PRUEBAS DE CALIFICACIÓN DE LOS EQUIPOS FEMENINOS PARA EL VII BMW MOTORRAD INTERNATIONAL GS TROPHY

Una vez más dos equipos femeninos competirán en el Trofeo Internacional GS, uniendo a damas de Colombia, Países Bajos, Francia, Estados Unidos, Australia y Reino Unido.

El BMW Motorrad International GS Trophy Female Team Qualifier 2019 llegó a un emocionante final después de tres días de competición de motociclismo de aventura en circuitos cercanos a la capital malagueña, España. 31 mujeres que representaban a 20 países de todo el mundo compitieron por uno de los seis puestos en lo que será la séptima edición del prestigioso Trofeo BMW Motorrad International GS, que se celebrará en Nueva Zelanda en febrero de 2020.

BMW Motorrad había garantizado lugares para tres féminas (un equipo) en la competición de Nueva Zelanda, pero la calidad de las pilotos en esta eliminatoria femenina fue tal que, por segunda vez en la historia del Trofeo GS, un segundo equipo de tres motociclistas mereció la inclusión. En el evento de 2017 esto se comunicó al final de la competición, pero este año se anunció antes del tercer y último día de pruebas, para que cada piloto pudiera hacer todo lo posible para calificarse.

La superprueba del último día reorganizó la tabla de líderes, aparejando alegría y angustia en igual medida. Finalmente, la prueba clasificatoria para el International GS Trophy 2020 señaló sus seis competidoras femeninas: Isabella Londono Rivas, de Colombia; Nikki van der Spek, de los Países Bajos; Claire Bichard, de Francia; Lisa Taylor, de los EE.UU; Andrea Box, de Australia y Klara Finkele, del Reino Unido.

Es destacable el éxito que ha alcanzado este evento. La primera clasificación de chicas, celebrada en 2015, vio a diez finalistas elegidas entre más de cien solicitantes. En 2017, 23 competidoras ganaron su lugar en la final femenina a través de las pruebas clasificatorias nacionales/regionales del GS Trophy. Tal ha sido el crecimiento del interés de las comunidades internacionales de GS este año que se clasificaron 32 mujeres –incluyendo una cancelación de última hora– para esta prueba final.

Indudablemente, este crecimiento, tanto en número como en calidad de pilotaje, refleja el continuo incremento del interés mundial de las mujeres por el motociclismo de aventura. Este año, los países recién participantes fueron Argentina, Brasil, Italia, Jordania, Líbano, Marruecos, Países Bajos y Noruega. La presencia de competidoras de algunos de estos países refleja las actitudes cambiantes hacia las damas que participan en el motociclismo recreativo.

Un breve resumen del desarrollo de las tres jornadas del International GS Trophy Female Team Qualifier de este año:

Primer día: jueves 24 de octubre. Málaga, 21ºC, soleado.

Tras su llegada escalonada a Málaga durante los días anteriores –para dar tiempo a los vuelos de larga distancia– y haber completado la inscripción el miércoles por la tarde, hubo una convocatoria para desayunar a las 7:30 de la mañana el primer día de la Clasificación Internacional por Equipos Femeninos 2019. A las 8:30 horas, se les habían asignado sus BMW F 850 GS y salían del Alhaurin Golf Resort rumbo al Enduro Park Andalucía, donde les esperaban cuatro pruebas.

El desafío más importante fue un largo bucle sobre una ladera con subsecciones de desafío especial que exigían un control fino y donde los accidentes o las incidencias del curso suponían sanciones adicionales. El recorrido incluía una empinada subida a una colina y su posterior descenso, sobre terreno granuloso, una figura de ocho y una subida prolongada con curvas y pasos sobre roca.

El siguiente desafío fue una prueba de condición física. Un largo recorrido (sí, a pie) a lo largo de un camino rocoso en el fondo de una cantera llevó a las competidoras a su moto, en la que tenían que encajar la llave electrónica para habilitar el modo Enduro Pro; luego, ajustar el asiento y montar la moto de vuelta a lo largo del mismo camino rocoso. Todo ello, naturalmente, contra el reloj. Y sí, hubo algunos percances, ya que algunas de las pilotos arriesgaron más de la cuenta con la esperanza de conseguir un tiempo menor.

