BMW R 1200 GS Adventure: Una ‘reina’ para viajar a Formigal

Una ‘reina’ para viajar a FormigalPor David Palacios
La R 1200 GS Adventure es la moto con la que se puede hacer realidad los grandes sueños de muchos motoristas; la moto que los grandes viajeros están usando, la que muchos de nosotros estamos desando tener para ir, de momento, a Formigal a disfrutar del EBMWR11, y luego emular a esos grandes aventureros con esta reina de los viajes.

La mejor BMW que he probado este año

Se supone que un probador de motos debe de ser imparcial a la hora de dar su opinión sobre un producto, y yo creo que lo soy. Pero, lógicamente, también tengo buen gusto y a veces, por que no reconocerlo, mal gusto.
Quiero decir con esto que, aunque me encantan todas las motos de cualquier tipo y cilindrada, es porque a todas las encuentro al final un cierto gustillo. Pero siento cierta predilección por los modelos polivalentes, que son capaces de hacer cualquier cosa bien, pero sin destacar en ninguna. Por eso a nadie le debe de extrañar la afirmación que hago sobre la nueva BMW R 1200 GS Adventure: es la mejor moto BMW que ha pasado por mis manos en el último año.

A simple vista esta nueva Adventure no parece haber cambiado mucho con respecto a su predecesora, salvo si las ponemos una al lado de la otra. Apenas por el agujero del pico de pato y la reducción de sus cilindros, difícilmente notaras las diferencias, pues sigue siendo el mismo mamut del segmento trail que la anterior. ¿Entonces, por qué se ha convertido en un best seller?

Quizá porque, a la hora de comprar un vehículo, casi nadie tiene la oportunidad de probar el modelo que desea adquirir. Eso significa que la estética, las formas, son observadas con lupa por los diseñadores de la marca bávara. Y ni que decir tiene –para qué engañarnos – que es, como mínimo, un blanco perfecto para un publico con ganas de ‘aventura’ sin renunciar a ciertos lujos. Lo cierto es que esta moto es tan práctica que enseguida te olvidas de si su look es acertado o no. No en vano, BMW ha reestilizado una moto que durante años fue, y seguro que lo seguirá siendo, un éxito rotundo en ventas.

La cosa cambia cuando te subes en ella, pues ya empiezas a ver y apreciar las mejoras que la nueva GS ofrece. El motor es el mismo que el de la HP2, o sea, un bóxer de 1.170 cc, con doble árbol de levas y 110 CV de potencia a 7.750 rpm y un par motor mejorado de 120 Nm a 6.000 vueltas. Al igual que en los modelos anteriores, la R 1200 GS Adventure hace explotar la mezcla mediante dos bujías -la HP2 utiliza una-.

También se ha aumentado el régimen máximo en 500 rpm, lo cual ofrece una mejor tracción y una respuesta más contundente al puño de gas.

Carreteras reviradas, su hábitat natural

Un buen detalle son la torretas del manillar, con dos posibles regulaciones de simple operación (darles la vuelta), acercan o alejan el manillar al conductor en dos centímetros; los paramanos ya no van anclados a la piña de mandos, sino que lo hacen en el manillar.

Detalles en todo caso prácticos y de buen gusto con los que BMW ha vuelto a recuperar el gusto y la exclusividad de la marca.

La moto en carreteras reviradas, donde se necesita mucha tercera y cuarta velocidad, es un placer total, tanto de conducción como en ergonomía. Se aprecia que la nueva relación de marchas de la caja de cambios es mas corta y efectiva, ya que la noto mucho más precisa y con ausencia del característico ruido de los cambios BMW. La cómoda posición de conducción (¡vivan los asientos dobles!), los frenos (frenada integral con ABS de serie), nada falta para circular al ritmo que deseemos, haciéndolo de maravilla por nuestros puertos de montaña favoritos, que son el hábitat natural de la GS Adventure.

El consumo, con una media de 5,7 litros a los 100 kilómetros en tramo mixto, indica que es algo más que contenido, pero el gasto en combustible de la moto es algo que, personalmente, me importa realmente poco, ya que cada litro de gasolina con esta moto lo disfruto al 350%.

