I ENCUENTRO INTERNACIONAL BOXER BENASQUE 2019, HOMENAJE AL ICÓNICO MOTOR BMW

Por José M Alegre
Se celebró en el valle de Benasque el I Encuentro Internacional Boxer 2019, un homenaje al mítico motor BMW que va camino de cumplir cien años de vida. Fueron cerca de 200 las BMW’s que acudieron a la cita y otras tantas personas las que disfrutaron del evento, todo un éxito donde no faltaron las buenas rutas, la excelente gastronomía y los paisajes de ensueño.

Al frente de esta iniciativa estaba Pedro Sancho y el Club de Motos BMW de España, con el apoyo de BMW Motorrad Españay un sinfín de marcas comerciales que apostaron por este primer encuentro. Se trataba de reunir a los amantes de BMW y en especial a los propietarios de modelos de la casa alemana con el icónico motor boxer de dos cilindros. Un homenaje al propulsor más famoso de cuantos hay en el mercado que reunió a dos centenares de motos BMW.

El punto de encuentro fue la población oscense de Benasque, un lugar para perderse por las múltiples posibilidades que ofrece a los ‘riders’, con carreteras serpenteantes en un muy buen aceptable estado, espectaculares paisajes y gran oferta hotelera y gastronómica. Pero el valle aragonés no es sólo un paraíso para los moteros, también lo es para todos aquellos que disfrutan de los deportes de alta montaña, ya sea en invierno o verano, pues la carta de actividades que presenta es múltiple en cualquier época del año, haga frío o calor, incluso para los que únicamente desean recrear la vista con escenarios de verdes praderas, ríos de aguas cristalinas y montañas cuyos picos están nevados buena parte del año.

El viernes por la tarde, se inició agasajando a los participantes con un vino español de bienvenida en una de las salas del hotel Sommos Aneto, recepción a la que no faltaron las autoridades de la zona, encabezadas por el alcalde de la localidad.

Tras la cena, el descanso para iniciar la jornada del sábado en plena forma, pues prometía ser intensa, con salida a las 8 de la mañana. La oferta rutera la componían tres recorridos bien diferenciados. La ‘Ruta 1’, de color verde, mezclaba el asfalto con los tramos off-road, con un total de 380 kilómetros. La ‘Ruta 2’, de color amarillo, era solamente sobre asfalto: 350 kilómetros, y la número 3, la azul, era de menor distancia, 170 kilómetros, pues los protagonistas de la misma eran las motos clásicas, que acudieron a la concentración en buen número, entre ellas la R90S de José Ramón Ricart, personaje que no debe faltar a mitin alguno de este tipo. No eran pocos los kilómetros a recorrer, pues las carreteras del valle de Benasque son tremendamente serpenteantes, con inacabables tramos de curvas de todo tipo, rutas cuyas distancias pasan lentas a pesar de ir ligeritos. Además, la comida estaba programada a las 14:30 y no era cuestión de perderse los diez ternascos que aguardaban a los comensales en lo alto de la estación de esquí de Cerler. No faltó a medio camino la parada para coger fuerzas con una degustación. Era una delicia escuchar por el valle pirenaico el runrún de los motores boxer y también de las K 1600, que no faltaron a la cita en buen número, sonido que no desentonaba en tan paradisíaco paraje.

Sobre las 15:00 horas los cerca de 200 participantes confluyeron en lo alto del Puerto del Ampriu, metiéndose entre pecho y espalda los diez exquisitos ternascos citados hechos a la brasa allí mismo, además de un surtido selecto de productos de la zona, no faltando la socorrida ensalada para bajar tanto cordero. Un ágape suculento que merecía una buena siesta, pues el hotel pillaba cerca y los muchos kilómetros hechos por la mañana la aconsejaban.

Durante la tarde del sábado, llegaron las conferencias impartidas en el salón Aneto del hotel antes citado. El primer conferenciante fue Gustavo Cuervo, junto con Víctor Carrera y Javier Martínez, a los que se unió Lluis Oromí, de Moto 2, Concesionario Oficial BMW Motorrad en Lérida y Huesca, personaje entusiasta con mil y una anécdotas que encantaron a la audiencia. Los cuatro disertaron sobre la vida y milagros del protagonista de la reunión, el motor boxer.

A los tres ponentes les siguió el arriba firmante, dando una charla sobre el libro ‘El mundo sobre dos ruedas. Historias de BMW Motorrat España’, contando historias y anécdotas de algunos de los protagonistas que dan vida a la obra y que componen cuarenta entrevistas realizadas por Alegre publicadas en la News BMW Rider de la que es Coordinador desde que vio la luz, hace nueve años.

El ciclo de conferencias lo cerró Lucas Villalba, de Continental, uno de los patrocinadores del evento, ahondando sobre la importancia del neumático en el mundo de la moto.

