BMW R 1200 GS: La moto

Por José Mª Alegre
La R 1200 GS es la BMW más vendida en el mundo, la maxitrail más demandada, la moto superior a 750 cc más adquirida en España, la referencia sin duda. Una máquina perfecta para la carretera, para el campo, para viajar y para las grandes aventuras. La GS es, sencillamente, la moto, y si una vez leída esta prueba no quedas convencido de tal afirmación, pruébala y me lo cuentas.

Yo no era usuario de maxitrail y eso que en mis años mozos me inicié con una moto de campo que no tardé en adaptar para carretera. Tan sólo fue cuestión de ponerle un manillar plano, montarle ruedas de asfalto, bajar la suspensión, colocar unos amortiguadores traseros para el nuevo uso y sustituir el desarrollo corto por uno más largo. Desde entonces, he tenido diferentes motos, pero siempre de asfalto. En mi hermano, motero como yo y también bemeuvero convicto y confeso, se plasma igual ejemplo. Él también era de BMW carretera hasta que… se subió a una R 1200 GS, lo mismo que me sucedió a mí. De hecho, mi ‘brother’ ya va por la segunda GS, la décima BMW de su vida. Recuerdo que cuando conduje la GS, el icono de BMW Motorrad que este año cumple ¡33 años de vida!, todo cambió y ahora que he probado intensamente la nueva, ya no me quiero bajar de ella (es una metáfora, porque desgraciadamente la tuve que devolver).

Entiendo pues perfectamente la expectación que levantó la nueva GS, la primera con el motor bóxer refrigerado por agua, y la fascinación que sigue despertando a los pocos meses de su salida al mercado y entiendo todo lo bueno que se afirma de ella, la admiración que concita y el objeto de deseo que representa para infinidad de moteros de todo el mundo, de hecho, su demanda ha superado todas las expectativas de la marca y eso que eran altas. Porque la GS es la moto ideal, y lo es para todo, para viajar y ‘curvear’ (puedo prometer y prometo que las fotos de esta prueba desconocen el Photoshop), para el fin de semana, para las grandes aventuras y para, en definitiva, sentirte libre, porque la moto produce ese sentimiento, sobre todo si te lleva más allá del horizonte, como hace la protagonista de esta prueba.

Estética imponente

La primera impresión que produce la BMW R 1200 GS es de robustez. El modelo alemán tiene porte, empaque y desprende fuerza y vigor, aptitudes que saca a relucir plenamente y sin ambages al probarla. Todo ello hace que el modelo alemán resulte imponente y muy atractivo. Sin embargo, y a pesar de su línea revolucionaria, conserva el espíritu estético de la GS que tantísimos éxitos le ha dado, y continúa haciéndolo, a la marca, una labor acertadísima de los ingenieros alemanes que han sabido hacer una moto con igual e irrenunciable ADN, pero siendo totalmente diferente.

Son varias las señas de identidad de la GS que la hacen personal y diferente, como el grupo óptico frontal doble asimétrico con luz diurna de led; el bonito tubo de escape rectangular colocado en el lado derecho (es curioso, porque en el Eicma de Milán vi una nueva maxitrail, cuya pretensión es competir con la alemana, con parecido escape); la acertada combinación cromática, que en mi caso era ‘azul Silvestre’ y Gris Trueno y los laterales donde luce la identidad del fabricante y las siglas que bautizan al modelo. Estos faldones verticales de acertada estética, además, tienen la doble misión de, por un lado, ocultar los radiadores, ubicados bajo la vertical del cuadro de mandos y sobre el Telelever, y, la segunda, dar esbeltez al conjunto.

Hecha a medida

La GS es una moto de detalles y buenos acabados. A los ya apuntados, se une la pantalla de regulación manual de tan fácil uso que incluso se puede subir o bajar en marcha; también el manillar es regulable, al igual que el asiento, las estriberas y la palanca de cambios. Los mandos del manillar, profusos, son impecables en posición, ergonomía y manejo, pues su manipulación se hace sin soltar las manos de los puños. El cuadro de mandos es otro de los logros de esta moto, es muy claro, con abundante información y fácil lectura sin apenas quitar la vista del frente.

