HISTORIAS DEL PUNTAPUNTA: LOS RIDERS CUENTAN SU EXPERIENCIA, ¡NO TE LO PIERDAS!

Por José Mª Alegre
¡No te pierdas las historias del puntApunta! Los riders cuentan los motivos que les ha llevado hasta La Coruña, punto de partida, y sus opiniones sobre la sexta edición del puntApunta, la más participativa de todas, con 750 motos y cerca de mil inscritos, un éxito que, en general, ha satisfecho a todos. Una travesía que reúne a personas de muy diferente naturaleza, cada una con sus razones y motivos para participar y llegar al final felices consiguiendo su ‘finisher’ y mostrarlo orgullosos “a lo Rafa…”.

Desde el venezolano que se trajo su R 1250 GS del país latinoamericano para participar con ella, al jienense que vive en Casablanca y lo hizo a lomos de su nineT; o Merche, que le regaló a su pareja la inscripción por sorpresa; o Fernando, al que la fortuna le agració con la prueba de una R 1250 GS durante la etapa Palencia-Zaragoza. Son las historias del puntApunta.

Gabriel Sanz, un venezolano en el pap con su R 1200 GS: “Quiero mucho a mi BMW y no la iba a dejar allá”

Este venezolano de 40 años de edad decidió coger a su familia y venirse para España, fijando su residencia en nuestro país. También sus pertenecías volaron con él al Viejo Continente, y entre ellas una que no estaba dispuesto a abandonar en el país sudamericano, su BMW R 1200 GS. “No sin mi moto”, se dijo, y como “no la iba a dejar allá”, la embaló y la subió a un avión de Iberia y aquí la tiene, a su lado o, mejor dicho, subido en ella disfrutando de las muchas satisfacciones que le proporciona, según sus propias palabras, ahora también en el puntApunta. ¿Tanto la quieres?, le preguntamos, y la respuesta no puede ser más rotunda: “Sí, mucho”.

A Gabriel, su R 1200 GS le proporciona “libertad, descubrir, ver, amistad. Viajar es una pasión que ensancha la mente y el conocimiento”, responde, y en eso está.

La R 1200 GS Adventure que Gabriel se ha traído de su Venezuela natal, donde la adquirió, es de 2016. Es su primera BMW, pues, aunque ha tenido varias motos, ninguna de ellas llevaba el escudo de la hélice. “La estrené yo, prácticamente, pues apenas tenía 500 kilómetros cuando la compré”, cuenta. De su BMW le gusta todo, “sobre todo la seguridad que me da para afrontar cualquier viaje. Me la compré porque es el ‘Top’ y me lo demuestra sobradamente”.

Residente en Madrid, es Movilnorte, Concesionario Oficial de nuestra marca en Majadahonda, quien mantiene su BMW y a través de Monxo, su responsable Técnico, supo de puntApunta y este año debuta en la travesía, que en esta sexta edición recorre la península Ibérica de Oeste a Este, de La Coruña a Castellón. Y no será la última en la que participe, porque a Gabriel la travesía que organiza BMW Motorrad España le está pareciendo una experiencia de lo más “emocionante”, empezando por “la organización, que es espectacular, no me lo esperaba. Si lo vivido hasta ahora me parece brutal (le entrevistamos al finalizar la primera etapa, en la plaza Mayor de Palencia), ¡que no me espera de aquí al final! Recomiendo esta experiencia cien por cien”, aconseja.

Entre sus viajes soñados está “ir a Egipto con mi BMW” y seguramente lo consiga, pues la frase que le define es “siempre ‘pa’lante’”.

