Advantec

Cuando un amigo se va

Cuando un amigo se va Juan Jordano, miembro del Club BMW Touring de España, escribe un artículo en memoria de Eduardo Díaz Martín, ‘El abuelo’. Junto con Elisa, su mujer, ha disfrutado al máximo de la moto en pareja durante más de medio siglo.

No se perdía ni una salida

Hace un año que se nos fue ‘El abuelo’ de la gran familia que componemos el Club BMW Touring de España, Eduardo Díaz Martín, nuestro amigo y compañero, que con ‘La abuela’ Elisa, su mujer, resumían todo lo mejor del espíritu de un Club y que con su sola presencia nos llenaban de ejemplos, bendiciones y privilegios únicos. Hoy queremos rendirles, una vez más, todo el homenaje y agradecimiento por lo que nos han transmitido.

Todos los que nos íbamos incorporando al Club quedábamos impactados ante la presencia del matrimonio en la primera salida que hacíamos. No se perdían ninguna de ellas, ni oportunidad de disfrutar con los amigos, “dado que nuestras obligaciones actuales nos permiten hacer lo que queramos”, solía decir Eduardo. Y lo que querían era tejer la vida alrededor de sus grandes pasiones: la moto, el esquí y, por supuesto, su querida familia (hijos y nietos).

Aquella pareja de ochenta y tantos años desde el primer momento te acogía como si te conociera de toda la vida. Él contándote batallitas increíbles, pero ciertas. Ella mostrando toda la paz y dulzura de la que un ser humano es capaz. Habían llegado allí a lomos de su inseparable BMW tras recorrer mas kilómetros que nadie, porque, “como sus obligaciones actuales se lo permitían”, se habían tomado su tiempo. Además, se divertían con todo y con todos como nadie. Así que, desde ese primer contacto, cada uno con su experiencia personal, llegamos a identificar nuestro Club con esta entrañable pareja de amigos.

Cuántos recuerdos, cuántas experiencias personales, cuántas cosas buenas guardamos cada miembro del Club BMW Touring de España de Eduardo y Elisa. Me gustaría contaros cada una de ellas, para reírnos o emocionarnos juntos. Pero no puedo contar solo mis recuerdos sin que cada uno de sus amigos pudiera igualmente contar los suyos. Me gustaría que se animasen a hacerlo en los comentarios, para que todos podamos revivirlos. Nos hicieron sentir una gran familia: llegar a una reunión y encontrar a Eduardo y Elisa, y darle ese abrazo a él y ese beso a ella era algo que sin querer nos unía a todos un poco más.

En una BMW R 27

Cumplieron juntos más de cincuenta años de matrimonio, todos ellos disfrutando de la moto y, por supuesto, del esquí. Tras su primera Vespa en 1956, se montaron en BMW, desde su primera R 27, que Eduardo conservó impecable toda su vida, a su ultima R 1200 C, moto que cambio por la anterior R 850, dado los sustos que ya le daba por llegar con dificultad al suelo. Siempre se jactaba Eduardo de esquiar junto a Elisa, campeona de ese deporte en su juventud, casi todas las semanas del año, porque en invierno se lo facilitaba su residencia en Cercedilla, y en verano ese artificio de pista de Xanadú. Nada pudo con la vitalidad de Eduardo y Elisa, cosa que para todos sus amigos ha supuesto un modelo y un ejemplo único.

En 2005 celebramos con ellos en Barco de Avila su homenaje al cumplir sus 50 años en moto (www.clubtouring.es). Vivir la moto como ellos lo hicieron, Elisa incluso disfruta ahora viniendo a alguna reunión junto con su hijo. La moto parece que fuera un instrumento sutil, casi imperceptible, en manos de esa pareja. De hecho, formaba parte de la esencia de la pareja misma. Miles de kilómetros, de fríos y calores, de paisajes lindos y atascos exasperantes, de grandes rutas y pequeños peligros, de objetivos escondidos y encuentros deseados, conformaron la vida de Eduardo con Elisa a lomos de sus BMW, pero siempre disfrutando. También van conformando nuestras vidas, de forma igualmente imperceptible y sutil. Solo deseo que disfrutemos de igual manera y, con el paso del tiempo, lleguemos a seguir su ejemplo.