Esta GS tiene la capacidad de permitir a usuarios de estaturas desiguales disfrutarla gracias a las diferentes posiciones (hasta cuatro) del asiento, tocando los pies al suelo con firmeza a partir de 1,75 metros de estatura. Sobre ella, la GS muestra un dinamismo superior a la que sustituye. Es rápida, cambia de dirección con facilidad, es precisa en las maniobras y devora las curvas como si fuera una deportiva (diría que mejor incluso, pues con una superbike difícilmente se sigue a esta moto en un trazado sinuoso e imposible de hacerlo si además el piso está roto). En este sentido, la perfección del nuevo chasis, la ágil dirección, la magnífica suspensión, potenciada con el sensacional BMW Motorrad Dynamic ESA, que regula electrónicamente los hidráulicos y precargas, dependiendo del modo elegido de conducción, Road, Dynamic, Rain, Enduro y Enduro Pro (este último sólo cuando se calzan ruedas de tacos, activándose con una tecla situada bajo el asiento), la hacen difícilmente batible en carretera de montaña y en superficies rotas.

Comportamiento sensacional

El Telelever delantero, antes mencionado, como el Paralever trasero, elementos ‘made in’ BMW Motorrad de tan solvente funcionamiento, siguen siendo vitales en el buen comportamiento de la máquina. Lo mismo que el cardan, signo de identidad de los motores bóxer de la casa. Al igual que en las anteriores generaciones, y por supuesto en el caso que nos ocupa, la citada transmisión es un atributo, pues ni se nota en la conducción, por más rápido que vayamos, ni da el más mínimo problema, por no citar las ventajas de su casi nulo mantenimiento.

De serie, la GS lleva control de tracción (ASC) desconectable para circular en tierra, y que ahora es mucho más precioso, con un tiempo de corte muy pequeño al entrar en acción, por lo que es menos perturbador e invasivo que antes. También el ABS (que se quita a voluntad para las incursiones en el campo), de serie en todos los modelos de la firma desde primeros de este año, es otro de los valores que refuerzan esta moto. Su intachable funcionamiento potencia la frenada y su confianza en ellos, permitiéndonos apretar la maneta derecha incluso cuando estamos inclinados en plena trazada de una curva sin que nos ocasione ningún problema; claro que buena parte de ello se debe al Telelever, bendito artilugio que impide que la moto recupere la verticalidad, lo que supondría irnos rectos vaya usted a saber dónde, sin poder hacer el giro, con el peligro que eso supondría. Ahora, los discos cuentan con pinzas Brembo de anclaje radial, aumentando notablemente su potencia de frenado.

La fascinación del nuevo bóxer

Pero la fascinación máxima de la GS está en su nuevo motor. El bóxer refrigerado por agua con culatas de doble válvulas y flujo refrigerante vertical, sigue teniendo una cilindrada de 1.170 cc, pero su potencia ha subido 10 CV, llegando hasta los 125, con un par máximo de 25 Nm a 6.500 rpm. ¿Lo mejor? Muchas cosas. La primera de ellas y que se nota nada más ponerla en marcha una vez estás sobre ella: la ausencia del movimiento lateral por más veces que la aceleremos en parado. Ello es debido a la optimización del árbol de compensación, consiguiéndose, además de lo citado, eliminar las vibraciones. ¡Magnífico! Otra de las innovaciones es el precioso sonido, más ronco e intenso, que indica a las claras que bajo las posaderas tenemos un purasangre. Pero el éxtasis se produce cuando engranamos la primera velocidad de las seis que tiene la caja de cambios (integrada, junto al embrague, en el motor, otra de las primicias) e iniciamos la marcha.

Para empezar, el sonido del escape se percibe y se diferencia claramente del anterior motor. ¡Me gusta! El bicilíndrico es suave, fino y responde sin tirones, resultando muy agradable. Como todo parece como hecho a medida, por lo bien hecha que está la GS y lo perfecta que nos queda una vez sentados, con el óptimo puesto de conducción, los mandos al alcance de los dedos y el control que de ella tenemos, la confianza aparece enseguida. Firme, sólida y equilibrada, las marchas se engranan con precisión, mientras vamos subiendo de revoluciones. Le damos al acelerador, ahora electrónico, mucho más directo al roscar, y la GS se mueve con celeridad, sin inmutarse, segura y obediente a la vez.