 

Jesús Jaén, español residente en el país magrebí: “Siempre me reservo un poco de agua de mar para echarla en Casablanca, porque es un concepto de unión entre España y Marruecos”

Se llama Jesús Jaén, es de Jaén y vive en Casasablanca porque “tuve una oportunidad de trabajo (en una multinacional española dedicada a la sanidad) y las ganas de aventura en un país como Marruecos me atrapó y ya llevo doce años allí”, cuenta este rider que lo fue desde bien pequeño: “Me enamoré de la R100 RS que tenía mi pediatra, y me dije que de mayor tendría esa moto y con 12 o 13 años le repetía a mi madre una y otra vez, ‘mamá voy a comprarme una BMW en cuanto tenga el carné”. Antes de cumplir su sueño, Jesús fue pasando por “motos escuelas”, como dice él, hasta que tuvo su primera BMW, “una 650 GS, que para mí era la mejor moto del mundo, y nada me hizo más feliz”. Esa fuente de felicidad se la llevó a Marruecos cuando su traslado laboral, debiéndole cambiar la matrícula por una del país para circular legalmente, hasta que salió la R nineT, moto que al verla “me trasladó al día en que vi a mi pediatra con su BMW y me dije que esa era la moto que yo quería”, cuenta orgulloso este andaluz.

Se compró la nineT y desde que la tiene no para de viajar, “de hecho he conocido Marruecos con ella y me ha llevado por todos lados, incluido los tres puntApunta en los que he participado”. Para Jesús, la nineT “es aventura, cargarla con cuatro cosas y salir a exponerte a la incertidumbre de los kilómetros, de la climatología, del alojamiento y a las sorpresas de la gente tan fantástica que vas conociendo por el camino y para mí eso no tiene precio”.

Recuerda con risas el sitio más lejano al que ha ido con su nineT, “¡La Coruña!, que puede parecer que está aquí al lado, pero desde Casablanca son un montón de kilómetros. En este puntApunta añadiré casi seis mil kilómetros a mi moto”, asegura. Se siente orgulloso de su BMW, “de la que estoy enamorado”, reconoce, con la que no le cuesta hacer kilómetros, “al contrario, me siento muy feliz, porque pienso que la nineT es un poco como yo, una moto del siglo XXI, pero con unas claras raíces del siglo anterior. Yo he pasado mi vida adulta en el siglo XXI y me considero una persona de este acelerado momento, pero nací en el siglo XX y siempre tengo muy presente mi origen”.

Del puntApunta opina que es “una iniciativa fantástica, el concepto de unir los dos mares, coger agua de un sitio y llevarla a otro, es muy bonito. Yo, cada año, vierto esa agua, pero me reservo una poca para echarla en Casablanca, porque es un concepto de unión entre España y Marruecos, dos vecinos que a veces no nos comprendemos, pero que estamos ahí y somos similares en muchas cosas. Es también una oportunidad que nos da BMW para conocer sitios que sería difícil que nosotros los pudiéramos ver en tan poco tiempo. Además, la organización es fantástica, hay un espíritu genial y después de tres años viniendo conoces a mucha gente que nos vamos viendo de año en año, es una alegría, la verdad”. Cree que la travesía es “aventura, porque surgen muchas cosas, pero eso es el espíritu del puntApunta, salir un poco de tu zona de confort, enfrentarte al road book, que es de las cosas que más me gustan del pAp”. No quiere pasar por alto “lo bien que somos recibidos allá donde pasamos, que me parece muy bonito”.

-Volverás al puntApunta? -le pregunto.

-“Seguro, mientras pueda nunca voy a fallar. Pensando ya en el de 2020”.

A Fernando Sans le tocó en suerte conducir una R 1250 GS toda la segunda etapa: “BMW demostró una total confianza en mí”

Fernando Sans fue al puntApunta con su BMW F 700 GS, pero se encontró realizando la segunda etapa, Palencia-Zaragoza, con una flamante R 1250 GS, pues resultó ser uno de los ganadores del sorteo que, en esta edición, premiaba a dos riders diariamente disfrutando durante toda una etapa el modelo citado o una R 1250 RT. “Nunca me ha tocado nada como esto. Mi primera reacción fue de sorpresa, de que dejaran probar esta moto a alguien que no conocían. Pero sí, era cierto. Me dieron unas instrucciones básicas de su manejo, resolvieron las dudas que tenía y me dijeron, ‘nos vemos en Zaragoza’. Durante la ruta, pensé que en los controles estarían pendientes de mi para ver cómo iba, cómo llevaba la moto, pero no, demostraron una total confianza en mí”, declara este menorquín.

