CLUB BMW TOURING DE ESPAÑA: ¡LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ!

El pasado puente de Todos los Santos, amigos de hacer rutas en moto de toda España estuvimos reunidos bajo el cielo de Castilla La Mancha. Fueron tres días gozando de la conducción, en compañía de amigos y de amigas y de la excepcionalidad de idílicos paisajes.

Hemos celebrado nuestra XIX Concentración Nacional. Pero a la vuelta de este encuentro, rachas de viento terribles nos abordaron en la carretera, llevándose para el recuerdo las múltiples vivencias que el Club BMW Touring de España nos había brindado por tierras albaceteñas.

El viento se llevó risas, charlas, historias y aventuras que Javier, Lourdes, Juanmi y Esperanza nos habían preparado por ‘Halloween’. Se llevó para la vitrina de la añoranza los tres fantasmas, las calabazas y las arañas que habían decorado durante tres días un salón lleno de comensales. Arrasó con las curvas que se trazaron atravesando la Manchuela y el sorprendente paisaje de la Ribera del Júcar y se llevó para el recuerdo a aquellos chalecos color naranja que como vampiros nos perseguían y acechaban nuestro encuentro esperándonos en lugares estratégicos de estudiadas rutas.

Tronchó y se llevó los árboles que se alzaban y daban sombra al paseo que conducía hasta el balneario de Fuentepodrida que no sé a qué debe su nombre porque los refrigerios con los que repusimos fuerzas eran exquisitos. El viento se llevó también las rocas calizas que llenaban los huecos excavados para dar lugar a las cuevas turísticas que adornaban la ladera sobre la que se erigía el Castillo de Chinchilla de Montearagón y dejó volando a un montón de pueblecitos que colgaban sus casas y las amontonaban sobre la sierra. (Alcalá del Júcar, Barragán, Jorquera…).

Se coló por toda la Hoz del Júcar, atravesó sus cañones en los que perdimos la vista al mirar hacia arriba y condujo sus imágenes hasta lugares perdidos de nuestra retina. Llegó hasta el spa del Hotel Beatriz Albacete y sopló y sopló nuestro cuerpo y se llevó todas las tensiones que habíamos acumulado durante el día en zonas cervicales y lumbares. Con el viento se fueron los manjares que degustamos en la agradable velada del primer día de encuentro y las camisas vaqueras que todos lucimos como símbolo de la salida.

En el segundo día siguió nuestra aventura por lugares de La Mancha, a las nueve de la mañana desayunados, con depósitos llenos y preparados. La lluvia nos acompañó en el recorrido y nuestras motos dejaron huella en el Batán del Puerto donde bajamos por un estrecho sendero hasta orillas del río a degustar unas suculentas migas con huevo frito. El agua nos dio una tregua y después de unos pocos kilómetros llegamos a Alcaraz, lugar donde el viento se llevará para el recuerdo aquellas figuras eróticas que el arquitecto Andrés Vandelvira se permitió proyectar en un lugar de culto, presagiando sin duda el viaje que en su día hicieron una vieja y un viejo hacia Albacete. Siguiendo carreteras con largas rectas y buen piso, llegamos a San Pedro donde degustamos un estupendo arroz con pollo calentito y charlamos distendidamente hasta tomar el café. Recorrimos después unos pocos kilómetros por carretera nacional y volvimos hasta Albacete.

Nos dispusimos a celebrar la cena cubriéndonos con nuestras mejores galas para dar rienda suelta a los paladares y después de ésta despertar ilusiones con sorteos y reconocimientos. Esta vez el viento se llevará camisetas, cafeteras y bolsos que se rifaron ante la ilusionada mirada de cada uno de los socios que anhelaban uno de los grandes premios (cazadora BMW, fin de semana en hotel o salida gratis).

E, inexcusablemente, el viento se llevará para el mejor lugar del recuerdo todos y cada uno de los compases que llenaron esa velada el camarote de los hermanos Marx. Nunca estuvo tan lleno ni se puso tanto ritmo en acción. Rock por un tubo, baile desenfrenado y diversión a raudales.

Pero lo que el viento se llevó hasta un lugar muy privilegiado y lo dejará allí durante mucho tiempo es la entrega, amabilidad, entusiasmo y dedicación de Javier, Lourdes, Josemi y Esperanza, Socios del club BMW Touring de España, amigos y ‘road leader’ de esta XIX Concentración Nacional Villa de Albacete.

Por último no puedo olvidar una circunstancia que nos acompañó durante los tres días que duró esta concentración. Quiero referirme a los avituallamientos, a la comida que hemos consumido en cada uno de los momentos preparados y os digo, os prometo, os juro y… a Dios pongo por testigo, que una vez más no hemos pasado ni pizca de hambre.

Mi agradecimiento a los organizadores, a los colaboradores y a todos los socios asistentes que pusieron su entusiasmo y su participación. Han sido unos excelentes días para disfrutar de rutas moteras en compañía, todo lo que el viento se ha llevado ha quedado depositado seguro, en el mejor lugar de nuestro recuerdo. Estamos ya esperando la próxima.

Por Rafi Valenzuela

Fotos: Manolo Cruces y Tania Galeote

2 Respuestas para “CLUB BMW TOURING DE ESPAÑA: ¡LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ!”

Deja tu comentario