Advantec

El Club BMW Touring de España logra que el EBMWR13 más tormentoso sea el más divertido

Por Juan Jordano
Los miembros del Club BMW Touring de España presentes en el EBMWR13 disfrutaron de un plan B debido a la lluvia: refugiarse en su carpa a disfrutar de las viandas que cada uno había traído de su lugar de origen. Un plan fantástico que, junto a las actividades del Encuentro, fue más que suficiente para pasarlo en grande.

Amigos fieles

En la edición de 2012 del EBMWR, el Club BMW Touring de España hizo coincidir el evento con una salida de su programa, Pirineo Aragonés, que fue todo un éxito con 41 motos y 80 personas. Este año no se podía repetir lo mismo, por lo que la asistencia a los BMW Motorrad Days Formigal no tendría más aliciente que hacerse unos buenos kilómetros, encontrar a algún amigo y curiosear las novedades de la marca. Pensábamos que sólo unos pocos acudirían a la cita, pero este club es increíble pues se apuntaron finalmente más de 30 motos, los más osados, los que a pesar de las malas previsiones meteorológicas decidieron que no podían faltar.

Conforme se acercaba la fecha, el pronóstico del tiempo no presagiaba nada bueno. No obstante, Pepe Muñoz, nuestro fotógrafo del club y organizador en esta ocasión,  supo animarnos a ir. La solución, rememorar lo que hicimos en aquel mítico EMBWR de 2008 en Sierra Nevada. Hacer una de esas convocatorias ya clásicas del nuestro club, montándonos un ‘Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como’: cada asistente se trae algo bueno, típico o exquisito de su pueblo, buen vino y otras cosas que beber, se pone todo en común y a pasar el rato con  los amigos. Dicho y hecho. En Formigal nos presentamos con los topcases cargados de avituallamiento. Si el tiempo del sábado se ponía feo, simplemente se trataba de suspender la excursión que teníamos prevista por los puertos franceses y refugiarnos en la carpa del Club Touring a comer y beber de lo lindo.

Al mal tiempo, buena cara

El viernes, el día se portó decentemente, sin lluvia apenas, pero el sábado parecía que el mismísimo dios de la lluvia quería ver las novedades de BMW Motorrad. Tormenta, agua, más agua, pequeño receso, más tormenta, más tromba de agua…. Lo sentimos por los organizadores, aunque eso no restó a una asistencia meritoria.

Los del Club Touring aplicamos el plan B: Al mal tiempo, buena cara. Y nos refugiamos en la carpa a comer y beber todo lo que habíamos llevado. Para colmo, como se había previsto un hotel muy cerca, el que quiso bajó andando y se olvidó de la moto. El ambiente de la carpa fue increíble. Lo bien que nos lo pasamos lo puede confirmar cualquiera. Memorable el lomo en orza de Segundo, las conservas de Félix, la tarta de queso y licores de Marino, el queso picón de Salvador, el atún de Barbate de Eli, la caña de lomo y vino de Montes de Málaga de Kiko, la pata de jamón de Pepe….. Pero sobre todo, la GS de Roberto, cuyas maletas sirvieron de frigorífico improvisado llenas de hielo para la bebida. Al final de la tarde, todo cerrado y allí seguía nuestra carpa animada y llena de gente, sobrando lo suficiente para seguir el día siguiente.

Llegamos al hotel todos bien contentos para descansar un poco y salir a cenar a Sallent de Gállego. Queremos resaltar que el hotel, el Villa de Sallent,  se portó fenomenal, suministrándonos todo el hielo necesario y dejándonos un salón aparte para montar nuestro particular ‘botellón’ a los más trasnochadores. Queremos agradecer también a BMW Motorrad España las atenciones recibidas y el continuo apoyo mostrado durante el evento con nuestro club. Así da gusto asistir al Encuentro cuantos años sean precisos.

Todo un éxito, pero un éxito basado en la amistad, compromiso y ganas de disfrutar de los miembros del Club Touring de España, unidos por una afición común: la moto de turismo.

Más información en www.clubtouring.es

Deja tu comentario