AMIGOS DE CLÁSICAS BMW DE ESPAÑA: CRÓNICA DE LOS BMW MOTORRAD DAYS 2019

Eloi Rius, que por tercer año consecutivo asistió a los BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2019, viajando junto a su padre a lomos de la BMW R 1200 RT edición especial 75º Aniversario de su abuelo, nos hace de nuevo la crónica del evento celebrado por segunda vez en la localidad oscense.

Hola a todos, de nuevo aquí. Soy Eloi, la tercera generación de la familia Rius que monta en BMW, de momento de acompañante de mi padre, y en honor a mi abuelo Lluís Rius. Un año más en los BMW Motorrad Days Sabiñánigo, que rápido y lento que pasa el tiempo a la vez, esperas que lleguen estos días, y cuando te das cuenta, ya se han terminado.

Tercer año consecutivo invitado por Amigos de Clásicas BMW a la fiesta de los riders en Sabiñánigo, y, como era de esperar, de nuevo han sido ellos los que me han pedido si me animaba a hacer otra crónica de esta edición, ¡cómo no!, ya que así espero tener un nuevo polo de las Clásicas R90S.

Como os podéis imaginar, no sólo he pasado todo el verano esperando de nuevo este momento para poder asistir al evento que se celebra en Sabiñánigo, ha sido todo el año esperando…

Viernes

Hoy era el segundo día de clase, ya que empezaron ayer, y ya estoy cursando ESO. Pues bien, mi segundo día empieza con emoción, moto cargada y nos vamos hacia Sabiñánigo, así tendrían que ser todos los principios de curso, con ¡fuerza y ganas!

Ruta directa, sin paradas para llegar a comer al recinto, allí ya nos encontraremos con mis Amigos de las Clásicas, y quiero destacar a Eduardo, que en esta ocasión ha venido con su BMW R75/5 que cumple 50 años desde su fabricación, y a Jordi, que pilota un precioso sidecar montado sobre una GS Paris Dakar.

Ya en la mesa, puntuales, mi padre contando a Jordi la historia que tiene la BMW R 1200 RT, edición especial 75º Aniversario, de mi abuelo, y yo… con ganas de que nos den ya el pin, adhesivos y pulsera tradicionales de estos eventos.

¡Pues sí! Ya estamos inscritos, ¡bien! Reconocimiento del recinto, que es una prioridad principal para mí. Nueva zona para los más, y no tan pequeños, un mega hinchable para tirarse a la cruz ‘X’, zona de carpas de Clubes, zona de Colaboradores, las Heritage BMW, el Stunt Show de Narcis Roca y el Off-Road de Isaac.

El hotel de concentración, es el mismo del año anterior, ubicado en Senegüe, los clásicos que no habían llegado al recinto de Sabiñánigo, lo hacen justo para la cena, caras nuevas, y otras ya esperadas, qué ilusión poder estar un año más con mis amigos de las clásicas.

Transcurrida la cena, ‘briefing’ para la salida y ruta de mañana, instrucciones y mapa de la ruta, copia de plano de carreteras para llegar al sitio del aperitivo y regreso al evento. También se comentan las novedades para el 2020, en el que se hará un viaje hasta los BMW Motorrad Days de Garmisch-Partenkirchen.

Posteriormente, Paco, en nombre de todos los Amigos de Clásicas BMW, me obsequia con un polo de la edición deeste año de los R90S Days celebrada en Évora, Portugal, estoy más que contento y así ¡mañana lo podré estrenar…!

Sábado

Puntuales, y preparados para la ruta de Clásicas, de nuevo montaremos la R100GS ’89, que para estos días de los BMW Motorrad Days, nos cede un buen amigo de mi padre, y también mío al que aprecio mucho. Su moto, me encanta, es más, me tiene el alma robada con su espíritu GS de verdad

¡Y, guau, qué pasada!, en la carpa de Amigos de Clásicas presentan una maqueta a escala 1:2 del motor de una R90S, vaya, que me lo pido para Reyes… Kike, nos deleita con las explicaciones de montaje, y el acabado final es fantástico con el movimiento de motor y la simulación de la chispa de bujía mediante una luz led roja dentro de la cavidad del cilindro.

Foto de familia de todo el grupo de Amigos Clásicas con la Dirección de BMW Motorrad España, y ya preparados para empezar la ruta. A ver cómo es la de este año…

Salimos del recinto para reagruparnos todos en Senegüe, donde se puede repostar unos metros antes del punto de encuentro. Salimos dirección Biescas, puerto de Cotefalo, este año al revés del pasado, de aquí a Broto y en Sarvisé, una carretera a la izquierda, que nos llevará dirección Fanlo, el paisaje que nos envuelve nos brinda a los ojos la magnitud de unas espléndidas vistas de este fantástico Pirineo oscense.