Probar la aptitud mecánica fue un desafío que implicaba cambiar la rueda delantera de una F 850 GS, tarea llevada a cabo en parejas. El cambio de rueda más rápido implicó trabajo en equipo, tanto en la liberación y colocación de la rueda como en el equilibrio de la moto. Como todas las del día, esta prueba también fue contrarreloj –y, además, las riders tuvieron que correr dentro y fuera del área de prueba (¡para asegurar una buena frecuencia cardíaca!)–.

La prueba final del día fue probablemente la más simple, pero también la más difícil. Individualmente, las participantes montaban sus motos por un recorrido recto al tiempo que recogían y depositaban conos de tráfico a lo largo del trayecto. Luego, al final, tenían que desmontar y empujar su motocicleta hacia atrás, sorteando los conos para volver a la postura de inicio. El problema fue que el empuje hacia atrás a lo largo del curso era ligeramente cuesta arriba y sobre grava suelta. En resumen: un reto muy difícil.

El día se completó con una divertida competencia: una cabalgada en un toro de rodeo mecánico, una manera desenfadada de relajarse de un día difícil en el Parque Enduro y una gran manera de socializar.

Los desafíos del día terminaron; las pilotos se trasladaron a un campamento en el parque natural de La Fuente de Barranco Blanco, donde se las proveyó de un equipo de camping para las siguientes dos noches. La mayoría pasaron dificultades a la hora de montar las tiendas, asearse y estar listas antes de la llamada de las 8:30 de la noche para cenar en una carpa.

Cuando se revelaron los resultados del día, Isabella Londono Rivas, de Colombia, se alzó con el liderato, seguida por la neerlandesa Nikki van der Spek y Claire Bichard, de Francia. Pero, como explicó el director deportivo Christoph Zimmerman, las ‘Top-10’ apenas estaban separadas por un puñado de puntos y con dos días de competencia por delante y muchas más pruebas por venir, todavía estaba abierto para clasificarse para pilotar una GS en Nueva Zelanda en 2020.

Segundo día: viernes, 25 de octubre. Málaga, 22ºC, soleado.

Después de un ajetreado primer día, y su correspondiente noche de campamento, se podría haber disculpado a las 31 pilotos del International Female Team Qualifier si se hubieran encontrado un poco fatigadas en la segunda mañana. Pero con todo un día en el horizonte pilotando, cubriendo un bucle de 150 kilómetros, con pruebas especiales en el camino, en vez de cansadas se presentaron brillantes y ciertamente dispuestas a mejorar las plazas obtenidas el primer día –excepto Isabella Londono Rivas, por supuesto, que simplemente quería mantener su liderazgo en la competición–.

Un recorrido todoterreno llevó a las chicas a la salida de La Fuente para la primera prueba, situada en un pinar del parque natural del Barranco Blanco. Divididas en equipos de tres, las pilotos recibieron una unidad GPS BMW Motorrad Navigator VI junto con las coordenadas de un primer ‘waypoint’, al que tenían que llegar caminando o, preferiblemente, corriendo, y donde encontrarían coordenadas para llegar a la siguiente parada y así, sucesivamente, hasta completar el total de cuatro ‘waypoints’ antes de volver a la meta, llevando evidencias fotográficas de haber encontrado cada uno de los puntos requeridos. Tiempo total permitido: 20 minutos. Los resultados fueron divertidos, especialmente cuando algún equipo no conseguía establecer su GPS en un entorno fuera de la carretera…

Después de haber completado este desafío, las competidoras estaban de vuelta en sus motocicletas GS para un excelente paseo por carretera cerrada mixta, caminos de grava y senderos hasta las colinas donde les esperaba una serie de pruebas. Como siempre, era contrarreloj y el ‘footing’, salirse de la trayectoria marcada y los incidentes suponían, penalizaciones de tiempo. El recorrido continuaba, cruzaba los contornos de la colina y ofrecía escenarios de prueba como un giro en un empinado peralte de una ladera, una subida tachonada de rocas, giros en suelo suelto y, cerca del final, un trayecto a través de una cantera. La velocidad jugaba contra la precisión, pero todas disfrutaron de la oportunidad de demostrar de nuevo sus impresionantes habilidades off-road.

