Advantec

Salida a Vitoria y La Rioja Alavesa del Club BMW Touring de España

Por César Recalde
Decenas de socios del Club BMW Touring de España se reunieron en Vitoria para conocer la ciudad y también la provincia de Álava, llena de increíbles paisajes y con rutas que no hay que perderse. Buen ambiente y excelente comida presidieron una salida digna de recordar.

Compañerismo y camaradería

El fin de semana del 24, 25 y 26 de mayo, los socios del Club BMW Touring de España estaban convocados a participar en su salida mensual. El objetivo era conocer mejor la ciudad de Vitoria y las rutas que atraviesan la provincia de Álava, haciendo especial hincapié en La Rioja Alavesa.

Un total de 33 motos y 55 participantes provenientes de toda España acudieron a la convocatoria. A lo largo de la tarde del viernes 24, los participantes fueron llegando al hotel elegido como sede de la salida, el Jardines de Uleta Suites Hotel, un hospedaje amplio, nuevo, cómodo y muy bien localizado que permitió a todos los participantes sentirse como en casa. Los saludos efusivos de los socios al encontrarse de nuevo en una ruta mostraron desde el primer momento el excelente nivel de compañerismo y camaradería que caracteriza a este club.

Una vez instalados adecuadamente, y con las motos ya aparcadas en el impecable y enorme garaje, compartimos en el patio acristalado del hotel una cena-buffet en la que aprovechamos para charlar y recordar experiencias, así como para que el road leader nos explicara el programa de la salida y realizase un completo briefing en pantalla gigante con los detalles de la ruta del día siguiente. Una copa y una breve tertulia posterior, y enseguida a la cama. Al día siguiente nos esperaban 285 kilómetros atravesando Álava en los que cruzaríamos cuatro comunidades autónomas diferentes, ya que la ruta atravesaba zonas de Navarra, Castilla y León y la Rioja, además del propio País Vasco.

Hacia Landa como en Suiza

El sábado amaneció fresco (5º y lluvia fina), pero las previsiones indicaban mejoría a partir de las 12:00 horas y así sucedió. A las 9:00 horas, el grupo salió puntualmente en ruta tras el road leader, que, con la ayuda de un grupo de veteranos del club con emisoras, actuaron eficazmente a lo largo de toda la jornada para mantener al grupo sin rupturas en rotondas, cruces y semáforos.

Desde Vitoria, la caravana tomó camino hacia Landa por una preciosa carretera que bordea unos pantanos que más bien parecen lagos y que por momentos te hace sentir en Suiza. La lluvia seguía cayendo de forma débil, pero el grupo circulaba a buen ritmo y disfrutando del paisaje y la ruta. Por la carretera A-3012, cruzamos preciosos pueblos como Ozaeta, Larrea o Zalduondo, hasta empalmar con la A-1 en Ziordia, donde entramos en Navarra para iniciar en Olazagutía la subida hacia el Parque Natural de Urbasa.

El sol ya empezaba tímidamente a dejarse ver, la temperatura seguía siendo fresquita (9/10º) y comenzamos la subida del puerto de Urbasa, un lujo de paisaje en un entorno excelentemente conservado y con un asfalto que permitía llevar un ritmo ligero a pesar de la lluvia caída.

Tentempié en Treviño

Desde la bajada de Urbasa volvimos a entrar en carreteras alavesas hasta alcanzar Santa Cruz de Campezo y de allí seguimos hacia Bernedo por la A-126, atravesando pequeños pueblos con sus enormes iglesias a un ritmo cada vez más ligero. Entramos en el Condado de Treviño, enclave burgalés dentro de la provincia de Álava. Pueblos como  Navarrete o Franco vieron pasar la comitiva del Club BMW Touring hasta el propio pueblo de Treviño, donde, tras 160 kilómetros por una ruta virada, esperaba a los participantes un contundente tentempié: tortillas, morcilla, queso y chorizos a la sidra nos ayudaron a todos a entrar en calor y a poder comentar las incidencias del día. Tras el piscolabis, en carretera de nuevo y, ya bajo el sol, enfilamos la ruta hacia La Rioja Alavesa.

En Berantevilla enlazamos con la N-124, que abandonamos en Briñas para iniciar una ruta con un paisaje totalmente diferente. Los robles y las hayas de la primera parte de la jornada dejaban paso a vides y bodegas por todos lados. Labastida, Samaniego y Villabuena nos vieron pasar en dirección a Elciego, donde nos recibió la visión espectacular de la bodega de Frank Gehry realizada para Marqués de Riscal, con sus techos de colores reflejando el sol del mediodía. Desde allí a Villabuena de Álava y por fin a la villa de Laguardia, donde el Ayuntamiento nos autorizó a aparcar las motos en el frontón municipal, justo enfrente del restaurante donde comimos.

Un paseo por la preciosa villa medieval de Laguardia nos permitió estirar las piernas y afrontar la comida. Nos esperaba un menú típicamente riojano, que, como buenos socios del Club BMW Touring, abordamos con entusiasmo.

A las 16:30 horas ya estábamos otra vez en ruta, volviendo a Vitoria a través del precioso Puerto de Herrera, donde, tras la obligada parada en el Balcón de la Rioja para disfrutar de las vistas que ofrece este mirador, enfilamos el camino disfrutando al máximo de una carretera que permitió sacar el máximo partido a nuestras BMW.

Escoltados por la Policía Municipal

A la entrada de Vitoria, una unidad de la Policía Municipal, compuesta por un vehículo de apoyo y seis motoristas, nos esperaba para acompañarnos hasta el centro de la ciudad. Sintiéndonos por un día como ministros, nuestra escolta policial nos llevó hasta la plaza de España, cortando  el tráfico a nuestro paso con el fin de que la comitiva llegase unida al centro peatonal e histórico de la ciudad. Además, nos facilitaron el aparcamiento y se quedaron vigilando las motos mientras nosotros iniciábamos una visita guida por el casco histórico por cortesía del Ayuntamiento. Una guía encantadora y paciente nos permitió conocer la historia que se esconde detrás de una ciudad tan bonita e impecablemente cuidada como Vitoria-Gasteiz: las plazas de la Virgen Blanca y del Matxete, los palacios de Villasuso o Montehermoso, la impresionante Catedral de Santa María y la almendra medieval fueron excelentemente explicadas por la guía. A las 19:00 horas, y con las primeras caras de cansancio asomando, de nuevo la Policía Municipal nos acompañó en modo ministro hasta nuestro hotel.

Siesta para unos y tertulia para otros hasta la hora de la cena. El hotel nos preparó una excelente cena en el restaurante Arimendi, que cerró para nosotros, y donde pudimos deleitarnos, entre otros manjares, con unos excelentes txuletones a la parrilla, bien regados con unos estupendos crianzas de La Rioja Alavesa.

Después, un divertido sorteo con sorpresa incluida para nuestro socio más internacional (que acude desde Estados Unidos a participar en casi todas nuestras salidas), así como la entrega de placa al road leader por la estupenda organización de la salida. Las copas y la música pusieron punto final al fin de semana, citándonos de nuevo para la convocatoria de junio por tierras gallegas.

El Club BMW Touring de España quiere agradecer la colaboración del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz y muy especialmente de la unidad de la Policía Municipal que tan profesional y educadamente nos acompañó durante nuestro recorrido por la ciudad.

Más información en www.clubtouring.es

Deja tu comentario