Advantec

BMW R 1200 RT: La mejor moto para viajar por carretera

Por José Mª Alegre
Este verano me he hecho una buena ‘turné’ con la magnífica, cómoda y fiable BMW R 1200 RT. Estuve en Portugal, Galicia, Alicante y, por último, en Formigal, disfrutando de los intensos (y acuáticos) BMW Motorrad Days. Después de hacerme 3.000 kilómetros, reafirmo lo que ya sabía, que la RT es la mejor moto para viajar por carretera.

He dicho por carretera y he dicho bien. Si lo que pretendemos es viajar descubriendo (a lo Miquel Silvestre, pero en plan ‘amateur’), rodando por igual sobre asfalto que por caminos, burlando el trazado de la carretera, entonces nada mejor que una R 1200 GS, que por algo es la BMW más vendida en el mundo y la de mayor demanda de su segmento. Pero si nuestras aventuras no exceden los límites que marca el alquitrán de la autovía, autopista o, sobre todo, carretera, que es donde más disfrutaremos de esta práctica y divertida moto, entonces tenemos en ella la mejor aliada para recorrerlas con confianza y seguridad.

En la RT encontramos todo lo que se puede exigir a una moto de turismo para viajar con solvencia. Su motor bóxer de 110 CV a 7.500 rpm, 115 Nm a 6.000 vueltas el par máximo, inyección electrónica, caja de cambios de seis velocidades, frenos sensacionales y una autonomía de algo más de 400 kilómetros sin repostar, es toda una garantía para desplazarse con fiabilidad y tranquilidad. El bicilíndrico es muy progresivo, estira desde abajo y responde con disciplina e inmediatez germana a cualquier demanda del puño derecho y además, no es ‘gastón’.

Otra de las ventajas de esta moto es la capacidad de carga. Las dos maletas laterales son una delicia. Eso de guardar tu equipaje y el de tu pareja, de llevarla, sabiendo que va protegido de las inclemencias climatológicas y de la suciedad, favorece la movilidad, al saber que la protección de tus pertenencias está bien resuelta. Detrás, encima del transportín, podemos ajustar un top-case del fabricante alemán o bien colocar una bolsa estanca, lo que aumenta la polivalencia del vehículo. Y, por si fuera poco, nos queda el depósito para colocar en lo alto una bolsa BMW Motorrad (que yo llevaba, pues me resulta muy práctica, no sólo por guardar en ella las cámaras, que de esta forma saco de inmediato, sino porque apoyo mi cuerpo, facilitándome el descanso). Así pues, con la moto cargada, pongo rumbo a la preciosa ciudad portuguesa de Oporto.

Supongo que los que me leéis viajáis constante o periódicamente, por lo tanto sabéis el gusto que da subirse a la moto teniendo por delante muchos kilómetros por hacer, muchas jornadas por rodar, paisajes por descubrir y vivencias que experimentar. Viajar en moto es sentir lo que ves, formar parte del lugar por donde se pasa e ilusionarse por lo que queda por contemplar. En Facebook, leía un mensaje hace poco que decía que “Quien ha viajado en moto conoce la libertad” y efectivamente es así, porque la moto es eso, libertad, pero si lo haces con una BMW R 1200 RT, entonces es libertad ‘premium’.

Tiro pues hacia Salamanca, pasando luego por Ciudad Rodrigo, Guarda (ya en Portugal), Aveiro y finalmente la preciosa ciudad de Oporto, a 550 kilómetros de Madrid, punto de partida. Durante la ruta, atravieso parajes en las que el completísimo cuadro de información de la RT señala una temperatura exterior de 29 grados centígrados. En estos casos, la solución es tan sencilla como práctica, parar para tomar mucho líquido, que es la mejor medida para aguantar semejante infierno.

