CLUB BMW TOURING: RUTA POR LA MONTAÑA PALENTINA

El 28 de junio, viernes, iniciamos con los amigos del Club BMW Touring esta nueva cita de fin de semana por la desconocida montaña palentina, ubicada al norte de Palencia. Una de las preocupaciones, además de la seguridad, era la ola de calor que estábamos teniendo y que muchos de los compañeros la empezaron a sufrir desde los diferentes puntos de España de dónde procedían.

Recibí a mis compañeros de ruta en el Hotel Real Monasterio San Zoilo de Carrión de los Condes (Palencia). Un lugar precioso y tranquilo dentro de un monasterio rehabilitado, con una arquitectura Monacal y con amplios jardines. Un lugar idílico para relajarse y desconectar.

Con la preocupación de la ola de calor nos pusimos en marcha el sábado prontito, ya que teníamos que llegar hasta Velilla del Rio Carrión (Guardo), que es el inicio de la “Ruta de los Pantanos” en la Montaña Palentina. Fue una ruta preciosa bordeando primero el embalse de Compuerto, hasta Alba de los Cardaños, donde paramos a degustar un pequeño almuerzo (las croquetas estaban riquísimas), con unas magníficas vistas, pudiendo contemplar el pico Curavacas (2.500 m), el pico Espiguete (2.438 m) y, sobre todo, por la visión del embalse de Camporedondo.

De momento, la suerte estaba con nosotros con esos 27º de temperatura que nos acompañó casi toda la mañana. De Alba de los Cardaños nos fuimos a Cervera de Pisuerga, sorteando un montón de curvas de perfecta carretera y bordeando el embalse de Ruesga, hasta que llegamos al desvió de Muda. Este desvío de carretera estrecha y bien cuidada nos adentró por la montaña con una vegetación exuberante, verde y frondosa, que hizo el trayecto hasta Barruelo de Santullán muy agradable, pero ya estábamos a más de 30º. De este pueblo minero nos dirigimos a Aguilar de Campoo, para atravesar literalmente el último de los pantanos, de igual nombre que la localidad antes citada, y de allí dirigirnos al Restaurante El Convento de Mave, en Santa María de Mave (Palencia), distante a doce kilómetros. Un convento restaurado donde mezcla la piedra clásica con el hierro y toques modernos, precioso. Y sus preciosos jardines, pero a treinta y tantos grados no estábamos por la labor de darnos un paseo. La comida y el trato fue genial, estaba todo riquísimo. Y pronto nos volvimos a nuestro retiro monacal en el Real Monasterio de San Zoilo, a 60 kilómetros de allí.

Tarde libre de relax y de disfrute en las instalaciones del hotel, tomando buenas cervezas en sus jardines y disfrutando de la gran compañía de estos socios del club BMW Touring que tanto aportan y enriquecen estas salidas. Y así trascurrió el día hasta la cena, donde una vez más tuvimos nuestra cena de gala (todavía no entiendo cómo las mujeres siempre están tan guapas y con esos vestidos sin una arruga), con la entrega de regalos y demás. Una fiesta de amigos, de compañeros de ruta que desde luego calan año tras año.

Y el domingo abrazos, despedidas y cada uno para su casa. Atrás dejo más de año y medio de organización yo solo y que reconozco me ha llevado trabajo y alguna pequeña preocupación hasta cuadrar todo. Pero todo salió bien y pude enseñar a mis compañeros del Club que Palencia tiene una montaña y paisajes preciosos. Muchas gracias a todos.

Por Luisán Gómez Hermoso

Fotos: Pepe Muñoz

Una respuesta para “CLUB BMW TOURING: RUTA POR LA MONTAÑA PALENTINA”

Deja tu comentario