¡CONOCE EL RECORRIDO DEL #PUNTAPUNTA19! HEMOS HECHO LA RUTA DESDE LA CORUÑA HASTA CASTELLÓN CON LA NUEVA BMW R 1250 RT

Para la sexta edición del puntApunta, que se iniciará en La Coruña el 22 de este mes de mayo y finalizará en Castellón tres días después, el 25, con etapas en Palencia y Zaragoza, edición más rodadora si cabe, nos hemos decidido por la nueva BMW R 1250 RT. Empezar a llenar las maletas de la moto significaba que teníamos ante nosotros un gran viaje, periplo que nos haría recorrer cientos de kilómetros atravesando la península Ibérica y este año de nuevo con la orientación Oeste-Este.

 Tras recorrer los 600 kilómetros que teníamos de enlace hasta la ciudad inicial del puntApunta, llegamos justo para poder disfrutar de la localidad de La Coruña, andar por sus paseos y disfrutar de la gastronomía que nos ofrece. Pero había que descansar, pues la primera etapa, la etapa reina, nos esperaba al día siguiente.

Como novedad en esta edición la organización ofrece los ‘Tracks’ de entrada y salida de las ciudades para quien quiera instalarlos en sus GPS y hacer más fácil y segura la conducción por ciudad. Están disponibles en la web del evento: www.bmwriders.es/eventos/puntapunta-2019

Día 23. La Ruta Sacra: 518 km

Esta primera jornada amanecerá para nosotros un poco más temprana que lo habitual en el evento. Estamos en La Coruña y tenemos que recorrer la mayor etapa de esta sexta edición del puntApunta.

Salimos del pabellón de deportes de Riazor y tras un recorrido por la ciudad, iniciamos una ruta que nos llevará a disfrutar del buen tiempo que nos acompañará en esta primera etapa. La BMW R 1250 RT la tenemos cargada a tope de combustible, ya hemos aprendido que los viajes se inician a ‘full’ de combustible, pero en esta etapa tenemos gasolineras de sobra para no tener que hacer grandes cálculos.

El asfalto es bueno y está seco, pero nos habían avisado de que se ha preparado el recorrido para hacerlo con asfalto mojado, ya que la posibilidad de lluvia será alta… Estamos en el norte de España y la ropa de agua no puede faltar en nuestra travesía.

Notamos que en esta edición la ruta es más rodadora que las anteriores, así que las grandes “ruteras” disfrutarán del trazado y de otra de las novedades de esta edición, la ruta es 100% en carretera, siendo los tramos de off-road voluntarios, pero con la seguridad de que las pistas son transitables para todo tipo de motocicletas.

Tras una parada para reponer fuerzas, vemos que nos han preparado una pequeña sorpresa y nos subirán a la montaña para empezar a buscar la salida de Galicia y poner rumbo a las llanuras de Castilla. Tenemos tiempo para parar y sacar esos recuerdos fotográficos o simplemente quedarte sentado en uno de los miradores de la zona o buscar un banco solitario que haya en el recorrido y sencillamente respirar.

Ya entramos en las llanuras y las rectas empiezan a dar ritmo a la ruta. Vemos que nos avisa de que en breve tenemos la primera zona #spiritofGS y ahí que nos vamos. Como siempre, llevando un ritmo acorde al terreno, la motocicleta no sufre lo más mínimo y nos ofrece una visión del campo que en esta época está verde a más no poder.

Tras reconducirnos el road-book a la ruta on-road, ya divisamos la entrada a Palencia y nos avisan de que entra el ‘Track’ de ayuda. La entrada es rápida y nos llevará al casco viejo, donde por la calle peatonal entraremos despacio hasta llegar a la Plaza Mayor. Allí aparcaremos para disfrutar de sus terrazas y tiendas. Vamos a cenar y descansar que mañana seguimos nuestra aventura.

Día 24. La Ruta del contraste: 446 km

Tras desayunar, salimos pitando a la Plaza Mayor de Palencia, donde será el inicio de la segunda etapa, el nombre de la ruta, “del contraste”, apetece y nos adelanta que cambiaremos mucho de paisaje, tramos y forma de conducción. Revisión de la motocicleta, repostaje y empezamos la salida, para, en breve, entrar en el trazado voluntario #SpiritofGS. El trazado de off-road es sencillo y como el día anterior son practicables para todo el mundo, eso sí, siempre a velocidad adecuada para no hacer topes, ni derrapar ni liarla. Vamos con ruedas de carretera y no podemos olvidarlo.