Llegamos a Fanlo, un remoto pueblo de la provincia de Huesca y la comarca del Sobrarbe, en los Pirineosaragoneses, a 1.320 metros de altitud, con unas vistas que siguen siendo espectaculares. Aparcamos las motos y nos dirigimos a una “borda” (que está donde nadie nunca se lo hubiera esperado), nos sentamos y empiezan a llegar chorizos, longanizas, quesos, pan… y con todo esto, yo ya me doy por comido.

Al finalizar este tentempié, ya es la hora del sorteo, se reparten números para participar en él, pero en esta ocasión los que ya han recibido premio de anteriores ediciones, quedan exentos de número. Yo tengo el 39, a ver a quien le toca este año…

¡Eloi! ¿Sí? Ven, nos hace falta la mano inocente, dentro de mí, lo primero que pensé fue que yo de inocente tengo poco, pero ya viene siendo costumbre que yo saque el número para el afortunado. Este año, se sortean dos premios, el primero un Casco BMW cedido por BMW Motorrad España, y el segundo gentileza de Franzis (fabricante alemán) autor de la reproducción del motor de la R90S.

El afortunado en esta ocasión para el casco, es Pere Gracia, un veterano de las clásicas, al que también lo acompaña su hijo, con moto moderna, pero esto ya me da a pensar que es lo normal, que, de generación en generación, se transmite la pasión por las dos ruedas, y mejor aún si éstas son BMW.

Y la maqueta del motor R90S, recae en María y Alex Reboll, que, cómo no, siguiendo los pasos de su padre, montan una preciosa BMW clásica, una R100S.

De vuelta, y como también en la ida, tenemos suerte de Kike y su Nikon que nos hacen unos ‘cliks’ para la posteridad, me molan estas fotos en la que se nos ve con la GS clásica. Bajada en dirección Sarvisé, Fiscal y de nuevo Sabiñánigo. Una mañana perfecta, buena compañía, una motos fantásticas, excelente ruta y paisajes y muy buena organización, nadie se ha perdido.

El sábado todo el grupo de clásicas cenamos en el hotel, todo concentrado en el hotel donde nos alojamos es una buena elección, pues no hay que moverse tanto con viajes de arriba abajo y además lo importante no es el sitio donde se cena, sino con quien se está compartiendo la mesa.

Domingo

Se nota que el domingo es el último día de los BMW Motorrad Days, menos gente, pero más acogedor. Así, aprovecho para probar el BMW Motorrad X2City, ¡David, gracias de nuevo!, qué patinete, se nota que tienen mano en esta marca los vehículos de dos ruedas, ¡cómo va!

Vemos los últimos shows de Stunt de Narcis Roca, y en la carpa del puntApunta se hace el sorteo para unas inscripciones a dicho evento, yo hago una vez más de mano inocente, y me regalan unas pulseras del puntApunta de la pasada edición.

No puede faltar la foto de rigor con José Mª Alegre, el reportero de los reporteros, a ver si se me pega algo… y, por cierto, qué buena lectura es su libro presentado el año pasado, “El mundo sobre dos ruedas”. Me gustan sus crónicas en la Newsletter de BMW y reencontrarnos de nuevo siempre me hace mucha ilusión. Un abrazo y ¡hasta la próxima!

Últimas vueltas por el recinto, saludamos a los conocidos con los que coincidimos en otras ocasiones, como Javier, de Wunderlich que nos muestra todo tipo de accesorios y, como no, foto de rigor en una de sus motos expuestas y obsequio de limpiaviseras.

También saludamos a Natxo Barral, que como siempre presenta sus restauraciones de BMW clásicas, que no solo son fantásticas, sino que parecen salidas de fábrica. Preciosas sus R60 y R80G/S.

Este año conozco a Javier Minchán, al que le gustan mucho las transformaciones tipo ‘cafe racer’ y scrambler, me mola mucho una de ellas en la que él ha participado inspirada como si viniera de África y me pregunto: ¿le habría gustado tenerla a mi Abuelo Lluis cuando estaba en Malawi?

Esto ya se acaba, última comida juntos con los Amigos Clásicas BMW, quedamos pocos ya, sólo seis, incluido yo, casualidad o no, los mismos del año anterior y hacemos una comida informal a base de frankfurts, hamburguesas y chorizos… No se habla mucho, todos sabemos que deberá pasar un año para volver a estar juntos de nuevo en los BMW Motorrad Days…

Hora de despedida, últimos abrazos, y unas lágrimas que se contienen en los ojos de todos, que ya ha pasado otro año, como os dije que repetiría, y lo mantengo para el próximo año. Mil gracias, Amigos de Clásicas, me lo he pasado de nuevo muy, pero que muy bien con todos vosotros, os diré que os echaré de menos, pero también os digo que nos vemos en julio en Alemania, en Garmish, con las R90S y en septiembre en la siguiente edición de los BMW Motorrad Days Sabiñánigo 2020.

Un beso y abrazos para todos.

Eloi Rius

Deja tu comentario