¡ÉXITO DEL PUNTAPUNTA ESPÍRITU GS EDICIÓN ATLÁNTICA 2019! OCHO DÍAS DE PURA AVENTURA, CAMARADERÍA Y ENSOÑADORES PAISAJES

Tras largos meses de preparación, de la elección de las rutas más variadas, atractivas y espectaculares, de seleccionar los hospedajes más cómodos y adecuados, la costa atlántica marroquí, con su gran riqueza y esplendor, esperaba a los amantes de las dos ruedas BMW en el puntApunta Espíritu GS-Marruecos 2019, para vivir una aventura inolvidable en un continente mágico y apasionante.

11 de octubre. Algeciras

¡Comienza el puntApunta Espíritu GS-Marruecos 2019 Edición Atlántica! En Algeciras se realizan las verificaciones y se disfruta de la exhibición de la edición limitada de la R nineT “puntApunta Espíritu GS”, diez unidades con las que BMW Motorrad España ha querido homenajear los valores de la legendaria BMW R 80 GS que ganó el Dakar con la esencia del evento más emocional de BMW Motorrad España, el puntApunta Espíritu GS.

12 de octubre. Tánger-Midelt

El puntApunta Espíritu GS amanecía temprano ya que el barco que nos trasladaba a Marruecos zarpaba a las 8:00 de la mañana. Tras un paso fronterizo algo más que caótico, los riders partieron hacia el final de etapa con retraso, pero empapándose del característico color azul de las montañas de Chefchaouen. Con una etapa larga por delante y con el retraso acumulado en la frontera abandonamos la esperanza de llegar temprano, por lo que la expedición disfrutó a sus anchas del cambio de terreno y de las montañas conforme se adentraba en tierras de Ifrane y Azru, para terminar en Midelt, a los pies del Atlas.

Tras el ‘briefing’ correspondiente, los riders y sus máquinas se fueron a descansar… Al día siguiente, esperaba la prometedora etapa del Atlas.

13 de octubre. Midelt-Ouarzazate

Etapa del Atlas, de un kilometraje considerable… Ésas eran las premisas que se habían contado en el ‘briefing’ de la víspera y así fue. La salida fue madrugadora y tras un rápido acercamiento a la zona del Rich, se entró en valle tan serpenteante del que se dudaba si se podría salir: ¡más que espectacular!

Pasado el primer Control de Paso y llenar depósitos y estómagos, los participantes entraron en pista. Primero, con precaución, pero, poco a poco, los tacos de los Karoo3 de Metzeler daban ese plus de confianza preciso para las primeras derrapadas, multiplicaban las sonrisas bajo el casco y almacenaban imágenes que no se olvidará en mucho tiempo.

La caravana motera salió del espectacular valle del Todra para terminar en Boulmane Dades, donde encontró pista rápida hasta finalizar la etapa en Ouarzazate. Al final, todos decían lo mismo: “¡Etapón!”.

14 de octubre. Ouarzazate-Ouarzazate

En Ouarzazate, “Puerta del Desierto”, llegó el merecido descanso, “disfrutando” de una noche con rayos y tormentas, la organización había preparado una ruta circular de 180 kilómetros, gran parte de ellos off-road. Las motocicletas rodaban muy rápidas y pronto se pudo constatar que cuando llueve en Marruecos lo hace a gusto, hasta tal punto que las aguas caídas impidieron vadear el acceso al oasis del Ziz.

Por lo mismo, el vadeo de los ríos desbordados se ponía interesante, puesto que la fuerza del agua, con intenso color chocolate por el barro, obligaba a adoptar precauciones extra para atravesarlos.

Tocaba reponer fuerzas y qué mejor que uno de los innumerables puestos de comida callejera, todo un clásico del puntApunta Espíritu GS, donde la gastronomía marroquí y el refresco de rigor hacen más llevaderas las etapas.

Una pista más técnica que la anterior y con una salida muy poco marcada, obligaba a utilizar los rumbos de navegación que indicaba el road-book, lo que hacía del trayecto una aventura apasionante.

