, la R100RS que os presentamos no tiene nada que envidiar en prestaciones a cualquier moto sacada de un concesionario con el cuentakilómetros a cero.

Analizando el antes y el después de esta moto, el cambio es brutal. Para conseguir este resultado final tan puramente ‘cafetero’, se ha optado por utilizar el tren delantero de una BMW K100. Los frenos anteriores son Brembo con discos Galfer sobredimensionados, los latiguillos Goodridge y las tijas custodiadas en ‘cnc’. Por su parte, el faro es Led ‘cafe racer’, los puños Bitwell y lleva semi manillares. La parte electrónica (reloj, cuenta kilómetros e intermitentes), la firma Motogadget.

Es importante destacar que se ha restaurado el motor por completo. Los neumáticos son Avon, las llantas son BMW y los espejos Highsider. Los escapes son artesanales, diseñados y desarrollados por nuestros mecánicos.

Pese a que esta moto lleva detrás un trabajo mecánico casi titánico, lo que más llama la atención es el apartado estético. Esto se debe principalmente a dos cosas: la elección de los colores (el granate y el gris combinan a la perfección) y el uso de una pintura especial que nos ha ayudado a conseguir ese aspecto envejecido que tan bien pega con el estilo ‘cafetero’ antes citado que se buscaba. Siguiendo esta línea, se ha optado por un asiento en ante de color negro.

Viendo proyectos como esta #BOLT32, es fácil cambiar el chip. Una moto customizada en un taller especializado, como es Bolt Motor Company, nos puede dar las mismas prestaciones que cualquier otra moto. Muchos temen que no pase la ITV o que no sea una moto pensada para el día a día, pero cuando las cosas están bien hechas, una moto customizada puede ser nuestra mejor aliada en la carretera.

Deja tu comentario