BOLT MOTOR COMPANY, O CÓMO CONSEGUIR HACER DE UNA R45 UNA OBRA DE ARTE

Uno de los modelos más utilizados a la hora de customizar una moto es la BMW R45 y en esta ocasión os traemos un ejemplo que demuestra que con este ejemplar se pueden hacer auténticas obras de arte. Lo que a primera vista llama más la atención de esta customización realizada por Bolt Motor Company son sus colores, pero hay muchísimo trabajo detrás de esta moto customizada.

Vamos a empezar hablando de la pintura. El depósito es de color blanco y los rayos han sido pintados a mano. Por su parte, para el color del chasis se ha elegido el azul original de BMW Motorsport. Gracias a la combinación de estos colores y al uso de líneas limpias, conseguimos un aspecto clásico, pero con muchísima personalidad.

Para lograr este resultado final, ha sido necesario bajar las horquillas y suspensiones traseras y así obtener ese aspecto ‘canalla’ que tanto gusta. Para seguir esta línea, se han escogido unos neumáticos con mucho perfil que ayudan aún más a realzar ese aspecto retro tan típico de las cafe racer. Para ello, se han utilizado escapes artesanales y sub-chasis artesanal, elaborado por Bolt Motor Company.

En esta ocasión, se ha intentado emular el estilo más puramente cafetero sin dejar de lado algunos detalles más modernos. Por ejemplo, atención al asiento. Aunque a simple vista no se vea, cuenta con un compartimiento cosido a mano para poder meter el móvil o la documentación de la moto, algo que su dueño agradecerá enormemente.

Es una práctica muy común que el taller encargado de realizar la customización, deje su huella en la moto. Sobre todo, si estamos hablando de talleres con cierta fama o renombre. Como podéis ver en las fotos, la incorporación de la identidad corporativa de Bolt Motor Company en esta BMW R45 es magistral por su simpleza y presencia. Si os fijáis, las líneas acaban en forma de rayo, elemento que forma parte del logo de Bolt Motor Company.

Deja tu comentario