Una vez visitada la kasbah de Ait Ben Haddou, lugar recomendado, una típica comida bereber: la digestión de los diferentes tajines y cuscús se hizo durante el último tramo de off-road que llevaría de vuelta a Ouarzazate, más concretamente a su Museo del Cine, para acabar buscando el final de etapa y un merecido baño en la piscina del hotel.

Próximo destino: el BMW Camp en el desierto.

15 de octubre. Ouarzazate-BMW Camp

Como este puntApunta está siendo verdaderamente intenso, comienza a notarse el cansancio. Se amaneció más temprano en el hotel, ya que se adelantó la salida media hora. Tocaba recorrer la antigua carretera a Zagora para luego entrar en los palmerales que anunciaban la puerta del desierto.

Las tormentas de los pasados días impidieron recorrer el trazado previsto por la organización, desde los primeros tramos de carretera hacia el famoso paso de alta montaña Tizi’n-Tinififft: donde antes había una carretera, ahora había piedras y lodo y donde había una pista, simplemente quedaban auténticos arenales de grava que hicieron mucho más dura la etapa.

No obstante, fue rápida y enseguida se entró en las antiguas carreteras que acompañaban el palmeral rumbo a Zagora. Se ingresó en la ciudad por la pista a Merzouga y se pudo disfrutar de sus numerosos puestos de comida y los cafetines de la zona.

Salida de Zagora sobre los mismos pasos de ida, por la N9 hacia Agdz, teniendo previsto una pista de 50 kilómetros, pero otra vez más la tormenta enseñaba que el agua discurre libre por pistas y caminos dejando imposible transitar por ellas, por lo que la organización la canceló por razones de seguridad. Una pena que dejó en el ánimo de los moteros la voluntad de volver para acabar lo que se había empezado.

Tras el enlace por carretera, llegada al BMW Camp, una infraestructura impresionante donde de la nada había todo un pequeño pueblo con sus mecánicos, cocinas, baños, comedores…, y donde la zona más visitada fue la hoguera, junto a la que se disfrutaron mil y una aventuras.

¡Mañana, rumbo al Atlántico!

16 de octubre. BMW Camp-Agadir

Amaneció temprano en el BMW Camp y se desayunó en la jaima central donde aún humeaba la hoguera de la noche anterior. Las noches de campamento son especiales, siendo una de las jornadas del evento que más se esperan.

Desde el punto de salida del ‘road-book’, se puso rumbo a la costa por carretera, aún con frío en el ambiente: el desierto es lo que tiene: calor de día y frío durante la noche.

La intención era llegar rápidamente a Agadir y poder disfrutar de la localidad, pero pasando antes por la provincia de Tarudant, donde los pilotos comprobaron en directo el desastre de la DANA y la fiereza con que levantó asfaltos y derribó casas a su paso.

Al salir de Tarudant, el CP-1 anticipó la entrada en pistas, lo que originó las primeras polvaredas de la etapa y las primeras cruzadas de las motocicletas en una ruta para disfrutar.

Tocaba ya acceder a Agadir por su caótica entrada y por fin ver el océano tras las desérticas pistas, recordándonos que se trataba de la edición Atlántica del puntApunta Espíritu GS. Tras llegar al hotel y darnos una reconfortante ducha, salida para disfrutar de la gastronomía local en la que pescados y mariscos están a la orden del día. Los más valientes se dieron un chapuzón en la playa para, tras el ‘briefing’, cenar todos juntos en el hotel.

La siguiente etapa prometía: pistas, montaña y costa. Etapa “atlántica” por excelencia…

17 de octubre. Agadir-Essaouira

En esta jornada realmente se vio por qué el puntApunta Espíritu GS-Marruecos 2019 lleva el apellido de Edición Atlántica. El grupo tenía muchas ganas de rodar junto al mar y la etapa no pudo ser más marinera. Comenzamos temprano desde Agadir y, tras un desayuno espectacular, los pilotos se dirigieron al sellado con ganas de salir.