Un accidente cerebral pudo finalmente con la vida de Eduardo, pero no con su espíritu. Él sigue más vivo que nunca entre nosotros, los miembros del Club Touring, y de tantos otros amigos de otros clubs con los gustaba alternar actividades. Nadie como él, con su querida Elisa, nos ha podido enseñar mejor a vivir y disfrutar de la moto. Se fue a otro lado, donde no podemos verlo, ni hablar por teléfono, ni mandarle un e-mail. Pero está ahí, junto con otros amigos del Club BMW Touring de España que también se fueron ya: Julián, Ricardo, Eva…. Seguro que echan un ojo, cuidando de que los que aún estamos aquí.

Me viene a la memoria una bella canción de Alberto Cortés para dedicar a Eduardo: ‘Cuando un amigo se va queda un espacio vacío que no lo puede llenar la llegada de otro amigo’.

Para conocer más sobre Eduardo y Elisa, pueden ayudar algunos enlaces localizados en Internet:

www.clubtouring.es

webcache.googleusercontent.com

vallesdelesla.com

vallesdelesla.com

www.bmwmotos.com

www.forohondatourers.com

15 Respuestas para “Cuando un amigo se va”

  • JUAN DURAN dice:

    ¡Que nostálgia!¡que recuerdos y aventuras con esta entrañable
    pareja! No podemos evitar sonrreir al acordarnos de ellos…
    Fueron y seguirán siendo únicos para todos nosotros,para esta gran
    familia que es el Club BMW Touring.

  • ANTONIO dice:

    buenas tardes .

    siento mucho la perdida de este amigo ,que junto a su mujer no se perdian ni una salida los dos juntos, esto si es pasion por las motos.

    que descanse en paz ,y mis mas sinceras condolencias a su familia

  • Alvaro y Lourdes dice:

    No ha pasado una sola de nuestras reuniones sin que se me haga un nudo en la garganta por la ausencia de Eduardo.

    Siempre dije desde que los conocí a ambos que mi ilusión sería seguir subiendo en moto con su edad ya que sería una buena señal.

    Como anécdota la de hace unos pocos años cuando se tiró en paracaídas…

    ¡Eduardo, seguro que allá arriba los estarás entreteniendo con tus historias!

    Nos vemos, amigo.

  • RAfo dice:

    Que pasion tenia por el esqui, recuerdo las bajadas por Bakeira , imposible seguirle , serian los cacahuetes magicos que llevaba y repartia conmigo y mis hijos. Elisa la dejaba en Beret , en la cafeteria , decia que estaba mayor y torpe, y el , ala , a esquiar como un poseso, que maravilla.
    Eduardo , no nos olvidamos de ti , se que donde estes estaras a nuestro lado

  • Roberto dice:

    Eduardo.

    En enero de 2007 me acciente esquiando por intentar seguir su ritmo, el con 70 años, y yo con treinta y pocos, despues de 5 horas siguiendole, me sali de pista por falta de fondo. El, se dío cuenta de que no le seguia en 200 mt, subio a buscarme (pista negra) con los esquis a la espalda, hasta que me encontro en el agujero donde cai, me reanimo, llamo a las emergencias de la pista, y les ayudo a sacarme de alli …..Le debo la vida.

    Durante los dos meses que estuve en cama, me llamaba todos los días a las 21.00 H en punto, y los sabados era de visita obligada toda la tarde….. gran amigo, cercano, sincero, gentil, generoso, risueño, soñador, valiente, inolvidable, por encima de todo, muy buena persona y mejor amigo.

    http://fotos.subefotos.com/5b49e47dc637a4e806a91201b462c430o.jpg

  • José Manuel dice:

    Eduardo, buen amigo, donde quieras que estés, harás la felicidad de los que te rodeen.
    Te recordaré todos los días de mi vida.

  • JUAN BONET dice:

    Me asomo poco al ordenador personal, pero hoy he tenido un duro golpe al abrirlo… nuestro Eduardo se nos ha ido….yo he sido últimamente poco asiduo a viajar con el club, por diversas circunstancias, por éso lo he sabido tan tarde, pero os puedo asegurar que cuando pensaba en el club, Eduardo era la primera imagen que me venía a la mente, era una vinculación entrañable entre la moto y el cariño y la amistad que ellos aglutinaron de una forma inolvidable. Ahora se que lo encontraré a faltar de verdad.
    Para Elisa un sincero y sentido abrazo.

