RURALKA: RUTA DE LOS CINCO PUERTOS CON EL BMW C 400 GT

Seretilla, maestra de profesión y motera en sus ratos libres, nos descubre una ruta poco habitual para un scooter. El BMW C 400 GT será la protagonista de una divertida ruta por la sierra madrileña gracias a la colaboración de Ruralka on Road y BMW Motorrad España.

“Pero un día descubrí que todavía podía hacer algo para estar completamente vivo antes de estar definitivamente muerto. Entonces me puse en movimiento” (de la película “Caballos Salvajes”).

Y eso es lo que hicimos, ponernos en movimiento. El día de antes quedamos a tomar una cerveza bien fresquita para tener todo preparado y poder disfrutar de un día de sol, naturaleza, comida y moto. Uno de los puntos fuertes a la hora de preparar la ruta era encontrar diversidad tanto en los paisajes como en la carretera y así demostrar a los más escépticos que con un scooter se pueden hacer muchas cosas y llegar muy lejos.

Sábado por la mañana; suena el despertador y me asomo por la ventana. ¡Fantástico día! Escribo a mi amigo Santi (@santidelhierro) para confirmar que se ha levantado también y me pongo manos a la obra.

Iniciamos la ruta en el corazón de Madrid, calle Fuencarral. No quería quedarme con las ganas de probar qué tal se desenvuelve el nuevo C 400 GT por ciudad.

Presiono el botón de arranque, el sonido es inconfundible. Bajo la visera, subo los pies y en un abrir y cerrar de ojos formo parte de la gran marea que tanto caracteriza al Paseo de la Castellana.

Ligero, rápido y cómodo me lleva a través de los coches camino de Miraflores de la Sierra por la M-611, nuestra primera parada para retomar fuerzas y seguir camino.

Miraflores de la Sierra es un pueblo con mucho encanto situado en la sierra Norte de Madrid y de paso obligado por los moteros cuya intención es recorrer la Sierra de Guadarrama. Muy cerquita de la plaza encontramos un bar llamado Stop&go, posiblemente unos de los bares moteros donde más se viva el ambiente de las motos. A las faldas de los puertos de Canencia y La Morcuera encontrarás, incluso, música en directo.

Es hora de seguir camino muy a nuestro pesar, pues tenemos que cortar una agradable conversación con el dueño del bar, así que ponemos rumbo al mirador del puerto de La Morcuera, un paso de montaña a 1.796 metros sobre el nivel del mar. El tercer puerto más elevado de la región madrileña. Merece la pena llegar arriba y poder disfrutar de las vistas tras unos kilómetros de curvas y disfrute.

Antes de llegar a la cima del puerto el GPS nos juega una de las suyas desviando nuestro camino hacia una pista de arena y camino infinito. Cualquiera pensaría que investigar con un scooter de ciudad sería una locura, pero os sorprendería si os dijera que los límites están sólo en la cabeza y que, contra todo pronóstico y con pies de plomo, pude disfrutar de esta maravillosa casualidad.

El C 400 GT no deja de sorprenderme, su respuesta en curvas supera todas mis expectativas. Gracias a su empuje inicial al darle al gas, enérgico y contundente, hace que las salidas desde velocidades bajas sean rápidas y fáciles pudiendo recuperar sin problema tras cada curva.

La pista nos entretiene más de la cuenta y los dos siguientes puertos los tenemos que hacer más rápido de lo que nos hubiera gustado. Tenemos que darle al ‘mango’ para estar a las 14.00 horas en Guadarrama, en el restaurante Hotel rural Torreblanca nos esperan con los platos servidos.

Al llegar a Rascafría dejamos la M-611 para seguir por la M-604, pasando por el Monasterio de Santa María del Paular, visita que os recomiendo si sois amantes de la Historia. Al escuchar el sonido de las campanas cierro los ojos y me vienen a la cabeza unos versos de Ildefonso Mª Gómez:

“Todavía hay un valle y una tarde serena. Y lejos, una campana suena, en la serena tarde, todavía”.

La carretera M-604 transcurre como si de un mirador se tratara: a un lado queda toda la sierra de Guadarrama y al otro un bosque profundo de altos pinos, dando paso a los puertos de Cotos y Navacerrada, dos clásicos de la sierra de Madrid.

Fáciles, divertidos y con un gran espectáculo visual es inevitable subirse la visera del casco y respirar profundo el aire limpio de la sierra.

Tal y como habíamos previsto y con el estómago vacío, llegamos a Guadarrama. Nada más entrar al pueblo, en la calle Dr. Gómez Ruiz, 7, se encuentra el Hotel Rural Torreblanca del club de calidad Ruralka.

Al entrar encontramos un amplio parking en el que dejar las motos con total seguridad. Enseguida sale Paco a recibirnos y a interesarse por las motos, el ambiente motero se respira por todos lados y es por eso que nos sentimos cómodos y muy bien acogidos.

Se trata de un edificio de 1928 que en su día acogió al Subsecretario de Fomento de la época liberal. Consta de tan solo cinco habitaciones y todas ellas diferentes entre sí lo que le dan un toque especial y exclusivo.

Nos invitan a sentarnos en una de las mesas de la terraza y sentimos como si estuviéramos comiendo en el porche de nuestra casa. El ambiente que se respira es de tranquilidad y a medida que van saliendo los platos perdemos la noción del tiempo y nos dejamos llevar.

Paco nos recomienda un menú degustación que consta de cinco aperitivos, un plato principal y el postre. Se trata de una cocina de tradición e innovación donde la materia prima toma un papel muy importante, una fusión entre lo tradicional y las nuevas tecnologías que se ve reflejado en los platos. La comida resulta estupenda y al terminar nos movemos a una zona más ‘chill out’ para tomar un café y coger fuerzas para la última parte de la ruta.

Nos despedimos de Paco y todo el equipo que tan bien nos han tratado y volvemos otra vez a la carretera.  Nuestro plan es terminar en el puerto de la Cruz verde tomando un café al atardecer.

Cruzamos el pueblo de Guadarrama para tomar la AP-6 dirección al Alto del León y así culminar el puerto número cuatro, una pequeña desviación que merece la pena si el cuerpo te pide curvas y así despejarse del sueñecito de después de comer. Hacemos la foto y retomamos rumbo por la M-600 dirección a El Escorial-Puerto de la Cruz Verde.

Si vas con tiempo recomiendo aparcar la moto y dar un paseo por las estrechas calles del escorial y el Monasterio para luego terminar en el puerto de La Cruz Verde, punto de encuentro de moteros.

Después de un día de motos, amigos, buena comida y buen tiempo no hay otra forma de terminarlo que viendo el atardecer con un café caliente y música ambiente hablando sobre lo que más nos gusta, las motos.

Agradezco a Ruralka on Road, BMW Motorrad España y Hotel Rural Torreblanca por permitirnos disfrutar de un día tan divertido.

Ruta Google Maps:

https://goo.gl/maps/HtHgiNESUUbNrgzj9

Duración: Tres horas y media

Km: 135

Hotel y restaurante recomendado: Hotel Rural Torreblanca.

Época recomendada: Todo el año

Deja tu comentario