La RT lleva un equipamiento de lujo, que incluye el control de crucero, imprescindible para soportar los soporíferos 120 km/h de velocidad máxima. Ya en el país luso, soy testigo de un incendio forestal (que lamentablemente no sería el único), produciéndome una gran pena. Portugal es un país muy castigado por las llamas, tanto o más que el nuestro, y es muy triste comprobar que aquello que debemos preservar, como son los bosques, la naturaleza en general, para que los disfruten las futuras generaciones y así sucesivamente, somos incapaces de conservarlo. En unos casos, la gran mayoría, debido al incivismo de alguna gente, los pirómanos, que debería estar entre rejas, y en otros, los que con una total indiferencia y falta de respeto lanza colillas y otros objetos por la ventanilla de los coches (otro detalle que nos ejemplariza, ¿habéis visto a algún motero tirar algo desde su vehículo?), individuos que tendrían que recibir clases de educación y buen comportamiento.

Reanudo la marcha, tras hacer la foto de rigor y subirla a las redes para que todos se enteren de lo que no debe hacerse,  y, ¡oh!, afortunado de mi, encuentro una zona de curvas. La RT se maneja igual de bien tanto en rectas como en curvas. Una de sus mayores virtudes es el dinamismo. Eso es fruto, sin duda, de su perfecto chasis, magnífico reparto de pesos, bajo centro de gravedad y una suspensión, con Telelever delante y Paralever en el tren posterior, que le proporcionan una gran firmeza, equilibrio y estabilidad. Otro de los magníficos inventos ‘made in’ BMW Motorrad es la suspensión regulable ESA, con tres modos, Normal, Confort y Sport, maravilla con la que podemos cambiar el comportamiento de la moto según las necesidades de la carretera y del pilotaje.

Durante el trayecto español, todo él por autovía, utilizo el modo Normal, sintiéndome muy cómodo. El asiento, el manillar, la posición de conducción, la visión del cuadro, todo me queda como si lo hubieran hecho a medida, a la mía, claro. Por otra parte, el carenado, que visto desde fuera puede parecer algo voluminoso, es ideal en la protección, contribuyendo a ello, ¡y de qué manera!, la pantalla eléctrica, que bajo o subo según necesite más o menos aire frontal.

Las curvas son la esencia de la moto y ahora me encuentro con una carretera serpenteante. Con un sólo toque del botón, cambio el modo a Sport, endureciendo los ajustes de precarga e hidráulico de la suspensión, prodigio de funcionamiento y efectividad, afrontando las curvas con seguridad. La RT se inclina con decisión y seguridad, sin un fallo, sin mostrar la más mínima endeblez, transmitiendo confianza y aplomo. Parece increíble con qué soltura mueve sus 259 kilos (con el depósito de 27 litros lleno), disfrutando un montón de su conducción. Esta ligereza también la muestra en ciudad, donde sólo su volumen nos obligará a ser cuidadosos cuando sorteemos los coches en los atascos. Tras seis horas de viaje, con paradas incluidas para hidratarme, llego a mi primera etapa.

Con cerca de 250.000 habitantes, Oporto es la segunda ciudad de Portugal, después de Lisboa, la capital, de la que dista 309 kilómetros y 140 kilómetros de Galicia. Cuenta con un precioso centro histórico, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. La llamada capital del norte portugués, da nombre al famoso ‘vihno do Porto’, cuyas numerosas bodegas se encuentran en el margen sur del río Duero, riqueza vinícola que atrajo a numerosas firmas comerciales británicas del vino, es por ello que se dice que la ciudad goza de cierto aire ‘british’.

La RT tiene un problema, que crea adicción. Cuando la aparcas para ser un turista más, estás deseando volver a subirte a ella para continuar con el disfrute. Como si fuera un guiri, que lo soy, aunque en Portugal me siento como en casa, me ‘pierdo’ por la ciudad lusa, gozando de su belleza, de sus terrazas, de su sabrosa oferta culinaria y de la amabilidad de sus gentes. Pero necesito subirme de nuevo a la RT. Deseo retomar otra vez la ruta con ella.

