Advantec

Al sur de Granada con el Club BMW Touring

Al sur de Granada con el Club BMW TouringPor Juan Jiménez
La excursión de primavera del Club BMW Touring la bauticé como ‘Al sur de Granada’, en homenaje al escritor inglés Gerald Brenan, quien así llamó a su primer libro cuando llegó a España a principios del pasado siglo. Magníficas rutas y buena gastronomía protagonizaron un gran fin de semana.

Un recorrido para impresionar

Considero que una salida tiene que basarse en tres ejes básicos: un hotel con encanto, rica comida y una ruta que pueda estar nombrada en las ‘colas de dragón’.

El hotel-bodega Señorío de Nevada nos dio posada ese fin de semana, situado en mitad de una finca de viñedos de reciente plantación que produce un vino excelente, aunque con tirada limitada. Todas las habitaciones son diferentes, con decoración original y minimalista. Hicimos una visita guiada a la bodega antes de la cena, recorrido por los viñedos, sala de maduración en barricas de roble, la de embotellado y, finalmente, una cata con degustación de sus tintos con un aperitivo, para pasar a cenar justo al lado en la sala de botellas.

Ya el sábado por la mañana, el recorrido fue elegido cuidadosamente para impresionar a los experimentados compañeros de Club Touring. Comenzaba en el Valle de Lecrín, jalonado de viejas alquerías y molinos de origen árabe. La carretera, en perfecto estado, baila entre naranjos, limoneros y olivos centenarios. Cogemos altura, desde donde se divisa a lo lejos el pantano de Beznar que riega toda la comarca. De allí nos dirigimos a la Alpujarra, pasando por la antigua Venta de las Angustias y puente nazarí. Cruzamos Lanjarón y Orgiva para desviarnos hacia la Sierra de Lujar, que aparece como una gigantesca mole frente a los colosos tres miles, Veleta y Mulhacen.

Empieza la subida, con el camino esculpido literalmente en la ladera que serpentea dibujando trazados imposibles. La moto está siempre inclinada y los reflejos de la luz en las pizarras nos deslumbran. La cima nos recibe con nubes altas, pero que no impiden ver las maravillosas vistas al mar. Paramos en el paraje del Haza del Lino, llamado así por el cultivo de esa fibra antaño. Nos está esperando un desayuno de buñuelos con café y migas con mosto de la Contraviesa. Los pilotos me preguntan impacientes por la bajada, la carretera desde la altura marca una montaña rusa frenética, la hacemos a buen ritmo aunque con precaución, pues son muchas las motos y los barrancos impresionan.

Contraste de paisajes

El paisaje ya es mediterráneo por la cara sur, en contraste con lo verde y blanco de la norte. Nos metemos en la Rambla de Albuñol que está llena de invernaderos y salimos a la N-340 que discurre pegada al mar. Tras unos treinta kilómetros, llegamos al restaurante La Piscina, en el puerto de Motril; Gambas blancas, quisquillas, pescadito frito y muchos mas platos para acabar con un arroz ciego de mariscos.

A la vuelta, paramos en la bodega del ron artesanal Montero. Tras la interesante visita, una degustación de su prestigiosa bebida. El regreso al hotel lo hacemos por la autovía de Sierra Nevada, rápidamente pues había que descansar de la jornada antes de la cena.

Así transcurrió un fin de semana que disfrutamos como niños. Os invito a visitar estas tierras de contrastes y paisajes variados, un poco a desmano de los circuitos tradicionales turísticos.

Más información en www.clubtouring.es y www.bmwriders.es/club_touring.html

2 Respuestas para “Al sur de Granada con el Club BMW Touring”

Deja tu comentario