‘BUSCANDO A HÉRCULES’, EL VIAJE EN MOTO DE JUAN F. PAREDES POR MARRUECOS CUMPLIENDO UN SUEÑO

Juan F. Paredes tenía un sueño y para hacerlo realidad se subió a Megara, su BMW R 1200 GS, iniciando un largo recorrido que lo llevó, a través de Marruecos, hasta lo más profundo del Sahara Occidental. De ese viaje nació ‘Buscando a Hércules’, un libro que nos muestra un país auténtico y atractivo con descripciones sencillas y evocadoras.

El sueño de Juan F. Paredes lo engendró “desde que mi abuelo, que repartía fruta en su camión por todo Marruecos, me contaba historias de sus viajes. Me describía con pasión las ciudades imperiales, los caminos, los poblados y cómo vivían las gentes del campo… Yo tenía unos ocho años”, asegura el escritor.

Por eso, el viaje “fue un reencuentro con mi pasado y una búsqueda de reafirmación de fortaleza interna en un momento de cambio y reinvención de mi persona”, confiesa el autor, de ahí el título de su obra. “Hércules representa esa fortaleza, que además encaja con las grutas de Hércules de Tánger. La moto se llama Megara, nombre de la mujer de Hércules”, reconoce Paredes.

Nacido en Tánger en 1961, ciudad marroquí en la que pasó su infancia y adolescencia recorriendo sus calles, colinas y playas, y actualmente residente en Madrid, donde compagina trabajo, viajes y escritura, el libro de Paredes nos muestra un Marruecos auténtico y atractivo, lleno de color, de vida y lejos de los tan extendidos tópicos turísticos.

Según el creador de ‘Buscando a Hércules’, a “Marruecos se le conoce a través de las ciudades turísticas como Tánger, Fez, Marrakech, Agadir, con sus zocos, playas, aguadores, camellos y bailarines, mostrando a los numerosos turistas que inundan sus calles sólo una parte de ese país. Pero las zonas rurales -prosigue-, con sus pequeños poblados, sus habitantes y forma de vida, son las que muestran una realidad mucho menos conocida. Gente humilde, pero orgullosa, que son felices manteniendo su cultura y costumbres a lo largo del tiempo”, declara.

‘Buscando a Hércules’ describe paisajes y lugares de gran belleza, plasmando las conversaciones que Paredes mantiene con personas sencillas y sabias que va conociendo a lo largo del camino y que le relatan hechos del pasado, costumbres y curiosidades de cada zona, creando así un recorrido histórico y un mosaico de vidas y realidades de un Marruecos plagado de contrastes.

“A lo largo del camino ves cómo va cambiando el paisaje, el clima, las edificaciones, forma de vestir, color de la piel, cabello, carácter de los lugareños. Sur y norte, costa e interior marcan, con fronteras inexistentes, mundos distintos. Las montañas del Rif, los Atlas, el valle del Draa, el Sahara Occidental y la costa atlántica son lugares diferentes con personalidad propia”, describe con emoción el escritor.

Asimismo, el viaje representa para el autor una búsqueda de sus orígenes y un reencuentro con su pasado. De manera íntima, atractiva y en un tono cómplice y cercano, encaja dentro de este contexto las vivencias de una saga familiar, la suya propia, que desembarcó en las costas de este país africano hace más de cien años.

Esos antepasados se remontan a “mis bisabuelos paternos, que llegaron a Larache en 1906 después de haber vivido en Melilla y Orán. Los bisabuelos maternos lo hicieron en Tetuán en 1910”, explica Paredes, que describe todo ello con una escritura fluida y sugerente, consiguiendo un relato que engancha al lector, obligándole a continuar con la lectura y a querer conocer más.

Este relato de experiencias profundas, hechos relevantes, bellos lugares e interesantes personajes, nos hará viajar apasionadamente a través del tiempo y a descubrir de manera distinta ese país de ensueño que es Marruecos. Un país que Paredes conoce muy bien.

“Yo cada vez admiro más el Marruecos rural. Zonas donde comparten sus vidas   campesinos, comerciantes, mujeres trabajadoras y alegres criaturas que serán los responsables de mantener sus valores y tradiciones. Allí vive gente humilde y digna, no pobre. Familias que con sus trabajos y recursos cubren sus necesidades y viven felices. El Marruecos desarrollado, el de las grandes ciudades y zonas turísticas, es cada vez más parecido a cualquier país europeo. Aunque los viejos y la religión siguen manteniendo vivos aspectos importantes de sus valores y cultura, el desarrollo va restando personalidad e imponiendo sus costumbres”, ratifica.

A los 18 años, nuestro protagonista cambió la luz azul de su Tánger por el frio de Granada para estudiar medicina. Ha vivido en Sevilla, Madrid, Caracas y México, lugares en los que desarrolló una carrera profesional que le permitió viajar por todo el mundo.

“Trabajé en Venezuela, México y Centro América. En todos esos países me sorprendió la exuberancia de la naturaleza, la bondad de su gente y el cariño que transmiten. Pero Venezuela es especial para mí, fue el primer lugar de Latinoamérica donde viví y me unen a él fuertes sentimientos”, manifiesta.