Al segundo día ya estoy de nuevo sobre la BMW. Galicia me recibe con lluvia, pero la RT, con su loable protección, me preserva del agua. Levanto la pantalla, pongo la suspensión en Confort, para que las reacciones sean más suaves, y sigo mi camino sin apenas reducir la marcha. Ello es posible gracias al control de tracción ASC, así como al ABS, sistema que llevan todas las BMW desde primeros de 2013, a pesar de que la UE no lo hará obligatorio hasta 2016. Así pues, mientras no me encuentre con Marc, que en una tumbada igual me deja sin los sensores del ASC (¡que se lo pregunten a Dani!), la lluvia, que lejos de amedrentarme me encanta, no es un obstáculo para la RT, ni en su seguridad ni en la protección que ofrece.

Mi destino inmediato es La Coruña, pero antes paso por Santiago de Compostela para detenerme en la tristemente famosa curva de Angrois para rendir un sencillo pero sentido homenaje a las víctimas del tren Alvia que nunca debió descarrilar. En el puente que atraviesa las vías, la buena gente ha levantado un improvisado altar de flores, velas, muñecos de peluche y mensajes escritos en homenaje a los damnificados y para que no caiga en el olvido suceso tan trágico que conmocionó a toda España.

Afligido y pensativo, voy en busca de la RT que me espera altiva, bella, siempre dispuesta a llevarme con garantía y fiabilidad a dónde ponga rumbo. Durante el camino hacia la capital gallega, reflexiono sobre los vericuetos de la vida, del destino, que agazapado nos espera en una esquina para sorprendernos con bondad o malicia. Levanto la mirada y acelero. La vida es esto, lo que ahora tengo, lo que hago ahora, disfrutémoslo pues a tope, que nunca se sabe lo que puede ocurrir. Y ocurrió que llegue a La Coruña, me adentré en sus históricas calles como un viandante más. Probé sus deliciosos caldos y exquisitas viandas, un chute de proteínas para seguir viaje a Finisterre al día siguiente. Y la brisa del mar del fin del mundo me dio en la cara y sentí la fuerza de la libertad que da la moto, que era la que me llevó hasta allí disfrutando de cada recta, de cada curva, de cada paisaje a cual más bello e impresionante.

Volví a Madrid y bajé a Denia, para luego poner rumbo al norte, esta vez a Formigal para inocularme de esa otra fuerza, la de los riders en los BMW Motorrad Days 2013, una edición que, como comprobasteis todos los que acudisteis, no deslució el agua que cayó, lluvia que no pudo con el magnífico ambiente que creasteis con vuestra presencia.

Semanas después de la ‘turné’ veraniega, me queda el recuerdo y la leve sonrisa con que lo hago. Viajar en moto es la emoción continua, la ilusión por la aventura, sentir la libertad sobre su grupa, ser sol, lluvia y viento. Todo eso ofrece la moto. Todo eso me lo proporcionó la BMW R 1200 RT, protegiéndome para que no pasara a ser etéreo, disfrutando de todas esas sensaciones desde la seguridad, la solidez y la confianza que da viajar en la mejor moto de turismo.

Más información en www.bmw-motorrad.es

16 Respuestas para “BMW R 1200 RT: La mejor moto para viajar por carretera”

  • JAIME dice:

    Gran máquina. Este verano he hecho 5000 km. con mi RT1200 Impresionante para viajar!

  • Antonio dice:

    Magnífica descripción de tu viaje.
    Soy un feliz propietario de la fabulosa RT, por lo que me identifico completamente contigo, ya que este verano también he subido a Galicia desde Málaga a través de Portugal y he disfrutado plenamente de lo que es viajar en moto.
    Es muy difícil encontrar una moto que proporcione las satisfacciones que te da una RT en cualquier tipo de asfalto.

  • Manuel dice:

    Después de 3 viajes de 12 días y muchos viajes de fin de semana y puentes con mi RT, con tiradas de 400 kms sin parar, rodando por carreteras de todo tipo, estoy de acuerdo con casi todo lo descrito, aunque mi RT no es tan fiable, me ha dado muchos fallos: ABS, regulador bomba gasolina, aforador, rodamiento trasero, araña trasera, ESA, bomba de freno trasero, en fin demasiadas averías para una moto de esta categoría, a lo mejor es porque la trato con mucho cariño, no paso de 140 y la máxima carga que le meto son 175 kgs (piloto+copiloto+equipo+equipaje+etc)
    Un saludo