Cuenta Fernando que la nueva R 1250 GS respondió “a todas las expectativas que esperaba de esta moto, incluso más, porque con toda la tecnología y electrónica que lleva parece que lleves una bicicleta, por lo manejable que es. Me he sentido muy cómodo y seguro y aunque he ido con mucho cuidado, me he notado a gusto llevándola”. Puede ser tu próxima moto, “sí, podría ser, si viviera en la península en vez de en Menorca, seguro que sí, pero allí sales a dar una vuelta de 200 kilómetros y has recorrido toda la isla. Llevo hechos 34.000 kilómetros con mi moto y el 45% de ellos los he realizado en los cuatro puntApunta consecutivos en los que he participado”.

Lo que más le ha gustado del puntApunta 2019 ha sido “llevar la R 1250 GS”, comenta entre risas; “la segunda etapa (Palencia-Zaragoza, en la que disfrutó del “premio”), es la que más me gustó de las tres”. Y como no hay cuatro sin cinco, Fernando tiene pensado sumar su quinto puntApunta en 2020: “Ya he quedado con unos cuantos de esta travesía, con los que coincido siempre, para vernos el año que viene”, finaliza.

Marisa y Lidia: “Nos encanta el ambiente”

Marisa (iqz) y Lidia son de Valladolid. Las dos han viajado, con sus respectivas parejas, en sendas R 1200 GS y les ha encantado el ambiente del pAp. Marisa, destaca también las rutas, “muy chulas”. Lidia coincide con su amiga, añadiendo “los espectaculares paisajes”, despidiéndose al tener que ir en busca del ansiado ‘Finisher’, no sin antes verter en el Mediterráneo el “océano” contenido en sus botellas azules, epílogo de una travesía feliz.

Merche: “El primer puntApunta fue un regalo sorpresa que le hice a mi marido”

Michel y Merche proceden de Valdepeñas y acaban de llegar a la playa de El Grao con la R 1250 GS Adventure sin ninguna incidencia para verter en el Mediterráneo el agua que recogieron en el Atlántico. Es el cuarto puntApunta para ambos, del que ella destaca “sobre todo, las rutas y las carreteras rotas”. Merche está pensando en sacarse el carné, “porque mi marido me va a regalar una G 310 R”, confiesa, tal vez en compensación por el primer puntApunta en el que participó el matrimonio y que fue un obsequio que le hizo ella “sin que él lo esperara y le encantó”, afirma esta rider que en breve pasará de ir detrás a manejar su propia moto.

Reyes: “Me gusta el puntApunta”

Reyes (49 años) ha hecho el pAp junto a su pareja, Junior, con una R 1200 GS y vienen de Madrid. Reivindica el ir en moto y en el asiento de atrás, “me gusta y no paso miedo”. Para ella esta es su segunda travesía, la primera para él, “y se ha sorprendido por todo el montaje”, concluyendo la conversación, antes de dedicase a la ceremonia del vertido del agua, con una afirmación: “Me gusta el puntApunta.

Raquel y Elsa: “Repetiremos”

Raquel (46 años), tocada con una gorra blanca, y Elsa (34 años), con una azul, forman parte del grupo que ha hecho el puntApunta juntos. Raquel, con su marido y la R 1200 GS que les ha llevado, se estrena en la travesía organizada por BMW Motorrad España. Dice que el puntApunta “está muy bien y me ha gustado mucho el ambiente y la gente”.

Para Elsa, esta es su segunda participación, lo hace con su pareja en una R 1250 GS. Asegura no tener miedo yendo en el asiento de atrás, al contrario, “me encanta ir de paquete”. El pAp le parece “super bien” y ambas avanzan: “¡Repetiremos!”.

Una respuesta para “HISTORIAS DEL PUNTAPUNTA: LOS RIDERS CUENTAN SU EXPERIENCIA, ¡NO TE LO PIERDAS!”

Deja tu comentario