EFRA, FUNDADOR DE UFO GARAGE: “ME HACE MUY FELIZ PERSONALIZAR EL CASCO BMW PARA EL PAPA FRANCISCO POR UNA CAUSA SOLIDARIA”

Por José Mª Alegre
Efraón Triana López, Efra para todos, es el fundador de Ufo Garage, una fábrica de sueños que este artesano -como se autodefine- convierte en realidad; sueños de dos ruedas, generalmente, que personaliza y da vida nueva, transformándolas en algo único, diferente, singular y exclusivo.

Como exclusivo es el encargo de BMW Motorrad España que Efra acaba de entregar: personalizar el casco BMW que le será entregado al Papa Francisco por KM Solidarity, entidad solidaria que promueve esta acción para recaudar fondos destinados a los acogidos en el campo de refugiados de Jordania de Mensajeros de la Paz, ONG con la que colabora. Una encomienda que a Efra le hace feliz, “absolutamente”, asevera. “Cuando BMW me lo planteó -explica-, inmediatamente dije que sí, prácticamente interrumpí la conversación para decir que me subía al carro, y quiero que esta sea la primera de muchas acciones solidarias que yo haga”, recalcando que “en ningún momento me he planteado cobrar por esto, lo hago encantado y es algo que me hace muy feliz”.

Efra es un profesional de amplio reconocimiento en el mundo de la personalización de motos. Quien tiene una obra por él firmada no la cuelga ni encierra en vitrina alguna, sino que se sube a ella, utiliza, disfruta y se enorgullece de conducirla. También plasma su saber en cascos, pues el “lienzo” donde expresa su arte no tiene límites (aunque a él “lo de artista me parece picar un poco demasiado alto”, recalca sonriendo), llegándole ahora el singular encargo de personalizar el del Papa.

Al responsable de Ufo Garage, la pasión por las motos le viene desde pequeño. “Me encantaba dibujar y siempre motos y coches -cuenta- y también personajes de dibujos animados del manga japonés”, pero las motos ganaron a todo lo demás “y ahí seguí y seguí” y su taller es una clara muestra de esa obstinación suya por las dos ruedas.

Antes de su actual fábrica de sueños, Efra empezó a trabajar en un estudio de diseño “donde pintábamos cascos y motos y fue cuando toqué las motos a nivel profesional y me quedé enamorado. Luego, uno se hace mayor, el trabajo evoluciona y me dediqué a otras cosas y cuando vino la famosa crisis, en 2007, que tenía una agencia de publicidad y dos restaurantes, lo dejé todo y me planteé volver a entender la forma de ganar el dinero, porque llegó un momento que el ganarlo era muy caro. Y me propuse obtenerlo de una forma mucho más sencilla: volví a mí artesanía, a mis motos, a mis coches y mis cascos y una cosa llevó a la otra y hasta ahora”.

Para transformar estéticamente motos, no basta con ser artista (definición que, como ya he contado anteriormente, a nuestro protagonista le resulta excesiva, si bien a este periodista el calificativo no le parece desmesurado) del lápiz y el rotulador, también hay que mancharse las manos de grasa. Y es lo que hizo Efra, ‘tocar’ la mecánica “de forma autodidacta. Cuando se ganaba tanto dinero, mi hobby era comprarme motos y coches y trastear con ellos. Manuales de taller, búsquedas en YouTube, una dinamométrica en la mano, arremangarse y muchas ganas. La primera moto que desmonté era una Monster que me compré y desarmé entera solo para ver cómo estaba hecha y la volví a montar.

-Y no sobraron piezas, -le pregunto.

-No sobró nada, -responde entre risas.

“Luego -prosigue-, me compré un Mustang y le hice una cosa que se llama ‘restomod’, concepto de ‘Discovery Channel’ que aplica a la transformación de un coche viejo con funcionamiento moderno, y me hice un Mustang con ese planteamiento en el que me gasté una cantidad inmoral de dinero. Pero al final quedó un cochazo y fue el primer gran proyecto que hice y después de aquello me atreví con cualquier cosa”.

-El Mustang todavía funciona? -inquiero.