  • Roberto dice:

    Totalmente de acuerdo yo tengo mi cuarta BMW la primera una R 850 R que la cambie con 10.000 km, la 2 un R1150 RT que también cambie con otros 10.000 km la 3 otra R 1200 RT en el 2005 que cambie con 80.000 km y la 4 otra R 1200 RT 2010 con 53.000 km en la actualidad. Y estoy muy contentó de tener una moto que era difícil de mejorar pero que ha ido evolucionando y mejorando con el tiempo.
    La sensación de libertad que te da la moto no te la da ningún otro vehículo. Además este tipo de motos, las de motor bóxer son muy fácilonas de conducir sólo hay que acompañar un poco para tomar las curvas, y además consumen muy poco. Muy cómodas y seguras.
    He probado muchas motos entre ellas la BMW K 1300 GT, Kawuasaki 1400 GTR, Yamaha 1300 GT y nunca cambiaría esta bóxer por ninguna de las comentadas o cualquier otra.
    Enhorabuena! Y felicidades por el artículo.

  • Apoyo todo lo que se ha dicho sobre la 1200RT , es impresionante. ¡¡¡ TENGO UNA !!!.
    Un saludo a todos.

  • Philip Weber dice:

    Estoy contigo en todo, es la moto más equilibrada para viajes, y después de haber viajado con ella y con una K-1600-GT de 160Cv que por cierto anda como 1 torpedo pero tiene 2 fallos muy gordos (1- el cardan entre 2ª y 3ª da tirones inexplicables; 2- el cambio rasca inexplicablemente siempre), el resúmen es que la más equilibrada es la R-1200-RT con diferencia.
    Si quieres que salgamos juntos, me apunto. Contacta conmigo por philip@grapesadsl.com

  • Mario Halty dice:

    Totalmente de acuerdo, es la mejor moto que conozco para viajar, acabo de llegar de un viaje por Francia, Suiza, Alemania y Austria, 5000 Km, fantásticos con un comportamiento con plena carga excelente, he cumplido alguna etapa de 1000 Km y evidentemente acabas cansado pero creo que me hubieran resultado difíciles de realizar en otra moto, la 1200 RT es superconfortable en recorridos largos.
    Saludos a todos los viajeros.
    Mario Halty

  • José Luis dice:

    Hola, estoy de acuerdo con vuestros comentarios sobre la RT. Yo he realizado varios viajes internacionales Francia, Italia, Croacia, Eslovenia, Suiza y alguno de ellos de 7000 km y a la vuelta no sólo no estaba cansado sino que volvería a salir.
    Un saludo para todos.

  • Javier de Miguel dice:

    Tengo una R 1200 RT 2011. Es verdad que la moto es una pasada tanto para viajar como para tumbar. Es mi 5 BMW Bóxer y no la cambiaría. Un disfrute que sólo limita la absurda normativa de tráfico!

  • Luis Miguel dice:

    Es una maravilla de moto, tengo la R 1200 RT, tiene 98.000 k. y solo revisiones y gomas y gasolina, si cambiara seria siempre BMW, moto espectacular

  • Raúl Martínez dice:

    Leo este comentario sentado en mi coche. Y siento ganas de sacar mi RT y hacer unos cientos de km. Desde qué la compre hace año y medio he andado 25.00km con ella. Creo que no son muchos, o si. Teniendo en cuenta que antes solo hacia 3.000 al año con las otras motos que túbe… Igual son bastantes. Me encanta su comodidad , como acelera, como frena, y sobre todo lo águila que es en carreteras viradas, cuando me lo dijeron no me lo creía. Ahora lo tengo comprobado. Agua, nieve, hielo, granizo y sol , mucho sol, ha soportado ya y siempre se comporta genial. Para mi la RT es la moto definitiva. ES LO MÁS. Os dejo que he decidido sacarla ahora mismo. Un abrazo.