Residente en Madrid en la actualidad, como se cita al principio, Paredes nunca olvidó Marruecos ni su ciudad natal, la brisa de sus mares, el encanto de su gente y la diversidad de su cultura. Después de una vida nómada, ese es el lugar donde algún día le gustaría regresar.

-. Marruecos, ¿el descanso del viajero?, le preguntamos.

“El comienzo de nuevos viajes a lomos de algún último modelo de GS, sin duda”, confirma.

-. ¿Nuevos proyectos en mente?

“Estoy preparando un recorrido por India y China saliendo desde Madrid. Serán algo más de cuatro meses de viaje. Me ilusiona volver a emprender una larga ruta con Megara, mi querida GS, y poder relatar nuestra experiencia en un nuevo libro”, concluye.

11 Respuestas para “‘BUSCANDO A HÉRCULES’, EL VIAJE EN MOTO DE JUAN F. PAREDES POR MARRUECOS CUMPLIENDO UN SUEÑO”

  • miguel gurrea dice:

    Muy interesante e ilustrativo.
    Mas que comentario quisiera hacer una consulta y ser respondido en la medida de lo posible.
    Tengo intención de hacer ruta Valencia-Las Palmas de Gran Canaria pasando por Marruecos: Tangel Marraquech y Agadir (o desde donde se pueda cojer barco hasta las Palmas).
    Tengo un amigo que esta trabando mas de dos años en marruecos y nos comenta que es habitual que la Policia pare en carretera con el pretexto de alguna “infraccón” que se soluciona con el pago de una “multa”.
    ¿Nos podemos encontrar con este tipo de imprevistos u otros mas desagradables?.
    Un saludo y enhorabuena por el libro

  • Alberto López dice:

    Dónde se puede adquirir?
    Gracias

  • Juan Fernando Paredes Batista dice:

    Miguel Gurrea

    Yo viví veinte años en Marruecos. En este viaje recorrí yo solo mas de siete mil kilómetros.
    Antes de llegar al Aaiún, no me pararon ni una sola vez. Desde El Aaiún a Dajla me lo hicieron muchas veces. En ningún momento me ocurrió nada extraño, todo lo contrario, tal y como relato en el libro, fueron siempre amables y solo recibí su apoyo en todo momento. Me tenían controlado, eso si, pero viajando solo esto me tranquilizaba.
    Marruecos no es peligroso en absoluto. La cultura es distinta, eso si, pero si vas con mente abierta, respetando y aceptando su cultura y costumbres, serás bien recibido.
    Que yo sepa, no hay barcos desde la costa atlántica de Marruecos a Canarias.

    Si necesitas más información, no dudes en contactarme a través de mi email jparedes2202@gmail.com

    Un abrazo

  • Juan Fernando Paredes Batista dice:

    Alberto López

    Puedes adquirirlo en múltiples páginas entrando en google y poniendo “Buscando a Hércules, Juan Fernando Paredes Batista” Algunas de ellas son:

    edicionesalbores.com
    amazon.es
    casadellibro.es
    gandhi.com

  • Monica dice:

    Felicidades Juan
    Un orgullo haber compartido contigo la vida laboral en Mexico y ver ahora esta obra.
    Siempre agradecida,

  • Lamiae dice:

    Me alegro por valorisacion y la évaluacion que das a mi pais , aunque se que es él Tuyo tambien, y tambien me alegra que un medico como tu , tiene tambien él talento de ser un escritor

  • Juan Fernando Paredes Batista dice:

    Gracias Lamiae

    Es verdad, es también mi país.
    De escritor poco, dejémoslo en aprendiz de escritor.

    Un saludo Lamiae

  • Juan Fernando Paredes Batista dice:

    Mónica

    Gracias por tus bellas palabras.
    Un beso y se feliz

  • Manuel Angel Alvarado M. dice:

    Hombre !!! Felicitaciones, que orgullo el haberte conocido y ver lo que haces ahora. Sigue adelante y por favor sigue publicando, por mi parte voy a comprar tu libro para leerlo en familia !!! Un abrazo y tomate un Fernet-Branca por mi (yo no lo tomare por ti jajaja) saludos. MA

  • María Celmar dice:

    Felicidades Sr. Paredes, me da mucha alegría saber que que está muy bien y mucho más que ha logrado sueños, que se ha cambiado totalmente de campo y como siempre exitoso en lo que hace.
    Fue un placer haber trabajado con usted en Venzuela, siempre en la oficina lo recordamos mucho, fueron unos de los mejores años en esa época.
    Aunque del Fernet-Brancan no mucho, ha sido uno de los mejores jefes que he tenido. Espero que siga cosechando muchos éxitos, y ya compraré el libro, para viajar con usted a través de usted por esos párales.

    Un fuerte abrazo y felicitaciones nuevamente,
    Ma. Celmar

  • Zoraya Rodriguez dice:

    Sr. Juan, que maravilla ver noticias sobre alguien luego de tanto tiempo y que sean tan agradables!…se le recuerda con mucho cariño en Venezuela, desde aquí los mejores deseos y que siga logrando todos sus sueños y compartiéndolos de esta manera. Un abrazo

Deja tu comentario