Y, en autopista, ¡sorpresa!, el motor no sólo estira con sorprendente energía, sino que, además, este ‘pequeño monstruo’ es capaz de mantener una velocidad de crucero alta sin apenas despeinarnos. Además, el saber que tengo ese 5% de más potencia que en la anterior Adventure, me incita a roscar el mango un poco más de la cuenta y llegar a la zona roja casi sin rechistar, y, ojo, que esta máquina sube ya hasta las 8.000 vueltas. Quiero decir con esto que la GS se comporta como una deportiva media, pero, al contrario que la aludida, tiene un plus de emoción que jamás podrá tener la deportiva.

Autonomía y efectividad en el campo

La gran cúpula y los deriva-brisas, el nuevo mullido del asiento, así como las maletas y top case de aluminio, junto con la nueva bolsa del depósito que BMW ofrece para este modelo, forman un equipo perfecto para llevar a cabo cualquier empresa poder realizar cualquier ruta que te propongas, aguantando los casi 570 kilómetros que te puedes meter entre pecho y espalda sin apenas bajarte de ella gracias a los 30 litros de capacidad del depósito, permitiendo aplicar el famoso y castizo lema de carretera y manta.

En campo, recordar que debemos de desconectar el ABS y el control de tracción (ASC), que es opcional, para, previendo sus grandes inercias, ir sorprendentemente rápidos en manos expertas.

Un paseito agradable por el campo con los amigos, unas carreteras en mal estado, unas pistas forestales o algo mas complicado (el grado de dificultad depende de tus manos y de tu cartera), hacen de esta moto el arma definitiva para pasar un rato muy divertido y evitar así la retirada de puntos del carné de conducir.

El ASC, (Automatic stability Control), o control de tracción es, sin duda, uno de los grandes avances de seguridad activa dentro del mundo de los vehículos de dos ruedas en los últimos tiempos, pues cumple su función a la perfección.

Esta moto de pruebas llevaba ESA (Electronic Suspensión Adjustement) o ajuste electrónico de la suspensión, con tres posiciones: Normal, Confort y Sport, regulando el muelle y las posiciones que en la completa pantalla se visualizan con un casco, un casco con maletas (equipaje) y dos cascos, para regular el hidráulico.

Este sistema de suspensión electrónica se distingue por su sencilla utilización, permitiendo una regulación óptima de la amortiguación y suspensión según las condiciones de la conducción y el peso que lleve la moto. Por lo tanto, el sistema ESA contribuye a mejorar las cualidades dinámicas y, al mismo tiempo, consigue una conducción mucho más segura.

Y ya para finalizar, me lleve una grata sorpresa al comprobar que el indicador de gasolina ya baja progresivamente, ¡bravo! Aunque no es oro todo lo que reluce, pues todavía hay que soltar la mano para cambiar los kilómetros parciales.

Y como el tiempo pasa muy rápido y ya que estamos en fechas próximas a los Reyes Magos, me pido el control cruise y el asiento calefactable para el 2012. Pero, primero, me iré a Formigal, ¡os espero!

BMW K 1600 GT BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT BMW K 1600 GT
BMW K 1600 GT BMW K 1600 GT

12 Respuestas para “BMW R 1200 GS Adventure: Una ‘reina’ para viajar a Formigal”

  • ALBERT RODO TREPAT dice:

    Actualmente soy propietario de una GS Adventre 30 aniversario (Mi tercera GS y segunda Adventure). Incleible el motor, chasis etc.. He estirado la autonomía hasta los 720 Kms con un depósito (aún le quedaban 20 de autonomía según el ordenador). Unica queja es que el escape hace demasiado ruido.
    Un saludo.
    Albert.

  • Vicente Javier-F dice:

    Saludos a todos. Me dirijo a David Palacios como provador. Dices que es la mejor BMW que has probado este año. Desconozco tu embergadura. Doy por hecho unas elevadísimas aptitudes, pero opino que la BMW R-1200-R hace casi lo mismo y de una manera mucho más refinada. Seguro, ello si obviamos las entradas a pistas o caminos, pero en cuanto a las carreteras divertidas (reviradas), vías rápidas, etc., lo dicho: la R lo hace con una encantadora finura.