Hasta las 6.000 vueltas, el bóxer sube de vueltas rápido y progresivamente, para, a partir de esos dígitos, llegar hasta las 9.000 revoluciones, el corte del encendido, como una exhalación, una sensación que sube la adrenalina. Tanto reprís permite disfrutar en carreteras serpenteantes, saliendo de cada giro con fuerza, solidez y mucho agarre, y en tierra, desconectando el ASC y con el modo Enduro, ir derrapando por los caminos. Me sorprendió la facilidad con la que se maneja la GS, y no porque tuviera dudas de que tuviera a gala tal virtud, sino por la diferencia tan grande con la que la exhibe. Efectivamente, la BMW no rechista cuando entras fuerte en una curva, frenas con decisión y la tiras para hacer el viraje; luego, la levantas de nuevo y la inclinas hacia el otro lado sin que se queje, gustándole lo que hace, abordando el siguiente giro con un golpe de cadera, rozando incluso los estribos en el asfalto. Pero no ocurre nada, bueno, sí, que el disfrute es total, el placer es absoluto y la pasión por la GS aumenta exponencialmente a medida que el trazado de montaña avanza y la emoción nos embarga.

¿Es la BMW R 1200 GS la moto ideal, la máquina con la que colmar nuestras ansias de aventura, con la que podremos ir al fin del mundo si así nos da por hacerlo (muchos no pasaremos del sueño, pero al menos sabemos que tenemos la moto para cumplirlo cuando queramos o podamos)? Por comportamiento, potencia, versatilidad y dominio de todas las superficies, asfalto y tierra, la GS es la moto perfecta. Es la moto.

Más información en www.bmw-motorrad.es

12 Respuestas para “BMW R 1200 GS: La moto”

  • FRANCISCO MESQUIDA GARCIA dice:

    que pasa si solo mides 1,70 de alto?

  • Manuel Jose dice:

    PUES NADA,NO PASA NADA YO TENGO UNA ROJA LC Y MIDO 1,71 CM.MI MUÑECA ME SALVA DE IMPREVISTOS Y MI CINTURA MANDA EN LA MONTURA.PARAMOS DE PUNTILLAS O BUSCAMOS BORDILLOS O PIEDRAS COMO APOYO.BUENO HABLA DE LLEGAR CON LOS PIES PLANOS AL SUELO,EN MI CASO NO LO NECESITO.DISFRUTAD LA MOTO MAS POLIVALENTE JAMAS FABRICADA!!! VVVVSSS

  • OSCAR dice:

    yo mido 1,67 y la he pedido con el kit de reducción de altura,
    el cual me han prometido, que no variara su comportamiento!!!!
    me la entregan a últimos de diciembre, y se me esta haciendo muy muy largo!!!!

  • Eduard dice:

    José María… ahora, después de leer tu artículo, ¿quién podrá dormir? Yo nooooooo!!!!! Sueño con esta moto despierto!!!!

  • Pere Font dice:

    La 1200 GS 2013, en carreteras reviradas no es tan rápida como la 1200 GS 2010-12 de 110cv. La nueva retiene menos y obliga a trabajar más entre curva i curva, en varias salidas con los 2 tipos de GS, las del 2012-12 van delante. Pienso que con el tiempo la irán mejorando con nuevas aportaciones.

  • IVAN dice:

    YO MIDO 1.69, ME SUBI EN UNA QUE HABIA EXPUESTA EN EL GRAN PREMIO DE CHESTE Y LLEGABA AL SUELO BIEN CON UN PIE. SUPONGO QUE LLEVABA EL ASIENTO BAJO…

  • antonio segura leiva dice:

    hola a todos ,mi comentario va a ser que da igual del año que sea la gs1200 si del 2008-2010,2010-12 ,le pongan mas tecnologia o no,el caso es que es impresionante conducirla y hacer kilometros con ella,fijaros si es comoda y segura que mi mujer se a dormido en ella,en serio. un saludo.

  • francisco sorribes revert dice:

    He tenido la suerte de disfrutar una GS1200 durante 3 años , y es una pasada .ahora tengo la R 1200 Y SIGO DISFRUTANDO IGUAL , creo que lo bueno siempre es bueno.

  • Alejandro dice:

    El miedo a la altura es más una cuestión mental que real.
    Anticiparse es la clave y se pude llevar cualquier moto por alta que sea si se tiene la habilidad o costumbre de hacerlo.
    Rebajarla demasiado deja una posición de conducción rara y poco natural.

  • Christian Lopez dice:

    Exelentes comentarios,es un pura sangre, ahora diganme tres cosas que no son tan buenas,quizas se pueda empezar con la palanca de cambios?

  • Fernando dice:

    Quería la nueva Rt pero creo que me convence más la GS…

  • Iban dice:

    Muy buenas noches soy Iván quisiera saber qué neumáticos llevas en esa prueba por las tumbadas que veo en las fotos ya que a mi los Michelín anakeeIII ya ma han dado más de un susto y quiero cambiar a continental attack Trail, te lo pregunto cómo Consejo.

Deja tu comentario