CLUB DE MOTOS BMW TOURING DE ESPAÑA: SALIDA A SANABRIA

Puebla de Sanabria, acogió durante el fin de semana del 5 al 7 de abril la segunda salida de este año 2019, “Sanabria, en tierra de lobos”. Ciento diez personas y 58 motos nos dimos cita en el Hotel J.Enrimary La Casona, donde tuvimos nuestro cuartel general, punto de encuentro y de partida para todas las actividades que teníamos preparadas.

Los más madrugadores comenzaron su viaje el jueves y, a pesar de que las previsiones meteorológicas no eran nada esperanzadoras, los valientes se montaron sobre sus máquinas y comenzaron el viaje en el que, como estaba previsto, no faltó de nada, ni frío, ni lluvia y, como no, ¡nieve! 

Venciendo todas las inclemencias y obstáculos, los moteros fuimos llegando a Sanabria desde todos los puntos de la geografía nacional y como no habíamos tenido suficiente, nos fuimos en busca de más nieve subiendo el Padornelo, para degustar un riquísimo jabalí guisado, mientras en el exterior un manto de nieve fue cubriendo nuestras monturas. Regreso al hotel a esperar al resto de los participantes y comenzar el fin de semana con una animada cena en los salones del restaurante La Casona.

La mañana se despertó como nos temíamos y tras una rápida excursión para comprobar el estado de la ruta prevista, las noticias no fueron buenas, carretera cortada en los puntos más altos y esto junto con lo que estaba cayendo, decidimos cambiar los planes y disfrutar de esta nevada oportunidad que Sanabria nos estaba brindando.

Tomamos dirección a San Martín de Castañeda y nuestras retinas grabaron las preciosas imágenes de esta bonita carretera recortada sobre el manto blanco, arboles nevados, tejados, estampa típica navideña y típica sanabresa. Foto de grupo en el mirador y después de que unos cuantos volvieran a la niñez lanzándose bolas entre risas, bajamos a tomar el aperitivo al chiringuito de la playa de Viquiella, en Ribadelago, y en este punto Sanabria nos regalaría otra imagen para el recuerdo, el lago nevado tiene un encanto especial que fuimos afortunados de disfrutar. Fantástico aperitivo que Oscar y Esther nos tenían preparado.

Recuperada la energía gastada jugando con la nieve, regresamos a Puebla de Sanabria, donde Tere nos esperaba para con su entusiasmo y explicaciones, conocer una parte de la historia de esta bonita e interesante villa ambientada perfectamente en el castillo de los Condes de Benavente y en la casa museo de los Gigantes y Cabezudos.

Tras un corto paseo por las calles de esta fantástica villa medieval, llegamos a los restaurantes donde nos esperaba la comida, Asador Casa Paca había sido el lugar elegido y la gran demanda de participantes nos hizo completar el aforo en el restaurante La Pascasia. Unos entrantes a base de productos típicos de la tierra, el buen hacer de Pedro con la brasa y los espectaculares ‘habones’ que nos preparó Paca, que nos ganó a todos, por su comida y por su simpatía, y para rematar, la magnífica cuajada de leche de oveja, miel de brezo y castañas en almíbar. Tania, al frente del restaurante, también estuvo a la altura con sus riquísimos los ‘habones’, pero lo que quedará como recuerdo en el paladar de los que tuvimos la ocasión de degustarlo es el buenísimo arroz con leche.

Con los estómagos bien llenos, nos dirigimos al centro del Lobo Ibérico Félix Rodríguez de La Fuente, en Robledo. Da gusto ir a sitios como este, además de la encomiable labor que realizan, la pasión con la que hacen su trabajo te contagia y hemos aprendido mucho del lobo y su entorno, pero lo que hace especial este lugar es poder ver las sesiones de manejo de Carlos con los lobos y disfrutar de su presencia a escasos metros.

Vuelta al hotel, rápidamente a prepararse para la cena de gala donde dimos buena cuenta de las viandas que nos tenían preparadas. Tras el café, Martín Luna nos hizo disfrutar con su fantástico espectáculo, donde si la risa rejuvenece algunos somos unos cuantos años más jóvenes.

Sorteo de regalos, agradecimientos y a cerrar el evento con un animado baile en la discoteca del hotel. El domingo por la mañana, después del desayuno, despedida y regreso, que algunos tenían muchos kilómetros hasta llegar a casa. Un completo fin de semana que disfrutamos como más nos gusta, con los amigos y las motos.

Por Sonia y Eulalio

Fotos: Pepe Muñoz y Rafael Carreras

Deja tu comentario