  • Alfonso Chavero dice:

    Me gustaria agregarme a los comentarios vuestros, antes de comprar la RT, probe todas las de su segmento +o- , kawa, yamaha y honda.Todas ellas me demostraron mucha rabia, pero creo que me quede con lo que necesitaba, la RT, menos rabia pero mas tranquilidad y seguridad para viajar, y creo que hacerte en lo que le pedia a una moto, en lo que me ofrecia. Nada mas sacarla del concesionario, el verano del 2012, me hice con mi mujer una travesia pirenaica. ya quede alucinado con la rapidez que me adapte y se adapto yo a ella y viceversa, teniendo en cuenta que mido 1,65 de altura y era uno de los miedos que tenia, encima posee calefaccion en los asientos, cosa que impide bajar mas la posicion del conductor, consumo minimo (alta montaña), seguridad en curvas y relajacion en ruta turistica, asi como la capacidad de sus maletas, top case y bolsa sobredeposito, aproximadamente fueron unos 2000kmtros. No cal que diga que la utilizo diariamente y los fines de semana en compañia de otros moteros, este verano decidi con mi mujer hacer una ruta un poco mas larga, saliendo de barcelona y pasando por todas las capitales y pueblos mas importants,Alcañiz,Teruel,Ocaña,Aranjuez, Toledo, Caceres,Plasenia, Merida, Zafra, Badajoz, los pueblos de mis padres (por supuesto)Higuera la Real y Valverde de Burguillos, Huelva, Boyullos, Sevilla, Dos Hermanas “4 tetas, jejeje, broma tipica del lugar”, Cadiz y todos sus alrededores, y para acabar resumiendo, la vueita fue por toda la costa, aproximadamente fueron unos 5000klmtrsen total, y ha sido una maravilla el comportamiento de la maquima tanto en su conduccion como en la seguridad que me ha proporcionado tanto a mi como a mi compañera, y partimos de la base que tengo 50años y ya os he dicho mi altura. Doy mi enhorabuena a BMW por la r 1200RT.Vvss.

  • José Antonio dice:

    Para viajar con temperaturas elevadas el parabrisas original no permite que el aire de la marcha nos refrigere. Yo he puesto un precioso parabrisas bajo del fabricante Wunderlich que va de maravilla. Si lo bajas del todo permite que de el aire y si lo subes protege bastante ya que además en un poco mas ancho y el aire no te toca los hombros. El resto de la moto bien, bastante completa.
    Saludos

  • Jose dice:

    Compre una Rt el dia 15 de octubre, ya le hize 600 km, y estoy muy contento, facil de llevar, frenos estupendos… en fin que estoy como un niño el dias de los Reyes Magos.
    Eso si, no es tan austera en el combustible.

    Un saludo
    Jose

  • Victor dice:

    Hola amigos , yo compre la R 1200 RT en diciembre de este año pasado y para mi han sido nada mas que averías y problemas. Pero lo mas trágico a sido la rotura de la transmisión o cardan del que nadie comenta nada ni nadie te avisa. Pues que sepáis que en este modelo es muy normal que se rompa con la consiguiente avería. Desde luego que estoy completamente decepcionado por haber comprado una BMW , se que es de segunda mano , pero la garantía que te da el simple hecho de que sea BMW te da mucha confianza. Pues a mi me la a quitado de golpe con esta avería que a podido convertirse en un accidente ya que me llego a bloquear la rueda en autopista. Simplemente que sepáis que no son tan fiables como creemos. Y que nuestra vida esta en juego . Un saludo a todos.

  • Eduardo de la garza dice:

    Hola compañeros, acabo de comprar una RT 1200 r 2016, la razón que tuve es que acabo de hacer un viaje desde monterrey mexico, hasta Aspen colorado, pasando por texas, utah, Arizona,colorado y nuevo mexico, 5,050 kms. para ser exacto.
    yo tengo 2 años en moto, empece con la bmw 650 GS, a los 2000 kms. la cambie por la GS 1200r en la cual he recorrido 16,000 kms. y que actualmente conservo, y ahora la 1200 RT. recién adquirida.

    la razón que tuve al comprarla fue que en mi viaje a colorado, la GS 1200 se me hizo un poco cansado el viaje, esta moto me encanta, pero cuando vas a pura carretera tal vez no sea la mas indicada .
    estoy feliz con mi RT

Deja tu comentario