    Yo, como soy muy bajo (aunque he tenido varias -muchas- trails, todas muy altas), me decidí por la defendida R-1200-R, y, además, por la simple árbol de levas, porque, de verdad, eso de las 500 revoluciones extras arriba del cuentavueltas, pues…

    Puestos a elegir, estimado David, me sigue gustando sobremanera la primera GS 80, incluso la anterior 1.150 tenía un carácter para mí mucho más propio (kilogramos a parte). A esta 1200 le sucede, según mi parecer (que debe de estar equivocado dado el elevadísimo volumen de ventas) que predomina en exceso el plástico, al igual que ocurre en la RT (que también la observé como opción -Tuve la anterior RT boxer-. Y aunque la tecnología avance en el sentido de aportar siempre más potencia, amen de las novedades tecnológicas y de seguridad activa (por supuesto sí las he comprado), recuerdo gratamente cuando BMW se autolimitaba y seducía, o persuadía, con aquel gustoso lema de “¿correr o recorrer las distancias?”.

    Lo siento pero es mi no actualizado punto de vista: no reconozco como “lema” el que lo último sea lo único. Gracias y un saludo.

  • Actualmente soy propietario de una K1200GT de 2008 y mi hermano se ha comprado la R1200GS básica. Esta muy contento y contagiado por él y otros que también la tienen me dije, voy a ver de cerca esta moto. Me acerqué a mi concesionario y vi en directo…
    Claro me senté en ella y la encontré alta (mido 1,75) y , a falta de una prueba, creo que circular por población no debe ser su fuerte. De todo lo demás, lo creo, ya tuve la R100 RS y le hice 60.000 Km, pero me parece que, fuera de la tecnología que anuncia y mis años, no me encontraba en ella como en aquella. Lo cierto es que al bajarme en ella y subirme en la mia creo que cambiarla por ella sería toda una equivocación.
    Creo que estamos un grupo de usuarios que no somos tenidos en cuenta por BMW. Coincido con Vicente Javier, el anterior interviniente, creo que es una moto sobrevalorada. La mia en estos momentos está en segunda mano con todo el equipo entre 11 y 12M euros. Una moto de 19M largos con el Top grande y bolsa interior ¿?
    Claro es una moto descatalogada.
    No veo una semejante con menos caballos ¿110? unos 220 K en orden de marcha, tal vez un motor de 4C y 1000 cc…Sin embargo es lo que hay.
    Me quedaré con la GT y me olvidaré de tanta revista y tanta propaganda. Es obvio que no me gusta salir del asfalto. Respeto todos los gustos, el mío es viajar por carreteras, aunque sean secundarias…como muchos GeTeros anónimos, aunque seamos “rara avis”
    Saludos

  • Carlos dice:

    Con mi GSA´08 he ido este verano a Irlanda, el anterior a Albania y en el 09 a Jersey siempre en solitario. 33 litros en el depósito, la inmensa pantalla y la capacidad de carga amén de su manejabilidad hacen de ella, con permiso de mi k100, una máquina a día de hoy insuperada para el “todo destino”.

  • Vicente Javier-F dice:

    Hola, José María Toledo: me gustaría profundizar en alguna de las reflexiones que has comentado, ya que encuentro mucho paralelismo en varias apreciaciones. Para empezar, tienes razón en lo de mantener tu GT. Por supuesto te encontrarás más a gusto con esa que ya es tu máquina que encima de la hiper (hinflada, valorada, etc.) GS. Todo lo que sea elevarte del asfalto conlleva subir las suspensiones, y ello supone más flaneos e imprecisiones. Esto en cualquier moto (incluso en los todo terrenos de cuatro ruedas). Sabemos del excelente tren de rodaje de las BMWs, pero una que esté más pegada al asfalto lo hará mejor (y no todo el mundo se va a la Capadocia o a la Patagonia o al Gobi, por poner ejemplos que la justifiquen más racionalmente). Cuando yo compré hace poquitos meses mi moto estuve montado en una como la tuya (de segunda mano) y me pareció bastante más comedida que su hermana la boxer RT.

    Vivimos tiempos raros para nosotros, los sentimentales de otra época. Yo tengo 49 años y llevo encima de las BMWs desde el año 1993 (salvo un lapsus de unos cuatro años). Yo mencionaba en mi anterior escrito aquel fenomenal lema de “Correr o Recorrer las Distancias”. Pues resuta que es la propia marca la que ha abandonado esos principios para entrar una competencia directa con las marcas japonesas, asumiendo, por ende, la subida de prestaciones que ello conlleva.