-Se lo vendí a un belga y me consta que todavía lo disfruta.

BMW R100, icono moderno

Efra lleva diez años con su taller, tiempo en el que han pasado por sus manos un sinfín de motos, siendo la BMW R100 la moto de moda para personalizar, “en parte por mi culpa, porque he hecho tantas y se han visto tantas fotos de estas motos, que al final todo el mundo acaba normalizándolas y aspirando a tener una. Es cierto que sus proporciones son las correctas; Tomás de Aquino dijo ‘Que lo que es bello, es bello para todos los ojos’ y eso obedece a unas proporciones equilibradas. Cuando las cosas tienen las proporciones correctas, siempre funcionan. Pues a la R100 le pasa esto, tiene las proporciones correctas, a nada que le hagas, funciona a los ojos de cualquiera, a los que les gustan las motos y a los que no, por eso se ha convertido en un icono moderno”.

Pregunta: ¿Tu mejor transformación es siempre la última que haces?

Respuesta: No, la verdad es que me enamoro de todas, pero tengo que reconocer que algunas me gustan más.

Para conseguir la inspiración que todo trabajo nuevo necesita, este personaje de mirada tranquila y serena rebusca siempre en el pasado: “Miro mucho en Internet, pero no lo que hace la competencia, porque es algo que no me preocupa, sino buscando imágenes antiguas. El ‘look’ retro me gusta desde antes de que se pusiera de moda. Yo flipaba con las Belstaff de aviadores, con las primeras colecciones de las botas Red Wing… Y siempre he estado mirando al pasado para todo y si algo me inspira son las motos de campo y deportivas de antes, el diseño ‘Art Déco’ de los cincuenta…; el pasado, sobre todo entre los años 20 y 60, esa es mi horquilla en cuanto al diseño se refiere”.

P. El cliente viene con una idea preconcebida o prefiere que le aconsejes.

R. Afortunadamente, vienen con lo primero, pero me piden que yo le dé forma y para esto hay que ser diseñador. Una cosa es ser customizador y otra ser diseñador, que son conceptos totalmente distintos. Cualquiera personaliza una moto, pero no cualquiera hace una moto bonita, esa es la diferencia. Ahí estoy yo para que todas esas ideas que tienes en la cabeza, todas esas fotos que has estado viendo por Internet de otras motos, que de una te gusta el color, de otra el depósito, de aquella el manillar, etc, me las traigas, cojamos todos esos ingredientes, metamos en un caldero, cocine yo la receta y salga un plato bueno. Pero es fundamental que para cocinar bien hay que ser cocinero.

-Y eres buen cocinero?

-Yo soy cocinero -se ríe abiertamente. (Y es cierto que lo es, de hecho, en su casa él es quien cocina).

-Y eres un tío con talento?

-Ostras, no lo sé, habría que preguntárselo a mis clientes -ríe de nuevo.

Sorpresa en su entorno por el encargo del casco para el Papa

P. Cómo es el cliente que viene a tu taller.

R. Es un entusiasta, no suelen venir personas con ideas férreas, porque entonces tiendo a decir que no. Me apetece que en los proyectos participemos los dos. Yo soy el que hace la moto y, por supuesto, me tiene que gustar a mí, pero nunca me olvido de que la moto no es para mí y tengo que saber sintetizar lo que él quiere. Si te viene un tipo con gemelos, que juega al golf y con unos zapatos ingleses fabricados a mano como vino hace poco, pues sabes directamente qué tipo de moto no le va a gustar y tienes que ser muy observador con eso. No te puedes enrocar con lo de que ‘yo soy aquí el artista y este señor tendrá que tragar con lo que yo diga’, no, porque la moto no es para ti. Tienes que saber interpretar a la persona que viene, fijarte en la forma de vestir, en la forma de hablar y así sabes lo que le va a gustar y, sobre todo, repito, lo que no le va a gustar, y ahí es donde aciertas. En nuestra sociedad nos comunicamos de mil maneras y eso hay que saber percibirlo. Es por ello que cuando le planteas al cliente el primer boceto, dice que esa es justo la moto que quiere y hasta ahora nunca me han rechazado ese primer diseño; y ahí te pones a trabajar.