La cena de ‘gala’ congregó de nuevo a todos los participantes, entregándose a continuación las placas y galardones conmemorativas, correspondiéndole una de ellas a Fernando Blasco, director de Tu Huesca, entidad presente en el escritorio del evento, persona comprometida con el desarrollo turístico de la zona y cuyo entusiasmo redunda en la óptima promoción del Valle de Benasque. A los galardonados le siguieron los múltiples sorteos y fueron tantos los regalos, todos ellos donados por las firmas comerciales del evento, que casi todo el mundo se fue con uno. Tras la música a cargo de un DJ, llegaron los gintónic, junto con la charla, salpicada por las anécdotas del día, los comentarios y, en definitiva, el buen rollo que presidió los tres días de encuentro.

En la jornada del domingo, con tiempo tan espléndido como las dos anteriores, los participantes fueron hasta la Besurta, pasando por Llanos del Hospital, una zona de gran belleza totalmente nevada en invierno y que en este tiempo permanece expedita del manto blanco, salvo en las cumbres pirenaicas, para divisar infinitas praderas. Espectacular lugar del valle de Benasque que permite incluso atisbar el pico del Aneto, claro que para eso hay que poner pie a tierra y caminar un poco.

De vuelta al hotel Sommos de Benasque, un aperitivo daba por concluido este I Encuentro Internacional Boxer. Un motor incombustible que data de 1923, cuando se presentó la mítica R32 en el París Motor Show. Han pasado 96 años y el icónico dos cilindros alemán sigue siendo el más deseado por los compradores BMW. La R 1250 GS, por ejemplo, que deriva de la mítica R 80 G/S, ganadora cuatro veces del Rally París Dakar, es el modelo más vendido por el fabricante de toda su gama. Actualizado permanentemente por la prodigiosa ingeniería alemana, recibiendo hace poco la tecnología ShiftCam,el motor boxer sigue tan joven, tan actual y moderno como cuando se dio a conocer. Sólo que ahora tiene casi cien años de vida, demostrando, sin embargo, que su juventud es permanente, con modelos de ayer y de hoy que pudimos contemplar en este exitoso I Encuentro Internacional Boxer celebrado en Benasque. Qué sea el primero de muchos.

Valle de Benasque, el hábitat natural de la BMW R 1250 GS Adventure

Me gustó el I Encuentro Internacional Boxer 2019 en Benasque, por el ambiente, por lo bien montado que estuvo, las excelentes rutas programadas y la solvente gastronomía, tanto en calidad como en cantidad. A tan adecuada cita acudí con la poderosa BMW R 1250 GS Adventure, ¡qué mejor homenaje al motor boxer que asistir con tan mítico como incombustible motor! Y es lo que hice.

Si la aventura está en el viaje y el disfrute también, éste empezó a partir de Barbastro, pues hasta entonces la ruta “nacional” (por falta de tiempo me vi obligado a “saltarme” las carreteras secundarias) no está llamada a grandes emociones.  Pasada la capital de la comarca del Somontano, tomando la N-123, se llega Graus, no sin antes pasar por el embalse de Barasona, dónde su belleza nos obligará a reducir la marcha e incluso detenernos para admirar tan bello paisaje. Es a partir de Graus, por la A-139, donde empieza la diversión. Curvas y más curvas de todo tipo y condición, como si de un circuito ‘racing’ se tratara, ponen a prueba esta montura en tan tortuoso trazado que, por el contrario, presenta un buen asfalto y el agarre es magnífico. Lo asombroso es que una moto de este porte, que moverla en parado tiene su complejidad, es asombroso, repito, lo sorprendentemente bien que se mueve en este tipo de recorridos. Su obediencia al piloto es total, tomando las curvas con seguridad y aplomo divirtiéndome por la facilidad con la que se inclina a un lado u otro, a medida que avanzamos por tan espectacular carretera. Por otra parte, el motor boxer, con la tecnología ShiftCam, ha ganado en par, con unos bajos explosivos que salen a relucir, y de qué manera, en este tipo de trazados de marchas cortas y salidas fulgurantes hasta el siguiente giro. Una de las ventajas del motor boxer es la gran capacidad de retención que tiene, tanto es así que en muchas curvas no es necesario tocar la maneta derecha, pues el freno motor es suficiente para aminorar la velocidad.

Por otra parte, la gran capacidad del depósito de combustible y el parco consumo, le permite recorrer cerca de 500 kilómetros sin tener que repostar, eso y su gran comodidad, la enorme capacidad de carga y la notable protección, hace de este ‘trasatlántico’ una moto perfecta para las grandes rutas. La polivalencia de esta moto es tan grande como la satisfacción que produce conducirla por el Valle de Benasque, avanzando con la elegancia de una bailarina y la efectividad de Javier Fernández López.

Deja tu comentario