CLUB BMW TOURING DE ESPAÑA: CRONICA SALIDA ARACENA Y PICOS DE AROCHE

Cuando pensamos en Andalucía en muchas ocasiones no la imaginamos como espacios verdes de bosques frondosos, y eso es lo que nos encontramos al visitar el Parque Natural de Sierra de Aracena y Picos de Aroche.

Situado en la parte más occidental de Sierra Morena, al norte de la provincia de Huelva, con lindes con Sevilla y Badajoz, conserva un maravilloso bosque mediterráneo, en unas zonas en estado puro, y en otras aclarado y modificado por el hombre dando lugar a su maravillosa dehesa. Un clima suave, una alta pluviosidad al ser el primer obstáculo que se encuentran los frentes atlánticos, y la presencia de abundantes cauces de agua al norte de los ríos Tinto, Odiel y Jaramar, dan como resultado una gran masa forestal de encinas, alcornoques y quejigos, robles rebollos, abundantes zonas de castaños, así como robles, fresnos, sauces y alisos en las riberas de los ríos. Cuenta además con dos pantanos, el de Zufre y el de Aracena, que refrescan las dehesas que los rodean.

El parque está salpicado de preciosos pueblos blancos, de calles empedradas, fuentes de caños y lavaderos, con un rico patrimonio cultural y una magnífica gastronomía, como no podía ser de otra forma siendo la zona por excelencia de cría extensiva del cerdo ibérico de la Denominación de Origen Jabugo (antes Jamón de Huelva).

Y ese fue nuestro destino un fin de semana de primeros de mayo, con un tiempo estupendo para ir en moto y con muchas ganas de conocer esta maravillosa zona de España, yque es un atractivo destino de turismo rural.

La logística nos llevó a ubicarnos en Fregenal de la Sierra, pequeño pueblo de 4.800 habitantes, con un interesante castillo templario, que alberga la plaza de toros, situado en pleno centro del casco urbano. Nos alojamos en el Hotel Cristina, sorprendente para un pueblo pequeño, en donde Javier y todo su amable personal nos abrieron sus puertas de par en par, facilitando todo lo que pudiéramos necesitar, en un ambiente de gran cordialidad y amabilidad. Gracias a todos. Complementamos el alojamiento con el Hotel Rural La Fontanilla, y la casa rural El Lucío, ambos agradables y con un trato muy cordial.

Para los que llegaron pronto, la salida se inició con una comida en el restaurante El Rinconcillo de Monesterio, al lado de la A-66, y fue todo un acierto. El menú, estupendo, con una gran elaboración de productos de la zona, como su tartar de presa ibérica, los gurumelos o una presa cocinada a baja temperatura riquísima. Buena opción para una parada gastronómica cuando circulemos por la ruta de la plata.

Camino de Fregenal, por la carretera de Calera de León, hicimos una visita guiada al Monasterio de Tentudía, en el punto más alto de Badajoz, con magníficas vistas, con un interesante retablo de Nicoloso Pisano, y no menos interesantes historias y leyendas.

Tras llegar a Fregenal, las 53 motos y sus 94 moteros celebramos una cena-cóctel de bienvenida en los jardines del hotel, degustando un gran jamón de Sierra Mayor Jabugo magníficamente cortado por nuestro amigo Pariente, gran profesional, así como diversa chacina de esta marca y de Quinta Senda ibéricos, que produce un chorizo riquísimo, además de distintas elaboraciones del propio hotel. También degustamos un vino tinto de autor llamado Mala Hostia (¡vaya nombre!), elaborado en Jamilena (Jaén), que gustó mucho.

El sábado salimos de Fregenal por la Sevilla/EX- 201- Segura de León,para adentrarnos en el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, por una preciosa ruta rodeada de un bonito paisaje de dehesas. Nos encontramos con una ligera niebla, fenómeno frecuente en esa zona, según nos explicaron. Al llegar a Cala nos desviamos hacia un camino rural para entrar en la finca El Cabril/La Jineta, rodando al lado de una piara de cochinos que corría por el ruido de nuestras motos… ¡Un espectáculo!

