LA EVOLUCIÓN DEL RIDER

Por Eduard López Arcos
Como seres humanos hemos evolucionado. Pienso que en algunas cosas lo hemos hecho de forma positiva, pero en otras hemos seguido un camino que nos ha llevado a muchos problemas, cada vez más evidentes.

De cuatro patas a dos ruedas

No voy a decir que el motociclista sea la evolución del ser humano, eso sería demasiado pretensioso, y si lo dijera sería en tono de broma. Pero sí que el motociclista, como entidad propia, debería ser un ejemplo de evolución. El motociclista está obligado a evolucionar en sus instintos, la técnica y el equilibro con el fin de sobrevivir. Cuanto más dominemos nuestra moto más probabilidades tenemos de evitar un accidente o una mala maniobra que nos lleve a hacernos daño. Aparte de este punto, que para mí es el mas importante, luego se encuentra el placer de conducir la moto por una serie de razones que cada uno valora individualmente. El nivel de dominio que tengamos en el pilotaje es directamente proporcional al placer y la diversión que nos reporta. Eso nos debe motivar para mantener un aprendizaje constante, cuya evolución nos recompense con un incremento en seguridad y felicidad.

BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2019

Después de dos meses viajando por diferentes países de Europa, visitando a amigos, conociendo a nuevas amistades y viviendo bonitas experiencias, llegó el día de la cita anual a la que no falto desde hace ya unos años. Sí, me refiero al BMW Motorrad Days que por segundo año se ha celebrado en Sabiñánigo, en el Pirineo aragonés.

Como para muchos riders, los BMW Motorrad Days son una estupenda oportunidad para compartir unas jornadas entre amigos y disfrutar juntos de la pasión por la moto. De todas las actividades que se hacen cada año, la que más me gusta son las actuaciones de Narcís Roca, el stunt rider oficial de la marca. Junto con Chris Pfeiffer, en temporadas anteriores habían hecho espectáculos increíbles, exhibiendo trucos que nos dejaban a todos con la boca abierta. Desde que Pfeiffer se retiró, Narcís ha permanecido como único actor de las exhibiciones, pero eso no ha hecho que éstas sean menos emocionantes o más breves. Narcís siempre está inventando trucos nuevos y nos demuestra que lo que es difícil de superar se acaba superando, a pesar de que parezca imposible subir todavía más el nivel.

La pasión del equilibrio

Narcís ha desarrollado el sentido del equilibrio a través de la práctica sobre las dos ruedas. Su dominio de la moto es total y ejerce un control sobre la máquina que es admirable. Aún si para él ser stunt rider es una profesión, yo lo veo siempre feliz encima de la moto y con una actitud muy positiva que logra transmitir a los espectadores en sus exhibiciones.

Pero Narcís no está solo y cuenta con el mejor equipo. Su pareja y sus padres son parte del motor de Roca. Su padre, que también se llama Narcís, se encarga de la mecánica de las motos, de evolucionarlas y adaptarlas a cada show. La familia Roca lleva toda una vida dedicada al motociclismo, ya sea pilotando motos en carreras como trabajando en la mecánica. Los vecinos del Maresme conocen muy bien Rocamoto, el taller y tienda de motos de esta entrañable y apasionada familia ubicado en Vilassar de Mar. He tenido la fortuna de conocerlos desde que era pequeño. Mi hermano, seis años mayor que yo, les había comprado dos motos, y en alguna ocasión el mayor de los Roca me había resuelto alguna emergencia en mi BMW, con su habitual destreza y profesionalidad. Me llevo una gran alegría cuando coincido con ellos y compartimos unos minutos de charla.

No todos llegaremos a ser stunt rider como Narcís Roca, pero cada uno evolucionará en la disciplina que más le satisfaga, en calidad de aficionado o profesional, con el denominador común de que absolutamente todos los motociclistas compartimos la pasión del equilibrio, tal y como decía el amigo Ricky Godoy que nos sigue guiando desde la otra dimensión.

Deja tu comentario