NEOCUSTOMS

Por Carlos Permuy
Siempre lo he dicho, la BMW R1200C fue una moto que se adelantó a su tiempo. Lanzada en la década de los 90, con una línea elegante y sobria, fue la competencia de las customs americanas que, en esa época, eran las que mandaban en ese segmento.

No obstante, se dejó de fabricar en el año 2004 y jamás se intentó evolucionar ese modelo. Según la marca, el motivo fue que su motor estaba anticuado y que no había ningún propulsor apropiado para seguir con dicho desarrollo en el mundo custom de BMW, pero realmente las cifras mandaban y la R1200C no tenía la acogida deseada en el mercado.

No obstante, una década después empezaron a subir de precio como ninguna otra en el mercado de ocasión y cada vez estaban más demandadas. Al igual que el scooter C1, la R1200C fue una adelantada a su tiempo y no llegar en el momento justo la penalizó en ventas.

Pero a finales de la pasada primavera BMW llevó una moto con un enorme motor de 1.800 cc, con la clásica refrigeración aire/aceite y alimentado por carburadores a la más clásica usanza. Es más, la electrónica brillaba por su ausencia teniendo la justa para las luces y el arranque y su estampa era magnífica, “Long and low” al más puro estilo custom. Para aquellos que a estas alturas aún no lo hayáis adivinado, estoy hablando de la Concept R 18 que se paseó a sus anchas en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este 2019.

Obviamente es un prototipo, pero resulta que últimamente los prototipos que enseña BMW son cada vez más parecidos a la moto de serie final (recordemos la Concept 101 y la Bagger, casi idénticas) y si para el 2020 la marca decide lanzar esta custom al mercado, creo que será todo un éxito.

Pero ¿por qué no funcionó antes y ahora sí lo haría? Para ello voy a poner en marcha mi bola de cristal particular y voy a intentar daros mi punto de vista. En primer lugar, el mercado ha madurado. Ya no somos esos moteros de finales de las décadas de los 80 y 90 ansiosos por deportivas. Tal como les pasó a nuestros vecinos franceses y a los moteros alemanes las naked, trail y touring se han asentado y ya han superado en ventas a las RR desde hace años. Pero, ¿qué pasa con las customs? Recordemos que la marca USA por excelencia no pasa por su mejor momento, que digamos, y anda un poco perdida lanzando motos que no pertenecen a su segmento habitual, como su última trail.

La evolución del mercado pasa por los gustos de los más jóvenes en busca de customs diferentes, más del estilo Heritage de BMW que de ese otro “malote” que imperaba hasta no hace mucho y ahí es donde BMW puede dar en el clavo y llevarse el gato al agua.

Siguiendo la experiencia de su gama Heritage con las NineT al frente, las cuales son una base fantástica para todo tipo de preparaciones (incluso existen opciones de fábrica para ello), no tiene que ser una tarea muy difícil exportar ese “know-how” al mundo custom.

Estoy completamente convencido que la R 18 “de serie” dará un golpe de efecto a la hora de reinventar el mundo custom de tal modo que no os extrañe que bata al “enemigo” en su propia casa.

En fin, el tiempo lo dirá, pero, mientras, puedo asegurar que estamos viviendo unos años muy interesantes en el mundo BMW.

Hasta el mes que viene.

Deja tu comentario