BOLT26, UNA BMW R65 DEL 82 CONVERTIDA EN UNA PRECIOSA SCRAMBLER

En esta ocasión os vamos a hablar de la #BOLT26, una BMW R65 del año 82 customizada por el taller valenciano Bolt Motor Company, con la que se ha conseguido un precioso resultado de moto super funcional con una estética scrambler. Y siempre que busquemos este resultado, las BMW son la mejor opción.

En esta ocasión, se ha intentado explotar al máximo las posibilidades que ofrecen las piezas originales, restaurándolas y trabajándolas para conseguir el aspecto más real posible. Por ejemplo, el tren delantero es prácticamente original, salvo los discos delanteros que son Galfer sobredimensionados y los latiguillos Goodgridge. Como lo clásico y funcional no tienen por qué estar reñidos, tanto el cuenta kilómetros, como el tacómetro y el resto de componentes electrónicos, son Motogadget. Los neumáticos son Continental, los espejos Highsider, los puños Motogadget y el manillar Renthal.

Para conseguir que esta moto sea tan funcional y que su dueño pueda utilizarla a diario, se ha restaurado el motor por completo. Además, en este resultado tan bonito tiene mucho que ver el depósito y su pintura. El éxito de una customización reside en contar con unas manos expertas y en saber elegir las piezas y repuestos correctamente. Además, también es muy importante identificar qué piezas hay que cambiar y cuáles se pueden simplemente restaurar o hacer un lavado de cara para darle una segunda vida. Tampoco hay que olvidar la importancia que tiene elegir correctamente la moto base teniendo en cuenta qué resultado queremos conseguir. Hay que perder tiempo buscando la moto base óptima para nuestro proyecto, ya sea desde el punto de vista estético y mecánico. Como consejo, os recomendamos que algún mecánico de confianza revise la moto antes de empezar con una customización.

Para quiénes no conozcáis aún Bolt Motor Company, es un taller especialista en ‘cafe racer’ ubicado en Valencia, aunque acepta proyectos de todo el mundo.

Deja tu comentario