Aquí vemos que en esta etapa no hay tantas gasolineras como en la del día anterior, así que no hay que dejar el depósito seco. En esta ocasión el tiempo se está poniendo gris y amenaza lluvia, pero de momento no cae agua y seguimos disfrutando del trazado. Ya hemos dejado atrás la rectas y el trazado empieza a retorcerse, haciendo que enlazar las curvas por el estado del asfalto sea todo un placer.

Como en todas las ediciones, la parte de la mañana nos hace avanzar mucho en kilómetros, pero nos lo tomamos con calma porque ya sabemos que el Staff lo solventa con ruta más ligera tras la parada para comer. Comida que recomendamos sea frugal, no puedes perder tiempo con platos y largas tertulias… eso lo dejaremos para la cena en Zaragoza.

El road-book vuelve a llevarnos a la montaña donde disfrutamos de las curvas, el buen asfalto y que aún no llueve… y así vamos haciendo kilómetros en una ruta de contrastes como bien nos indicaban.

Vemos que llegamos a Zaragoza, la tenemos ya a la vista, pero el Staff ha decidido cambiarnos de rumbo y nos adentramos en sembrados y regadíos… Otro cambio de contraste.

A la entrada a la capital maña el road-book vuelve a avisarnos de que podemos ver el ‘Track’ de ayuda si lo necesitamos; esta vez lo ponemos, ya que circularemos por autovía y puede ser una buena opción. Hay que tomarlo con calma, pues entramos en una gran ciudad con bastante tráfico, suerte que el parque cerrado está en la zona norte y el acceso es rápido y ligero.

Ya estamos en el final de la etapa y solo falta dirigirnos al hotel y lanzarnos en busca de los pinchos que harán que saciemos nuestro apetito y disfrutemos de otro de los placeres que descubrimos en el puntApunta, la gran variedad gastronómica que nos vamos encontrando en la ruta. Mañana más y ¿mejor?

Día 25. La ruta del silencio: 440 km

Iniciamos la tercera etapa que nos llevará desde Zaragoza a Castellón. Ya hay ganas de ver qué nos había preparado el Staff para hoy. Pero tras estudiar el road-book vemos claramente que las gasolineras serán pocas y contadas, así que como ya es habitual llenamos completamente nuestro depósito que, junto al poco consumo de esta unidad, nos hará llegar sin tener que repostar, no podía ser de otra manera pues estamos con una de las “reinas de la carretera”. Si venís con motocicletas de menos autonomía, planificad el sistema de repostaje para evitar las aglomeraciones en las gasolineras.

La salida es rápida y pronto empezamos a ver cómo nos regalan con una serie de trazados de curvas con un firme impecable y con ganas de que no acaben nunca. Lo paisajes irán cambiando según nos acerquemos al Mediterráneo, pero la ruta nos dará más de una sorpresa y nos enseñará por qué es una de las zonas más despobladas de la península Ibérica.

Esta vez tenemos un vadeo y un poco de pista para poder llegar al sellado, pero un rato de descanso y un refrigerio hacen más agradable la etapa. Vemos que Fomento ha decidido hacer cambios en el asfalto y hay zonas de gravilla donde deberemos bajar las velocidades y aumentar si cabe la precaución al adelantar a los demás compañeros de ruta, seremos 750 motocicletas y debemos de tener paciencia.

Pasando el último CP ya oleremos el mar y en breve estaremos efectuando el recorrido de llegada e iremos recordando el viaje, lo visto, los aromas, las anécdotas y los sonidos… Descubriendo por qué la tercera etapa es la “Ruta del silencio”.

Tras nuestra llegada a Castellón y verter el agua al Mediterráneo que transportamos desde La Coruña, recibiremos nuestro ansiado Finisher y lo celebraremos con una fiesta fin de evento.

¡Os esperamos en La Coruña!

Deja tu comentario