Advantec

El Club BMW Touring de España se va a Segovia tras los pasos del Mudéjar

Por Juan Jordano
Del 26 al 28 de abril, 70 miembros del Club BMW Touring de España disfrutaron de la provincia de Segovia a lomos de sus motos. Bonitos paisajes serranos, excelente comida y pueblos con encanto fueron los protagonistas de un fin de semana en el que ni siquiera faltó la nieve.

Todo un descubrimiento

Con el Club BMW Touring de España, un destino tan conocido como Segovia se convierte en un descubrimiento. Porque bajo el título ‘Segovia, tras los pasos del Mudéjar’ fue la convocatoria que nos plantearon Ernesto y Falete, nuestros queridos socios bien conocidos como los ‘Brothers de San Martín’ (de Valdeiglesias, para entendernos), para la tercera salida del programa 2013 el 26, 27 y 28 de abril. Como siempre, a pesar de los tiempos tristes que corren y de unas previsiones meteorológicas bastante sospechosas, los del Touring se animaron a disfrutar reuniéndose 35 motos y 70 personas venidas de toda España.

La primera sorpresa fue llegar a un precioso hotel, San Antonio el Real, un antiguo monasterio restaurado que nos situaba casi en el centro de Segovia. Y así fue, porque en la tarde-noche del viernes partimos caminando tranquilamente para una visita guiada a la ciudad. Muchos conocíamos el famoso acueducto romano, pero no siguiéndolo desde el punto en que el canal de agua, a la altura de la mano, comienza a salvar el desnivel hasta llegar a su punto máximo con 28 metros de altura, acumulando 162 arcos y 20.400 bloques de piedra. Recorrer las calles y monumentos de Segovia mientras va anocheciendo y con explicaciones fue toda una delicia. Una maravilla que nos hizo olvidar el frío terrible y la fina lluvia que comenzaba a caer y que se tornaba en nieve.

Paisajes y colores bonitos

Pero ahí estaban nuestros ‘Brothers de San Martín’ para tranquilizarnos durante la cena mientras nos explicaban la ruta que tenían preparada para el día siguiente. Que frío sí que iba a hacer, un poco, pero de nieve nada, porque lo tenían todo controlado. Así fue, porque tan sólo nevó en las zonas más altas durante la noche, que fue como un maquillaje perfecto para el paisaje que nos esperaba para la ruta del sábado. Personalmente me pareció que esta ruta nos ofreció uno de los paisajes y colores de Castilla más bonitos que recuerdo, posiblemente gracias al agua y la nieve caída mezclada con la luz primaveral.  ¡Y mira que he recorrido veces esos campos! Basta con echar un vistazo a la web del club, concretamente a la galería de fotos magistrales que realizó Pepe Muñoz, que se supera en cada ocasión, para darse cuenta de lo que digo.

BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT

Tras salir del hotel escoltados por la Policía Municipal, nos permitieron aparcar las motos bajo el acueducto para realizar la foto de familia. Fue todo un detalle de la buena gestión de los road leaders y del Ayuntamiento. Desde allí, a Coca, donde rodeamos el famoso castillo con las motos, la mejor manera para que nos franquearan la entrada y nos lo enseñaran. Para mi gusto, este castillo de ladrillo del siglo XV construido por D. Alonso de Fonseca, es quizás el más original de España y merece un destino o una parada por sí mismo.  Entramos  en ambiente rápidamente subiendo y bajando cientos de peldaños por las angostas escaleras de caracol para acceder a sus plantas y torreones, así que, a la salida, nos teníamos merecido un segundo desayuno-aperitivo, que más bien fue una barbaridad al ver lo que allí había sobre las mesas. “Lástima, lo que va a sobrar”, pensó alguno de los nuevos socios. Pero la barbaridad no fue lo que allí había, sino el ‘saque’ que tiene la gente del Touring, porque si el mesonero no hubiese retirado las bandejas, le hubiéramos dejado ‘limpio’.

En ruta de nuevo hacia Turégano, atravesamos este precioso pueblo y rodeamos su castillo. A partir de ahí, la carretera ya tomaba bellos perfiles serranos, con la nieve y los picos al fondo, hasta conducirnos a Pedraza. Este hermoso pueblo, totalmente conservado en su origen, se vio revolucionado por la entrada de decenas de grandes motos BMW Motorrad que aparcaron alineadas en su plaza. Unos pasearon a ver el castillo y las calles del pueblo, mientras que otros (con hambre….no es posible), aprovecharon para tomarse el aperitivo bajo un sol que quería salir para acompañarnos hasta Torrecaballeros, el lugar del almuerzo. ¿Y que se puede comer en Segovia? Pues un suculento cochinillo acompañado de un montón de cosas ricas. Fue una reunión fantástica en un lugar altamente recomendable, el Rancho de la Aldegüela. Pero más aún, porque se unió otro buen grupo de amigos de Madrid y alrededores, como José Moriano y Mavi, a los que no veíamos desde hacía tiempo. Nos alegró enormemente verle tan recuperado y alegre como siempre. Jose, la próxima vez, ¡ya en moto!

Una jornada estupenda que, tras descansar calentitos en el hotel viendo como comenzaba a caer un poco de nieve, terminamos con la acostumbrada cena, sorteos, regalos y entrega de placas a Ernesto, Falete y sus chicas, porque trabajaron con sus amigos segovianos Jose y Almudena, para hacernos pasar un gran fin de semana. Una cosa curiosa. Esta vez nadie se arrancó a bailar. ¿Sería por respeto, ya que tomamos el claustro y el refectorio del monasterio para la barra libre, o porque con el frío se habían agarrotado los músculos?

Más información en www.clubtouring.es

Una respuesta para “El Club BMW Touring de España se va a Segovia tras los pasos del Mudéjar”

  • Juan y Fabiola dice:

    Estupenda crónica de un maravilloso fin de semana, estoy absolutamente de acuerdo con todo lo narrado. He de decir, efectivamente lo de la comida en realidad fue “Gula” , hermosos paisajes, Castillos y recorridos.
    Buen rollo, buen grupo, buen fotógrafo, buen cronista, buenas motos, buen club y excelente organización.

    ¡Nuestras más sinceras felicitaciones ¡

    Juan Ángel y Fabiola’
    ” 2 Fanes”

Deja tu comentario