-Qué moto me pegaría a mí?

-Ostras, ¡una BMW! -responde, riendo ambos.

P. Y desde ese boceto inicial a la entrega de la moto, cuánto tiempo pasa?

R. Me gustaría tardar tres meses, que es lo que suelo decir, pero estamos tardando más. Ahora mismo estamos en un pico de trabajo y los proyectos se van a veces a más, pero en torno a esos tres meses, si sólo estoy trabajando en esa moto, es un plazo razonable.

P. Eres feliz cuando estás trabajando en una moto, en un casco…

R. Sí, la verdad es que mi trabajo me hace feliz. Por supuesto que es un trabajo que tiene situaciones no tan felices, pero en términos generales me hace feliz, si no fuera así ya habría cambiado.

Otra cosa es que Efra, persona inquieta, se vea toda la vida haciendo esto. “No lo sé, yo creo que no me veo haciendo toda la vida nada, a cada momento la vida pide algo y hay que saber reaccionar. La vida es una y hay que aprovecharla”, dice convencido.

Volviendo al motivo que me ha llevado al taller de este carrocero de motos (en el que campan a sus anchas los tres gatos de su propietario, cuyos nombres son toda una referencia de lo que allí dentro se cuece: Brembo, Nissin y Tokiko), la personalización del casco BMW del Papa Francisco, reconoce que “al principio no lo tenía muy claro, porque es fácil ofender a alguien dependiendo de lo que pongas. Para un personaje como este, con tanto peso social, no tenía claro de inicio que símbolos utilizar para que funcionase. Un día, viendo el mapa antiguo que tengo en casa, en el que tengo marcado los sitios en los que he estado, me dije, ‘ya está, un mapa del mundo que nos engloba a todos y creo que va a funcionar’. Entonces, tiré por ahí, porque yo creo que todos estamos en el mismo barco, que no deberíamos ser como somos, y se lo planteé a todos en una reunión que tuvimos (con los implicados en “Destino Vaticano”, que posan junto a él en la foto siguiente, con Eduardo San Vicente, presidente de la ONG, tercero por la izquierda), les pareció que estaba bien y fue tan sencillo como hacer un mapa del mundo con los logos de los que intervienen en este proyecto (BMW Motorrad, KM Solidarity y Mensajeros de la Paz) y funcionó. Creo que ha salido un casco que refleja lo que buscamos. Y al final vamos a hacer dos”.

Uno -el que vemos en las fotos- que se entregará al Papa Francisco, como queda dicho; el otro, para que el Santo Padre estampe su firma, casco que se subastará, entregando lo recaudado a Mensajeros de la Paz del Padre Ángel para cubrir las necesidades del campo de refugiados que tiene en Jordania y que dirige el Padre Carlos. Este segundo casco será distinto al primero, tal como explica Efra: “Se me ocurrió reflejar la ruta en moto que se seguirá hasta Roma, partiendo desde Logroño (donde está la sede de KM Solidarity), con los lugares por los que se pasa y una frase inspiracional y así llevaremos dos diseños distintos”.

-Ya tienes la frase…

-Todavía no, pero eso me sale rápido -dice riendo.

“No obstante, no es fácil -comenta- buscar una frase para estas cuestiones, una frase que inspire y no ofenda a nadie, requiere ser muy analítico para que sea a gusto de todos”.

-Vas a pujar por él cuando se subaste?

-Claro que sí! -afirma con rotundidad.

P. Ha chocado en tu círculo de amistades la realización de este encargo?

R. La verdad es que sí. Porque, claro, con mi apariencia, a la gente no le cuadra. Yo digo siempre que esto no es una cuestión de religiones. Primero, (el Papa) es un personaje histórico, que estoy superhalagado de poder conocer y, segundo, es un honor que todas estas personas que participan en esto confíen en mi para hacer algo tan importante, y lo digo de verdad. Hay mucha gente que pinta cascos en el mundo, pero pocos han pintado un casco para el Papa y para mí es todo un honor y la gente… ‘Pues no te pega’ (le dicen). ‘Pues no me pegará, pero lo voy a hacer encantado’ (les responde). Juzgar a la gente solo por su aspecto, es un error”.

