SALTANDO LA FRONTERA QUE TRUMP QUIERE AMURALLAR

Por Miquel Silvestre
La frontera entre México y Estados Unidos se ha puesto de moda gracias al presidente Trump. Asegura querer levantar un muro a lo largo de los casi cinco mil kilómetros de línea divisoria. Muchos se escandalizan cuando lo cierto es que el muro ya existe en la mayor parte de esa linde, una de las más vigiladas del mundo. Lo que hace Trump no es nada nuevo en el fondo sino en la forma. Trump se jacta y eso irrita.

Pero acierta cuando afirma que la frontera es permeable a pesar de todo. Y es verdad. Por extraño que parezca encontré un punto vulnerable donde literalmente se puede saltar de un país al otro. Se llama Candelaria y es una aldea remota de Texas. Un auténtico culo de saco en el desierto porque la carretera que lleva allí, allí se acaba. No se puede ir a ninguna otra parte más que a México o regresar. O intentar atrochar por las feroces tierras del desierto texano.

Estas son las cosas asombrosas que se pueden descubrir viajando en moto. Localicé este curioso lugar mientras realizaba un viaje por el territorio fronterizo de Norteamérica, uno de los lugares más interesantes del planeta, para producir lo que sería la segunda temporada de la serie de Televisión Española Diario de un Nómada. El mundo, como podemos comprobar viajando, es también un lugar cambiante. Después de Trump es de prever que por Candelaria pase un muro y ya no se pueda cruzar la frontera de un salto. Pero tendremos al menos el recuerdo filmado en vídeo para que podamos conocer como era ese remoto rincón del mundo.

Deja tu comentario