Advantec

¿Cómo compartir un viaje?

Por Charly Sinewan
El bloguero habla sobre la edición de vídeos durante su viaje y explica la solución que se ha planteado para profesionalizar este trabajo: “Encontrar patrocinadores para estos vídeos, personas que se lo puedan permitir y pequeñas empresas que quieran invertir unos euros en publicitarse dentro de un proyecto atractivo, un viaje en moto alrededor del mundo”.

Relatar un viaje

Dentro de un par de meses se cumplirán cinco años desde que creé la web El Mundo en Moto Sinewan. El blog inicialmente surgió con la vocación de compartir mi experiencia preparando un viaje largo. Pretendía llegar hasta Australia desde España y aunque llevaba viajando en moto desde los 19 años, ese proyecto nada tenía que ver con algo que hubiese llevado a cabo antes. La falta de información en castellano en la Red me hizo pensar que sería de gran utilidad dejarlo escrito por si alguien venía detrás. Aunque viajes largos en moto siempre han existido, casi nadie había escrito en castellano los pormenores de una preparación para un viaje de este tipo. Sé que la web ha sido de utilidad a otros y que de alguna forma ha contribuido a paliar los miedos a las fronteras lejanas.

Por otro lado, siempre que viajaba solía escribir en un cuaderno lo que me pasaba, pero nunca nadie leyó aquellas paranoias que se me ocurrían. Esta vez, con el blog creado y todo el proceso de preparación escrito, empecé a relatar el viaje. Tras el primer post publicado, llegó el primer comentario de un desconocido. Un tal Ezequiel me animaba, me daba consejos y me deseaba lo mejor en lo que decía, recuerdo perfectamente, era su sueño incumplido. A través de mis relatos podría vivir lo que por circunstancias él no podía hacer. Aquel desconocido Ezequiel me acompañó durante todo el camino hasta Sídney, junto a otros muchos que se fueron uniendo por el camino. Muchos de ellos, incluido Ezequiel, son ahora amigos, nos veamos más o menos.

La vuelta al mundo en moto a través de vídeos

Al regresar de Australia no tardé mucho en reemprender la marcha. Decidí seguir dando vueltas por el mundo en moto, esta vez en etapas más cortas por África, aparcando la moto en algún lugar y volviendo a España para seguir trabajando. Si en el viaje a Sídney apenas había grabado, esta vez compré una buena cámara de vídeo y comencé el complicado proceso de contar un viaje mediante vídeos.

Detrás de un vídeo de cinco minutos hay mucho trabajo que no se ve. Primero hay que crearse el hábito de grabar todo lo que está pasando, hablando a la cámara continuamente porque no hay guión y hasta que no finaliza el día, no sabes qué ha pasado. Perder el miedo a charlar solo con una cámara me ha llevado mucho tiempo, y sigo aprendiendo. La cámara del casco ha de estar siempre preparada para ser activada cuando el paisaje o los acontecimientos puedan resultar de interés. Generalmente planos no muy largos porque a la hora de editar se usan sólo unos segundos. Para que el vídeo no sea infumable ayudan los planos con trípode; parar la moto, buscar un buen lugar, dejar grabando la cámara y hacer un par de pasadas. Luego hay que volver a por ella, claro. Por último conviene quitar la cámara del casco de vez en cuando e instalarla en diferentes posiciones de la moto, para dar un poco de aire a las tomas de carretera.

Pero el trabajo no ha terminado ahí. Cada día, al llegar a un hotel, o muchas veces dentro de la tienda de campaña, hay que volcar toda la información en un disco duro extraíble y cargar las cámaras para el día siguiente. Cada pocos días conviene hacer una copia de seguridad en otro disco duro.

Este es el día a día si quieres compartir un viaje mediante vídeos. Pero todavía falta lo más laborioso, la edición de ellos.

Mis primeros vídeos los edité sin apenas conocimientos técnicos. Cuando vi que el tema me interesaba, hice un curso de 20 horas para Final Cut X, programa de edición de Apple. Para usuarios de Mac recomiendo este programa porque es fácil para no profesionales sin dejar de dar excelentes prestaciones.

Hace unos meses dejé mi trabajo y decidí vivir viajando, intentando financiarme mediante pequeños patrocinios. Para ello el número y la calidad de los vídeos tenían que crecer. Todo ello sin dejar de viajar, escribiendo artículos para las revistas con las que colaboro y relatos en mi web. Las cuentas no salían, hacer buenos vídeos lleva mucho tiempo y además en la parte de África en la que me encuentro es casi imposible subirlos en HD. No quedaba otra que delegar la edición.