Su propietario, D. Julio Revilla, gran comunicador y magnífico conocedor del ecosistema de la dehesa y de la cría del cerdo ibérico (fue el impulsor y primer presidente de la denominación de Jamón de Huelva, así como de Iberaice), compartió con nosotros su pasión por este enclave natural y nos ilustró ‘in situ’ sobre un tema muy desconocido para nosotros, respondiendo a las muchas preguntas que surgieron. Caminamos por la dehesa, entre encinas y alcornoques, algunos de más de 500 años, conociendo todos sus pormenores, y como colofón de la visita del Club BMW Touring, se plantó un nuevo alcornoque, dentro de la campaña de recuperación de la dehesa, tras la aparición de la enfermedad de “la seca”, que está diezmando sus encinas y alcornoques.

Continuamos ruta hacia Santa Olalla del Cala y desde allí tomamos la carretera hacia Zufre, atravesando su pantano. Camino a Aracena, nos detuvimos en Higuera de la Sierra, famoso por su Cabalgata de Reyes con figuras humanas, para tomar un refrigerio en el Restaurante Jacarandá, en la plaza de la Constitución, dejando las motos en la misma plaza (gracias a su Ayuntamiento). El Jacarandá es uno de los grandes descubrimientos gastronómicos de la sierra, con una cuidada cocina con productos de la zona, muy bien elaborados con las técnicas de la nueva cocina por Isaac y su equipo, al que agradecemos el magnífico aperitivo que nos ofreció, su amabilidad y cariño que se plasmaron en un tapeo riquísimo, en el que destacamos sus albóndigas de presa. ¡Totalmente recomendable! Tras recuperar fuerzas continuamos ruta hasta el pequeño pueblo de Corteconcepción, para visitar la fábrica de jamones y embutidos de Sierra Mayor Jabugo, productos elaborados sólo con cerdo ibérico 100% de bellota criados en montanera en la dehesa El Cabril / La Jineta que habíamos visitado. De nuevo Julio Revilla nos hizo de estupendo guía y nos enseñó el proceso de elaboración de los jamones y paletas al estilo tradicional, que en esta zona tienen un enclave privilegiado para el proceso de secado y curación por la humedad que aporta el cercano pantano de Aracena durante el verano, lo que los lleva a tener una gran elegancia y calidad (algunos dicen que mejor que los del afamado Jabugo). ¡Todos recordaremos el aroma de los jamones y paletas en la Sacristía!

Tras esta visita iniciamos una ruta sin paradas camino de Aracena, que dejamos atrás para seguir por la HU-8105, una preciosa carretera con curvas y sin arcén, rodeados de bosque mediterráneo original, con pueblos preciosos como Alájar, Linares de la Sierra (parada recomendada para comer en el Arriero), Santa Ana La Real, la Peña de Arias Montano, Almonaster la Real (con la única mezquita rural que se conserva y doble culto como iglesia). Desde allí volvimos a la N-433 para llegar por ella a Fuenteheridos para el almuerzo en el Restaurante Biarritz (la ruta programada pasaba por Jabugo y Castaño del Robledo, entre bosques de castaños, pero el tiempo se nos echó encima y tuvimos que acortarla para llegar a comer a una hora adecuada). El almuerzo estupendo y José Antonio cumplió su palabra de servir carnes de cerdo ibérico mientras los platos regresaran limpios!

Tras la comida regresamos a Fregenal de la Sierra por la N-435 para realizar una visita guiada a su Castillo templario y sus iglesias, muy recomendable.

Y como colofón de esta salida, nuestra tradicional cena con el sorteo de regalos, que en esta ocasión llegaron a todos, y una charla, una copa, un baile y algunas despedidas en el disco-pub del hotel en un ambiente de gran camaradería y cariño.

El domingo, concluido el desayuno, cada mochuelo partió para su olivo, y el mejor remate de la salida fue que todos llegaron a casa sin contratiempos habiendo disfrutado de un estupendo fin de semana en compañía de tantos amigos y tantas motos, tanto jamón, tanto cochino, tanta dehesa, tanta naturaleza…

¡Nos vemos en La Rioja!

Por Isabel Revilla Chema Gómez

Fotos: Pepe Muñoz

Deja tu comentario