Tras regresar a Barranco Blanco, las pilotos comenzaron la prueba final del día, después de ocho agotadoras horas desde que salieron por la mañana. Era una prueba de resistencia, ya que justo cuando veían el final del día –y bastante cansadas– se enfrentaron a una carrera hacia arriba y luego hacia abajo de una colina de arena de 30 metros, casi un acantilado, llevando una lata de combustible de cinco litros. Mientras que el ascenso fue agotador y requería escalar tanto con las manos como con los pies, el descenso ponía los pelos de punta, ya que las competidoras más entusiastas lo hicieron a toda velocidad.

Increíblemente, después de los tres desafíos, las tres principales competidoras seguían posicionadas en los mismos puestos. Sólo que ahora Nikki van der Spek era líder por delante de Isabella Londono Rivas –el intercambio de posición se produjo debido a un pequeño accidente que Isabella sufrió al final de la prueba–, con Claire Bichard en tercer lugar. Con el anuncio por la noche de que serían seis las mujeres que iban a ir a Nueva Zelanda, las que tenían los restantes lugares del Trofeo International GS en el último día eran Lisa Taylor (EE.UU), Klara Finkele (GB) y Chantel Blake (RSA). Sin embargo, apenas cien puntos separaban a las restantes, por lo que esos preciosos lugares seguían estando al alcance de todas en la superfinal del tercer día.

Tercer día: sábado, 26 de octubre. Málaga, 23ºC, soleado

La fatiga y una fría segunda noche bajo la lona tuvieron como resultado un amanecer del tercer día ligeramente cansado, aunque las competidoras pronto se calentaron al sol cuando regresaron al Parque de Enduro Andalucía para la superfinal.

La superfinal constituyó una vuelta completa a la cantera con una sucesión de desafíos a lo largo del recorrido. Comenzó en una zona de ‘parkour’ con un eslalon, seguido de una figura de ocho y luego conducir a lo largo de una sucesión de durmientes ferroviarios en ángulo, antes de finalizar con un trayecto en un estrecho espacio de postes de telégrafo paralelos. Después, las competidoras dejaron la zona del ‘parkour’ para, mediante el derrapaje de la rueda trasera, derribar un cono de tráfico; luego vino un zig-zag a través de guijarros y lo siguiente, una temible subida de unos 30 metros que apenas se podía subir a pie, que necesitaba un empuje justo en segunda marcha y finalizar con un apropiado uso del acelerador en los últimos metros casi verticales para finalizar la escalada con éxito. Por último, los competidores volvían a bajar la cantera siguiendo un camino rocoso hasta la meta.

Como era de esperar, la superfinal trajo algunos cambios a la clasificación. Espectacularmente, la líder Nikki van der Spek se estrelló en el último giro y perdió la victoria general ante Isabella Londono Rivas, aunque ambas ya estaban clasificadas para entonces. Pero como era de esperar, fue en el segundo equipo de clasificación donde se creó la mayor sensación. La australiana Andrea Box (consiguiendo su segunda clasificación IFT), entrando en la superfinal en una gran vuelta, pilotando limpiamente en varias secciones y a buen ritmo, mientras que tanto Klara Finkele (GB) como Chantel Blake (RSA) sufrieron caídas en sus recorridos. En consecuencia, Andrea saltó hasta el quinto lugar en la clasificación final y Klara se aferró al sexto, mientras que la desafortunada Chantel cayó al séptimo puesto y perdió su oportunidad de competir en Nueva Zelanda.

Esa es la naturaleza de la competencia: tiene que haber ganadores y perdedores y en el International GS Trophy Female Team Qualifier esa máxima también cuenta. Sin embargo, es mérito de las participantes de este evento que la competencia no anulara la camaradería y las amistades que se establecieron. El Trofeo GS es también un lugar de encuentro de Oriente con Occidente, del norte con el sur, y las pilotos competidoras han demostrado de nuevo que todos somos más parecidos que diferentes.

Se ha dicho antes: ¡un mundo, una GS! Ha sido un evento inspirador y ahora las sensacionales seis féminas se unirán a los equipos masculinos en Nueva Zelanda en febrero para pilotar la aventura de su vida.

“Haber ganado es una sensación inesperada; no vine con esta expectativa sino a montar en motocicleta y disfrutar de una gran experiencia, ¡pero aquí estoy, número uno! Ahora mismo no puedo imaginar ir a Nueva Zelanda, no me lo puedo creer. Probablemente cuando me despierte por la mañana y lo piense me parecerá más real”, declaró al final de las pruebas la ganadora absoluta, la colombiana Isabella Londono Rivas.

Deja tu comentario