Desde hace unas semanas, Bernardo Moll Otto, editor profesional y amigo de hace años, se encarga de editar los vídeos de viaje. Cada mes aproximadamente le envío un disco duro con todos los brutos y la preselección de lo que será cada capítulo. Él se encarga de darle un formato profesional y subirlo a YouTube. Además, hemos desempolvado los discos duros antiguos y hemos comenzado la reedición de todo el viaje por África, sacando a la luz muchos vídeos que nunca se vieron, como el paso por Nigeria, los Congos o Angola.

Hemos dividido los capítulos en etapas, empezando por la salida desde España hacia Marruecos. El capítulo dos tiene un recuerdo del viaje a Australia, lo que podríamos llamar la etapa prólogo. Pero también hemos comenzado con los vídeos de la etapa actual, con el fin de compartir el viaje lo más en directo posible. Las personas que leen los relatos pueden seguir el viaje casi al día y, unas semanas después, verlo en imágenes.

Financiar la edición. Safari Crowfunding.

Hasta aquí todo bien, tan sólo falta encontrar la forma de poder financiar la edición. Yo estoy cumpliendo mi sueño y con pequeños patrocinios estoy consiguiendo mantenerme, viajando barato y en ocasiones intercambiando alojamiento por vídeos. En muchas ocasiones la gente me aloja y me da comer si les realizo un vídeo de su hotel o de su misión. Mientras pueda seguir avanzando, me siento más que recompensado. Pero profesionalizar la edición lleva un coste que no me puedo permitir.

Le empresa Safari Crowfunding se puso en contacto conmigo hace unos meses. De cara a su salida al mercado a mediados de año, necesitaban proyectos para al arranque y El Mundo en Moto Sinewan les parecía interesante. A mí la idea de pedir dinero a los lectores de mi blog no me gustaba. El contenido que genero siempre ha sido gratuito y así quiero que siga siendo.

Sin embargo, con la profesionalización de la edición de vídeos, pensé que el crowfunding sería un buen sistema para financiar la edición. Se trata de encontrar patrocinadores para los vídeos, personas que se lo puedan permitir o, sobre todo, pequeñas empresas como talleres, concesionarios, escuelas de conducción, revistas de motos, tiendas o, en definitiva, todo aquel que quiera invertir unos euros en publicitarse dentro de un proyecto atractivo; un viaje en moto alrededor del mundo, mostrado de una forma cercana y divertida.

El coste de cada vídeo lo he calculado sin mayor pretensión que cubrir el gasto de edición, la compra de discos duros y su envío. Poco más. Las estadísticas de YouTube son buenas pero se prevén mucho mejores porque el proyecto, a pesar de llevar cinco años viajando, realmente acaba de empezar.

El logo del patrocinador aparece al principio del vídeo durante cinco segundos y se queda en YouTube para siempre. Los vídeos suben en reproducciones constantemente y no sabemos hasta dónde llegarán, pero hay datos que hacen ser muy optimistas. Por otro lado, cada vídeo lleva un post asociado en www.sinewan.com, con el logo y un link a la web del patrocinador, así como un artículo en www.motofan.com, también linkeando a la web e insertando el vídeo.

En este momento cuento con 3.500 suscriptores, cifra que sube constante. La media de reproducciones mensuales también ha subido mucho este año y ya supera las 60.000. Otro dato importante y esperanzador es que ya no camino solo en este medio, desde el mes de junio el canal de youtube está gestionado por la empresa Zodiak Active, perteneciente al Grupo Zodiak, uno de los más grandes del mundo en contenido para televisión.

Pero lo más importante sigue siendo que los vídeos os sigan gustando, que un par de veces a la semana os apetezca transportaros unos minutos a un lugar remoto, a una carretera más en este sueño, a una conversación con un simpático personaje que nos saque una sonrisa o a una noche acampados en un lugar especial y diferente. Si lo veis así, todo este esfuerzo merece la pena.

Si quieres echarme una mano patrocinando uno o varios vídeos, esta es la plataforma de crowfunding: www.safaricrowdfunding.com

Si no tienes empresa o tu bolsillo no se lo puede permitir, pero sí que quieres echar una mano, lo más importante es que te suscribas al canal, compartas los vídeos y los comentes cuando te apetezca.

Desde ya, muchas gracias.

Más información en www.sinewan.com

Deja tu comentario