Ufo Garage, una fábrica de sueños 

El viaje en moto que harán los miembros de KM Solidarity hasta Roma, seis motos (incluyendo la del arriba firmante) y un vehículo de apoyo, se iniciará en la capital riojana, con etapas en Toulouse, Cannes, Génova y Florencia, para llegar finalmente a la Ciudad Eterna, un recorrido cercano a los dos mil kilómetros.

P. Te gustaría formar parte de la expedición?

R. Sí, pero no puedo porque tengo ahora una cantidad de trabajo que no debo desatender, pero es un viaje que me encantaría realizar y algún día lo haré (¿Vas en moto habitualmente?) Siempre. Me muevo mucho en moto.

P. Ufo Garage es una fábrica de sueños?

R. Eso dicen -sonríe-. Mal estaría que yo lo dijese, pero la gente dice eso. Es cierto que quién viene aquí lo hace con un sueño y hay de todo, gente que se lo puede permitir sin ningún tipo de esfuerzo extra y otros que incluso piden un crédito para cumplirlo, pero para los dos es un sueño lo que buscan y en mi mano cae la responsabilidad de que lo haga realidad.

Para este hombre de palabra pausada y reflexiva, el mercado de las motos customizadas “creo que está en un buen momento, a pesar de todo el tema de Madrid Central, etc”. Respecto a la idiosincrasia de los clientes que pasan por su fábrica de sueños, son personas que se rebelan contra una “sociedad que intenta acabar con el individualismo y hay radicales libres que, por lo que sea, echan de menos la individualización y esos son precisamente mis clientes. Hay gente que se siente atrapada y que necesita huir un poco de esta sociedad globalizada y una moto hecha a medida es una forma de reivindicarse. El tipo de gente que viene aquí busca diferenciarse de los demás”.

P. Rebeldes con causa…

R. Sí (se ríe por la definición). Gente con cierta tendencia a la rebeldía, sí,

Efra, con los miembros de KM Solidarity, y David Canosa (dcha), Marketing Manager de BMW Motorrad España, y el casco que se le entregará al Papa Francisco.

P. Eres un profesional caro?

R. Sí (no lo duda, matizando a continuación). Caro, depende de con qué me compares, pero desde luego mis servicios no son baratos. Tengo claro que el trabajo que se hace aquí es bueno, se le pone mucho cariño y no se escatima en horas y claramente eso hay que reflejarlo en el precio.

P. Has visto la Concept R 18 de BMW Motorrad?

R. Sí y me parece muy bien; BMW tiene una cosa y es que quizá tarda más que los demás (se refiere al lanzamiento de nuevos modelos), pero porque se lo toma con tiempo y cuando golpea, golpea muy fuerte y este es un golpe muy duro para la competencia. Hay marcas que están haciendo cosas así, pero no tienen el pasado y el icono de la R 18 en su haber y a nada que BMW sepa interpretarlo bien y dé un buen producto, va a funcionar muy bien.

P. Te gustan las motos BMW? (pregunta comprometida ésta…).

R. Me gustan las motos BMW, si están bien paridas. (¿Tienes alguna?) He tenido una nineT, una R 1200 GS de agua y una K 1200, la última, con la que hice un artefacto interesante… Tres, aparte de conducir todas las R 100 de mis clientes. Ahora mismo no tengo, pero volveré a tener, seguro.

P. Qué esperas de este proyecto “Destino Vaticano”.

R.He conocido a la gente que participa en él y lo que espero es que ojalá se recaude mucho dinero para los refugiados.

P. Cuando se le esté entregando el casco BMW al Papa Francisco, audiencia en la que tú estarás, ¿qué sentirás?

R. Ostras, no lo sé, seguro que mucha curiosidad por ver la cara que ponga. Siempre intento imaginar como será la situación, pero no te imaginas allí, con toda la parafernalia que rodea a una persona así, pero, sobre todo, curiosidad.

Deja tu comentario