La primera sorpresa fue al irnos hacia la montaña, descubrir el llamado Paradise Valley, un lugar escondido entre rocas que, accediendo a pie, daba la oportunidad de observar su impresionante cascada.

La ruta continuaba zigzagueante ascendiendo dos puertos de montaña, haciendo disfrutar del asfalto con nuestras motocicletas y llegando a la presa que abastece de agua la ciudad de Agadir, pero las vistas bien merecían la ascensión.

Después de una bajada vertiginosa, el ‘road-book’ llevaba a atravesar diferentes pueblos y valles a cuál más pintoresco, hasta alcanzar la carretera general por lo que ya se rodó más ligeros hacia el final de evento, durante gran parte del trayecto a lo de los acantilados y playas que salpicaron esta edición.

Luego de un breve descanso llegaron las pistas de piedras blancas. La polvareda que levantaba la expedición se divisaba desde bien lejos, y motos y participantes acabaron cubiertos de polvo blanco.

Así se llegó a Essaouira para disfrutar y conocer una bella ciudad que los acogió gustosamente, brindándoles su rica gastronomía basada en pescado y marisco en los cafetines de esta localidad amurallada.

El habitual ‘briefing’ de final de etapa y la preparación de la siguiente jornada dio paso al merecido descanso. De nuevo, se hizo noche en una playa de Marruecos.

18 de octubre. Essaouira-Casablanca

La noche se pasó en Essaouira, donde pudimos admirar la Skala de la Kasbah del puerto, amaneció frente a la playa en un espectacular inicio de día. Tras desayunar todos juntos, lo primero fue la “foto de familia” en la playa, momento que ya anunciaba que el viaje entraba en su recta final, aunque aún debíamos recorrer 347 kilómetros de carreteras costeras y pueblecitos entre Essaouira y Casablanca. La carreta R301 recorre la costa pasando por innumerables pueblos del litoral donde el pescado y marisco son los protagonistas. en Essaouira, donde pudimos admirar la Skala de la Kasbah del puerto, amaneció frente a la playa en un espectacular inicio de día. Tras desayunar todos juntos, lo primero fue la “foto de familia” en la playa, momento que ya anunciaba que el viaje entraba en su recta final, aunque aún debíamos recorrer 347 kilómetros de carreteras costeras y pueblecitos entre Essaouira y Casablanca. La carreta R301 recorre la costa pasando por innumerables pueblos del litoral donde el pescado y marisco son los protagonistas.

A la llegada a la siempre caótica Casablanca, la ruta dejó libre parte de la tarde para las visitas obligadas, como, por ejemplo, la mezquita Hassan II, la segunda más grande del mundo, que junto a la bruma de las olas formaban una imagen de postal.

Finalizado el ‘briefing’ para la última etapa y la cena, vivimos uno de los momentos más especiales del evento: la entrega del reconocimiento Finisher y los agradecimientos a todos los participantes y colaboradores que han hecho posible la 3ª edición del puntApunta Espíritu GS.

19 de octubre. Casablanca-Tánger Med

Ya sólo quedaba la última jornada de viaje para llegar de vuelta a Tánger Med y coger el ferry que nos devolviera al punto de partida en la península. Ha sido un placer compartir esta aventura con todos los participantes.

¡La edición puntApunta Espíritu GS 2020 nos espera!

Una respuesta para “¡ÉXITO DEL PUNTAPUNTA ESPÍRITU GS EDICIÓN ATLÁNTICA 2019! OCHO DÍAS DE PURA AVENTURA, CAMARADERÍA Y ENSOÑADORES PAISAJES”

  • Juan Carlos Cavin dice:

    Tercer PaP Marruecos…✔️…espectacular!!.. gracias a Tony y su equipo, por la seguridad, y calidez que transmiten en cada edición y a BMW y colaboradores por continuar ofreciendonos esta fantástica aventura por Marruecos, y ayuda humanitaria, también a los participantes, especialmete a los que ya llevamos 3 años rodando juntos, gracias por su compañerismo. El año que viene nos volveremos a encontrar.

Deja tu comentario