    Respecto a la R-100-RS que comentas tuviste, a mí me encanta y, ojalá existieran máquinas de esa índole todavía comercializadas. Las Gran-Turismo o Sport-Turismo actuales de BMW tienen todas una cantidad de caballos de vapor descomunal. Entonces, ahora, el lema (amén del acertado para los coches de “¿te gusta conducir?”) sería “correr o hipercorrer las distancias”.

    Hay muchos aspectos en la política actual de la marca que yo no concivo. Añoro sobre todo el estilo marcado y diferenciado, inequívocamente de la casa (si tomanmos, p. ej. la delantera del carenado de la boxer RT frente al de la Pan-europea, haber quién ha copiado a quién en este caso. O el guardabarros “pico de pato” que posee la hipernombrada GS 1200, que yo lo tuve cuando originalmente lo sacó Suzuki con su “Big” 750). Pero me parece un grandísimo error el haber superado la barrera de los 100 caballos que antes se autoimponía la marca para resaltar sus cualidades viajeras, de seguridad y tranquilas. Todo lo que puede sonar hoy en día a ello, salvo la monocilíndrica recuperada, está “sentenciado”. Así ha sucedido con las versiones cústom que hace no mucho inventaron y las han sacado del catálogo. Lo mismo opino de aquella moto con carácter cuasi eléctrico que fue la K75 (una con carenado RT seguiría siendo estupenda opción). También se fue. Pero al público no se le engaña tan fácil y no hay más que mirar las motos de acompañamiento en la Vuelta Ciclista a España y seguir comprobando cuántas Ks de las de antes se mantienen.

    En fin, José María, seguro que me he excedido en esta intervención, pero está tan claro, como tú decías, que estamos unos cuantos clientes de la marca no muy conformes con la deriva actual de prestaciones a toda costa y abandono de ciertas esencias… Pero como el mercado marca, aunque no exista ya tanta complicidad ni simbiosis entre los aférrimos y la marca y sus máquinas, las cifras en ventas están aumentando, a la misma velocidad que decrece el entusiasmo que muchos disfrutamos y vemos desviarse, incluso hasta los circuitos (que esto es como meter a los leones de la sabana en el zoo, pues el hábitat natural siempre ha sido la carretera en toda su extensión, y, a partir de la primera GS, el campo y la brea.

    En fin, un saludo para ti y para todos los que puedan sentir algo de esa profundidad de esencia perdida.

  • Vicente Javier-F dice:

    Hola a todos que puedan leer mi anterior escrito. Debo una FE DE ERRORES. cuando hago referencia a la estética delantera del carenado de la boxer Rt y la “similitud” con la misma delantera de la Honda Pan-European, donde digo “haber” (…), debo poner A VER… quién ha copiado a quién (…). Siento esta nimiedad. Espero no haberme “comido” más faltas de ortografía. Un saludo, y deseo que fluyan nuestras ideas e inquietudes, y A VER si los carenados de inspiración y procedencia japonesa quedan para sus propios productos. Digo yo. Así que, José María Toledo, no veas cómo echo de menos esa impresionante estética de tu antigua R-100-RS (simplicidad, eficacia y enterezas bellas).

  • bemeuvista dice:

    Para mi sinceramente la R 1200 GS ADVENTURE me parece la moto más completa del mercado. Es una moto homogénea, que sin destacar en nada, todo lo hace bien.
    Si te quieres hacer un viaje de 2 semanas y 10.000 km, los haces de forma cómoda por su ejemplar postura de conducción, su pantalla, deflectores laterales, su depósito de 33 litros, etc.
    Y si te encuentras con una carretera de asfalto en mal estado, su suspensión se lo “traga” todo.
    Si te encuentras trozos de pista (habitual si viajas a África), no hay problema: Sigues avanzando.
    Está claro que no es una deportiva, ni una GT, ni una enduro.
    Pero tengo muy claro que se le acerca mucho a una GT en comodidad para viajes largos, que en carreteras reviradas le planta cara a una deportiva y que para hacer pistas no muy rotas, no hay objeciones.
    Ofrece ese equilibrio tan difícil de encontrar y que sinceramente, por más que busque y busque, no encuentro ninguna moto parecida.
    La más similar en concepto pudiera ser la Super Ténere, pero ni tiene su autonomía, ni su protección aerodinámica, ni su peso, etc.