  • Guillermo dice:

    Yo rodé junto a de Eduardo y Elisa.
    Maravillosas personas que siempre recordaré.
    Un fuerte abrazo a la familia y amigos.
    Eduardo: -Llevaré muy lejos mi tren delantero en tu honor y recordaré tus sabios consejos para trasladarlos a las nuevas generaciones como se que a ti te habría gustado.
    Guillermo Ruiz de Luna.
    S-1168

  • Vicente Ramos dice:

    Me uno a todos vosotros en las condolencias y el dolor por la pérdida de Eduardo. Yo también compartí con ellos miles de kilómetros y son una pareja ejemplar en todos los aspectos.
    Me di de baja del club porque una lesión de cadera me impide ya montar. Si alguien que esto lea puede decirle a Elisa que me acabo de enterar y que le mando un abrazo cariñoso con el cariño acumulado a lo largo de los años, que por favor lo haga en mi nombre.
    A todos los demás también cariñosos saludos.
    Vicente Ramos.

  • Fátima dice:

    Qué decir de él que no sepamos ya…

    Eduardo siempre te recordar´con esa vitalidad que sólo a ti te caracterizaba, y decirte allá donde estés que todos te recordaremos siempre, en especial Pablito que siempre se quedaba asombrado de tu manera de esquiar y fuiste y serás su gran ejemplo a seguir respecto a uno de tus deportes favoritos, el esquí.

    Un beso a todos, en especial a Elisa.

  • Juan Carlos dice:

    Mi primera experiencia con BMW fue en Cadiz en 1999 . Allí los conocí y desde entonces Eli y Eduardo han sido un ejemplo de buena gente. En cada salida me hacia una foto con ellos. Tengo tantas… mi abrazo en el cielo para Eduardo y un beso de admiración y cariño para Eli.

  • Juan dice:

    Octubre de 2003. Vicky y yo volviamos desde el Rocio a Madrid con Eduardo y Elisa, donde Fran y Pilar nos prepararon una salida inolvidable. Recuerdo que antes de Sevilla nos cayó una tormenta descomunal que nos obligó a refugiarnos bajo el puente de un cruce. La tormenta no nos dejó tranquilos hasta Madrid.
    Decidimos parar en Córboba para merendar en la casa de mi familia y ver a mi madre. Eduardo y Elisa conocieron a mi madre meses antes en la fiesta del Juan Palomo en la Casilla del Aire. Recuerdo aquella merienda entre los cinco, mientras nos calentábamos al brasero y tomábamos fuerzas para seguir hasta Madrid. Al salir, Eduardo me dijo lo mucho que había disfrutado viendo de nuevo a mi madre. Cada vez que nos veíamos, lo primero que Eduardo me preguntaba era por mi madre, si estaba bien la abuela, que no dejara de mandarle recuerdos…. Cuando lo hacía, mi madre correspondía pidiéndome igualmente que le diera sus recuerdos a esos “locos” de Eduardo y Elisa, que se cuidaran mucho. Ya fallecida mi madre, cada vez que me veía Eduardo, lo primero era decirme como se acordaba de ella, que gran señora era, que bendición había tenido con una madre así…..
    Echo de menos ese recibimiento cada vez que asistía a una salida del club.

  • toni pascual dice:

    Hola Amigos…
    Q gran pareja… q gran ejemplo para todos nosotros… los conoci… hace tanto tiempo q ahora ya no recuerdo donde.
    Yo también comparti salidas y rutas con Ellos y ahora me enorgullece haber podido disfrutado de su compañia y su gran cariño.
    Eduardo, estes donde estes tienes toda mi admiración y reconocimiento.
    Gracias x compartir tan buenos ratos contigo…
    Eli un beso muy fuerte…
    Gracias por vuestro ejemplo amigos !

  • Angel G3lutx0 dice:

    Yo por desgracia no pude conocerlo, pero si pude oír hablar de él en Toledo, de todo lo que habéis contando aquí, y eso es lo mejor que puede dejar una persona cuando nos deja… que se le recuerde como un amigo, una persona que admirar y un ejemplo a seguir, eso querrá decir que dejó una impronta y que será recordado de por vida por aquellos que le conocieron y por los que por desgracia no pudimos hacerlo.

    Descansa allá donde pares.

    V´ssssss

  • Tus amigos del Club Touring dice:

    Querido abuelo, cada dia, uno, dos, tres, cien ….. de tus amigos nos acordamos de tí

Deja tu comentario