AMIGOS DE CLÁSICAS BMW: CRÓNICA “RUTA SORPRESA”

El 23 de marzo, a las 9:30 horas, nos reunimos en la gasolinera Repsol de la plaza A. Comín, primera salida de Amigos de Clásicas desde Barcelona este año, al mismo tiempo y hora que se hacía la correspondiente en Madrid. Y a pesar de que ambas tenían su hora de salida a las 10:00, media hora antes estábamos todos los inscritos listos y preparados, tal era la ilusión por esta salida. 

El día en Barcelona prometía, hacía un sol radiante y por delante teníamos una ruta preparada con esmero y liderada por Andreu Vidal, con la colaboración, siempre bien predispuesta, de Jaume Feu. Éramos más de diez R90S, dos R100 una K 1100 RS conducida por uno de nuestros juniors, ¡hay que ir dando el relevo a los jóvenes!, y una K 100 RS 16V.

La ruta transcurría por el Prat de Llobregat, Gavá y Olesa hasta Vilafranca del Penedés, siguiendo por Sant Jaume dels Domenys, hasta la parada prevista para “café” en Santas Creus en el Bar Esport.

Este tramo de curvas y buen asfalto tuvimos que hacerlo con un plus de precaución debido a que, por la hora y el clima, estaba llena de grupos de ciclistas que a su vez hacían esta ruta, por lo que transcurrió con la debida prudencia y cautela que supone el ir adelantando ciclistas constantemente.

En el camino, y como estaba previsto y perfectamente coordinado, nos encontramos con otros de nuestros Amigos de Clásicas BMW de siempre, él, con su R90S, y su esposa con su propia moto, compartimos juntos café y risas en el citado Bar Esport.

También coincidimos con el grupo de Clásicas BMW de Tarragona, destacando una flamante R69S blanca que hacía dos años que no salía por carretera y que se unió al grupo para coincidir con los de Barcelona. La foto de grupo ante el Monasterio de Santas Creus no faltó.

Después, el grupo siguió por Pont d’Armentera y Santa Perpetua, ahí sí que la ruta estaba despejada de ciclistas y quien más, quien menos, todos pudieron puedo dar rienda suelta a su “habilidad y experiencia en zona de curvas”. Es obligado comentar que, en esas carreteras, la diferencia entre las 90S y las K’s es más que evidente, las 90S van bien, pero dependen mucho de la habilidad de sus pilotos, y sin embargo las K’s “andan y frenan mucho de verdad”; no en vano tienen casi el doble de potencia y una tecnología mucho más moderna y sofisticada.

El final de esta primera etapa fue en la localidad de La Llacuna, un pueblecito precioso, y casi desconocido, donde Andrew nos había preparado una excelente sorpresa: el Restaurante Cal Joan, donde el equilibrio calidad/precio es un acierto pleno. Comimos un menú cerrado muy, muy bueno, con un servicio exquisito y al final se sorteó el obsequio de BMW Motorrad y se hizo entrega al ‘Road Líder’ de un ‘Award’ de reconocimiento por su responsabilidad y dedicación en preparar esta primera Ruta, exclusiva para motos BMW Clásicas de carretera, en la zona de Barcelona.

Finalizada la comida y la posterior sobremesa, ya pasadas las 17 horas, la ‘meteo’ seguía manteniéndose con un sol muy agradable y el grupo fue regresando a sus orígenes, no sin antes solventar la pérdida de líquido en el circuito de freno delantero de una de nuestras clásicas.

En resumen, un éxito de convocatoria, en la que se compartió el liderazgo de la Ruta entre el ‘Road Líder’ y su “ayudante”, que se llevó parte del grupo al que fue guiando en los cruces y repescando a los que se perdían para integrarlos de nuevo en más de una ocasión. Unas horas maravillosas vividas con nuestras monturas de carretera y con nuestros Amigos de Clásicas BMW de la zona de Barcelona. ¡Hasta la próxima!

Deja tu comentario