  • Vicente Javier-F dice:

    Para bemeuvista: Hola: me alegro de que la concepción de la GS ADVENTURE sea tan acertada para tus criterios. Llevas razón en que casi todo lo hace tan bien como cualquiera de las especialistas en sus ámbitos. Si, además, practicas conducción por pistas, sobre todo en otros continentes, pues has acertado.

    Mis objecciones pueden llegar por la embergadura (comentado ha quedado en otros escritos), pero aún y todo, por ejemplo, yo llevé durante varios años la Yamaha Super-Tenèrè, y ya sé que, obviamente, te refieres a la recién reestrenada. Pero también entiendo, que hay que separar la tendencia hacia la “moda” y, creo, a mi modesto entender, que no mucha gente se va con ella a recorrer el mundo recorrible. Si tú puedes alcanzar espacios lejanos e indómitos, pues ¡chapeau!

    Otro aspecto a resaltar es ese mismo: su fisiología. Para mí es muy abultada y, por ende, pesada (aunque he tenido la RT con trescientos sesenta y pico kilos). Y, aunque vaya ganando prestaciones, para mí prescidibles a partir de cierto -bajo- umbral, noto cómo va dejando carácter estético por conseguir eficacias que ya van llegando (a la RT igual) excesivamente plasttificadas.

    BMW sigue siendo una marca especial que sabe aportar unas condiciones dinámicas soberbias, pero, últimamente, con eso de abrirse a mercados -o “nichos”- no tan explotados por ella, hace motos lejanas a su esencia. No es el caso de la GS, pero por ello hice referencia a que me sigue gustando sobremanera la simpleza y robusticidad de la primera GS-80, y hasta la impresionante estética de la 1150 anterior.

    Dicho lo cual, me alegro por ti, por tu buena elección y por lo convincente que te resulta. Te lo digo yo que siempre ando dudando, es más, me siento un ser dudante.

    Recibe un cordial saludo.

  • Pedro dice:

    hola a todos: soy seguidor de esta marca y actualmente tengo una 1200st. Al leer vuestro comentarios, me parecen todos acertado, explico. la Gs Adventure, es válida para viajar por dónde quieras. La K1200 gt, una gozada de maquina para hacer viajes .. la rt.. mismo motor que gs es una viajera de carretera. Las tres son muy buenas, pero la Gs tiene algo que a algunos de nosotros nos llama más y no sé explicarlo. Aunque reconozco que actualmente me sigo debatiendo entre comprar una k1200gt o una adventure de segunda mano para viajar. Si alguien me puede echar una mano, se lo agradecería.. correcaminos2010@hotmail.es

  • Juan dice:

    Hola a todos,

    Tengo una GSA del 2010 y todavía se me cae la baba. Yo era anti-BMW y me la compré porque aún sin estar muy convencido todo el mundo me decía que era la mejor trail y que razón tenian…. El único inconveniente que le veo es la altura, yo mido 1,79 y voy justito.

    No he aportado nada pero la GSA es una gran moto.

    Saludos

    Juan

  • capitan dice:

    Tengo una gs 1100 y una motoguzzi y he tenido una veintena de motos, la uso a diario y he probado unas cuantas gs 1200 adventures, bueno no están mal, me gusta mas la mía es mas robusta, aunque supongo que si tuviera una adventure me gustaria mas que la mia, es cierto es la mejor moto del mercado…

  • carlos dice:

    Tras 650GS y R1150GS tengo ahora desde junio de 2011 y con 60.000 kms rodados la R1200GSA y puedo decir que es la moto total, cómoda en toda situación, corre lo que las manos sepán darle, en curva de montaña las RRR palidecen, consumo muy contenido y una fiabilidad y durabilidad absolutas. Yo la haré llegar a los 150.000 kms como mínimo y se que, salvo revisiones, problemas 0.
    No lo duden, es la moto.

Deja tu comentario